Teatro: "Clásicas Envidiosas" en Corral de Cervantes

El verano es la época de los festivales de teatro, que salpican nuestra geografía inundando de teatro clásico lugares que el resto del año no tienen esa suerte. Nació en Madrid la temporada pasada el Corral de Cervantes, una interesante propuesta efímera que se sitúa en la emblemática cuesta de Moyano y que recoge una interesante selección de teatro clásico revisado y actualizado.

Para hablarles de esta obra, tenemos inexorablemente que hacer mención al teatro clásico, a la originalidad, a la difusión de un género que poco a poco se va dejando de lado mientras van ocupando espacio las comedias rápidas y de situación.






El Corral de Cervantes es uno de esos espacios imprescindibles en la ciudad, un gran evento lúdico y cultural en plena calle y en el centro de Madrid, donde te encontrarás con una reinterpretación actual de un antiguo corral de comedias del Siglo de Oro, con una extensa programación para todos los públicos, incluso para los más pequeños, junto con una gran variedad de zonas de restauración, terrazas donde tomarte algo, zona infantil y diversas propuestas de artesanos.



De la mano de la compañía Martelache se estrenaba en 2016 "Clásicas envidiosas" la reinvención, la reinterpretación de obras clásicas supone indudablemente un riesgo, tirarse al vacío ante el que sale decepcionado porque esperaba ver una puesta en escena clásica y el que no supo ver más allá de la reinterpretación. Es atrevido y ante todo muy valiente, porque este tipo de reinterpretaciones, mediante el humor, la pura parodia, la crítica y la sátira son propuestas necesarias, hacen que con la actualización, muchos de nosotros, y con suerte los más jóvenes, vayan a la fuente original y no asocien los clásicos a lenguajes incomprensibles o textos aburridos. Más aún, que sepan ver, en este caso a Ofelia, en nuestro tiempo se hubiera comportado de un modo muy diferente al modo en el que actuó allá por el año 1600.

Probablemente cuando en la reinterpretación veamos que únicamente salen hombres en escena, sabremos percibirlo más allá del gag, o no pensaremos únicamente que en la compañía no puede ser que no haya mujeres, más bien entendemos que bajo el contexto cultural del teatro isabelino las mujeres tenían prohibido ser actrices y los papeles femeninos estaban interpretados por hombres. Son estas sólo unas pinceladas del acercamiento y el aprendizaje, un mínimo avance, de lo que "Clásicas envidiosas" es capaz de ofrecernos, además de mucho humor y muchas risas.




La venganza, la ambición, la infidelidad, el amor, el honor familiar, todos los ingredientes que Shakespeare utilizó en una de las piezas más influyentes de la literatura inglesa, se agitan en la coctelera y el conocimiento de Chema Rodríguez-Calderón, actor y dramaturgo, y surge así "Clásicas envidiosas". Antes de hablar de la propuesta del dramaturgo, tenemos que adelantarles que basará su texto en el acto tres de "Hamlet". Ofelia, que tuvo una relación amorosa con el famoso príncipe danés, enloquece y se ahoga en un río, cuando le hacen creer que Hamlet asesina a su padre. Hasta Rodríguez-Calderón ha sabido parar esta situación que llevaba cuatrocientos años repitiéndose y decide que Ofelia no se suicida, saca su carácter y decide imponerse ante Hamlet, obligando a este a salirse del guión, al que ella se dirige como Amleth, entendemos que como guiño a la leyenda de "Amleth" una de las dos fuentes que utilizó Shakespeare.


Chema Rodríguez-Calderón tiene una potente trayectoria, autor de "Loco, loco cabaret: Cabaret completo 2003-2014" o "Trilogía idiota: 2001-2012", le hemos podido disfrutar en obras como "Tomás Moro. Una Utopía", "Somos idiotas porque es lo más inteligente" o "En defensa propia" entre otras tantas, sin olvidar sus proyectos en cine y televisión. En esta ocasión, interpreta además el papel de Ofelia, en su lugar nosotros pudimos sorprendernos con un ejemplar David Díaz como componente del segundo elenco.



La doncella está cansada de su papel pasivo de dama frágil y desequilibrada, por lo que decide vivir y disfrutar de la vida. A partir de aquí, los acontecimientos y situaciones serán cada vez más locos y sorprendentes. Una parodia que dirige Juanma Cifuentes de la mejor manera posible, del mismo modo en el que ya dirigió "Cirano", "Arizona" o "Tragicomedia de Calixto y Melibea" entre otras obras, desde el respeto unido a lo irreverente y la sátira, entendiendo perfectamente lo que expresó Shakespeare y conectándolo con el texto de Rodriguez-Calderón. 

El director nos presenta una propuesta redonda en la que no pararemos de reír, sin olvidar el trasfondo cultural y cuasi pedagógico. La reinterpretación en mayúsculas de una parodia isabelina. Acompañado por un elenco inmejorable con un ritmo, presencia en escena y recursos escénicos impecables, que no permiten que el espectador pierda la atención. ¡Cualquiera se atreve con el carácter de Ofelia, Lady Macbeth y Julieta!.



Pedro Bachura, al que conocemos por interpretaciones en "Noches locas de cabaret, mentiras y pecados", "El gato montés" o "El niño judío", por citar algunas obras de su larga trayectoria. Por su parte, tomó las riendas de en dramaturgia y dirección en "Héroes, vírgenes, cobardes, promiscuos". En esta obra hará las veces de Julieta, una mujer descarada y guasona, que abrirá los ojos a Ofelia y le hará que disfrute un poquito más de la vida, que no se puede ser tan reprimida, explayando el actor toda su comicidad en escena, que contagia de energía al resto del elenco. Generando una relación hilarante con su compañero Gerard Clúa, autor, director y actor de obras como "Dame veneno que quiero morir" o "Desordances 2". Pero nosotros vimos a un Romeo de los más característico, aturdido por las nuevas formas y usos de su Julieta, y es que las cosas han cambiado mucho.



Especial mención para David Carrio, al que hemos visto en "La Reina de España" en cine, "Amores que duelen" en televisión" o "Libera" en teatro. Una consolidad trayectoria que hace de este actor uno de los más virtuosos en todos los ámbitos en los que trabaja. Generando una espectacular relación con sus compañeros en cada uno de los giros, utilizando diferentes recursos escénicos a lo largo de toda la función.

Juan Madrid Delgado, protagonista del cortomtraje "Que no llegue mañana", el largometraje "Yo soy Mónica" o la más reciente obra "Amor con Seltz", es en esta ocasión Lady Macbeth, completando así un elenco de excepción, que junto con sus "amigas" comparte impresiones y se empoderan junto a una Julieta descarada y sin pelos en la lengua.



La escenografía refleja el estilo del teatro isabelino, gracias al gran trabajo de Mónica Teijeiro. Un equipo técnico que completan Víctor Mones Azpeitia en el diseño de luces, Sabrina Lázaro en maquillaje y Iago Rodelas en peluquería. Hacen de esta una obra pedagógica, histórica, y un homenaje al género clásico, que obras como esta contribuyen a que se difunda y que aprendamos a disfrutarlo y conocerlo. 




En conjunto estamos ante una obra que nos divertirá, pero que también nos enseñará una nueva visión de esas "clásicas envidiosas" que pueblan nuestro teatro áureo y que son capaces de rebelarse ante el destino que les impuso en su época, para tomar decisiones que les lleven a mejores destinos. Una muy interesante obra que nos hará ver lo que ha sido durante siglos la figura de la mujer en el teatro y lo que serían todas ellas en nuestros días.

Una obra que nos asegura un rato de muchas risas y de mucho aprendizaje, que esperemos que regrese pronto a la capital para seguir mostrando, desde la parodia más absoluta, lo que ha cambiado la figura de la mujer, enseñándonos de paso lo mejor del teatro clásico "revisado".
  
---------------------------------------------------------------------------------------
Clásicas envidiosas
Teatro: Corral de Cervantes
Dirección: Cuesta de Moyano
Fechas: De Martes a Sábados a las 18:30
Entradas: Desde 12€ en corralcervantes, atrapalo, ticketea, . Hasta el 21 de Julio.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM