Teatro: "Otro sueño de una noche de verano" en el Teatro Lara

Si se hiciera un ránking con las mejores representaciones a partir de la obra de Shakespeare, es probable que Otro sueño de una noche de verano no apareciera nunca. De la misma forma que Rachel en Friends dice que su película favorita es Las amistades peligrosas, aunque realmente sea Este muerto está muy vivo, nadie reconocería que Otro sueño de una noche de verano le ha gustado más que su referente, pero en esta vida hay que ser honestos, de manera que yo lo confieso: me he reído más con esta loca adaptación shakesperiana más que con cualquier otra del dramaturgo inglés.




Viendo Otro sueño de una noche de verano volví a mi infancia y recordé lo bien que me lo pasaba con las obras de teatro infantil que me llevaban a ver durante el colegio. El tipo de humor era el mismo, los actores actuaban de la misma forma en la que lo harían para niños de primaria y la escenografía también era propia de una obra para espectadores de primaria, pero a diferente de una obra infantil, esta tenía un tono erótico-festivo que la convierte en un espectáculo no apto para menores de 14 años. Aunque también he de reconocer que si esta obra hubiese llegado a mí durante mi infancia me hubiera reído incluso más que ahora, aun sin entender bien las bromas más subidas de tono.




La historia comienza con la condena a muerte de Hermia por su padre Egeo porque rechaza como esposo a Demetrio, ya que está enamorada de Lisandro. Todo esto lío amoroso se complica cuando entran en escena Helena, enamorada de Demetrio, los dioses Apolo y Artemisa, dos hadas y Puck, una narradora que bien podría ser presentadora de Sálvame.




Otro sueño de una noche de verano encaja en ese grupo de "obras culpables" de las que te hacen pasártelo mejor que cualquier comedia ingeniosa y que cuando las recuerdas, te vuelves a reír. En mi caso, todavía me cuesta contener la risa cada vez que me acuerdo de Manuel Luna (Demetrio) montando a caballo o la voz gangosa de Lydia Gervas (Artemisa).

Argumentalmente, conserva algunas similitudes con el texto de referencia y mantiene la comedia de enredos con un tono muy Disney. Todos los personajes son caricaturas llevadas al extremos de los arquetipos de los cuentos y se burla de la clásica historia de amor pasional heterosexual.




Otro sueño de una noche de verano actualiza el texto clásico y lo convierte en una obra que traslada la esencia festiva del Orgullo LGTBI a una sala, a la par que nos demuestra que todo clásico se merece una revisión. 

Aun siendo un musical queer de ajustado presupuesto, se nota la cantidad de trabajo que hay detrás: un gran trabajo de humor paródico en el texto de Manuel Luna y la dirección de Christopher Geitz lo realza muy positivamente. También contribuyen al buen resultado las canciones en directo y la música de Gonzalo de la Vega y la labor de Íñigo Sadaba y Alejandro Jaén en el apartado de vestuario.

A nivel actoral, los 11 intérpretes — Carla Pulpón, Bastian Iglesias, Manuel Luna, Lydia Gervás, Juan Reguilón, Xavi Lapuente, Elisa Shenhav, Patty Sway, Ariane Berrozpide, Gorka Lozano, Alicia Martín — hacen un trabajo coral muy notable y consiguen crear un personaje único con un humor muy propio. Destaco a Manuel Luna, el causante de que acabase la función con dolor de barriga de tanto reírme. 




Otro sueño de una noche de verano es un placer culpable y se convertirá en una de tus obras favoritas de la temporada, aunque probablemente después actúes igual que Rachel y digas que la mejor comedia del año ha sido La valentía de Sanzol. 

También me parecería injusto acabar esta crítica sin mencionar uno de los grandes aciertos cómicos indirectos de la obra: un señor de la primera fila, cuya cara en algunos momentos (especialmente, en el momento que estalla el amor) se asemejaba al cuadro de El grito. Solo por ver esa rostro de agonía y sufrimiento mereció más que la pena ver el musical queer del año.



-------------------------------------------------------------------------------------

Otro sueño de una noche de verano

Teatro Lara: calle Corredera Baja de San Pablo, 15 (Sala Lola Membrives)
Fechas: 6 de junio a las 22:15 horas
Entradas: desde 16€ por Atrápalo


No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM