Teatro: "El contador del amor" en el Teatro Reina Victoria

Con los años, la rutina, las situaciones predecibles, van apaciguando los mimbres de una relación y se va disipando la pasión de los primeros tiempos. En ocasiones es necesario volver a encender la llama para poner el contador a cero. Las relaciones de pareja son un mundo en el que nadie tiene la fórmula exacta para que todo encaje, por eso hay situaciones en las que hay que agitarlo todo para poder seguir hacia adelante.

En esta comedia desternillante, autoría de Eric Assous (premio Moliere 2010 a la Mejor Comedia Francesa), veremos una historia de enredo inteligente, una comedia traviesa en la que se pone en cuestión la convivencia y la rutina de una relación de pareja y como de ese amor que parece ya apagado pueden volver a saltar chispas cuando las confidencias salen a la luz.



Julián Quintanilla, autor y director teatral, es además un reputado guionista y director de cine, del que hemos podido disfrutar de adaptaciones teatrales como "Toc, Toc", de Laurent Baffie, "Cónyuges" de Eric Assous o "La jaula de las locas" de Jean Porier. En este caso, Quintanilla supo ver las delicias de este texto fresco y completo, dirigido por César Lucendo, que además de ser uno de los protagonistas de la obra ha sabido acompañarse de un elenco muy característico que hace que no paremos de reír a lo largo de toda la función



Lucendo, conocido por su participación en numerosas series de televisión y producciones cinematográficas, director de la enérgica "El amor de Eloy", ha sabido ser un magnífico director de actores, sabiendo entender a la perfección tanto el texto original como la adaptación teatral, sirviendo de correa de transmisión en una función llena de gags y escenas cotidianas. Lo que podría ser una obra sencilla, se convierte así en un entramado milimétricamente bien construido.



"El contador del amor" es la historia de una venganza amorosa, una mujer inteligente, elegante y d nuestro tiempo, decide trazar un plan brillante. Cansada de que su marido tenga contínuos affaires, decide pagarle con la misma moneda. Diana (interpretada por Lara Dibildos), urdirá el plan más inteligente nunca diseñado, conseguirá que su marido Agustín le confiese las tantas veces que le ha engañado. Mientras Agustín (interpretado por el propio César Lucendo) le ha sido infiel hasta en una docena de ocasiones, ella le confesará algo que avivará en él la llama del amor, de la pareja, y más aún de su propio orgullo. Es seguro que el marido se lo pensará dos veces antes de volver a engañar a Diana, nada fue mejor que devolverle "su propia medicina".



En todo esto, quien lo iba a pensar, tiene mucho que ver Claudio, interpretado por Jorge Lucas, el mejor amigo d Agustín, el que en principio sería el amante de Diana, pasa a ser el marido engañado por su mujer y por su mejor amigo. Todo un entramado de situaciones que nos harán estar atentos a cada situación y cada gesto de los actores.



César Lucendo, acepta este gran reto que supone ponerse al frente de esta cuidada dirección y a la vez protagonizar de un modo exquisito el papel de Agustín, un hombre seguro de si mismo y de sus posibilidades, con un cáriz prepotente. Sublimes batallas dialécticas con Lara Dibildos, que de un modo inteligente e irónico da vida a Diana en un alarde de vis cómica, dando forma a una comedia en el sentido más amplio de la palabra, humor a raudales y risas sin parar durante toda la función, con recursos escénicos y generando una complicidad con el público fuera de lo común en una comedia de enredo. Dibildos, a la que ya pudimos disfrutar en "Testigo de cargo" y "Diez negritos" de Agatha Christie, o en la más reciente "La habitación de Verónica" de Ira Levin.




Compañerismo en escena, cadencia en los giros necesarios para que los juegos dialécticos no se transmitan como discusiones componen un escenario perfecto para que entre en juego Claudio, el amigo al que interpreta Jorge Lucas (en nuestro caso pudimos ver a David Mora, que sustituía a Lucas). Actor polifacético, además de participar en largometrajes, escribir y dirigir cortometrajes, le hemos podido ver en obras de teatro como "Una vida perfecta" de Alejandro Melero, o "Divina Monstruidad" de Bárbara Caffarel. Claudio, será un personaje tímido, apesadumbrado, acaba de divorciarse y está bajo de moral, aún así será capaz de rendir cuentas con su amigo y a la vez generar una bonita conexión con Dibildos.




En un montaje como este es muy interesante que se plantee la escenografía como un elemento de apoyo a los actores, algo necesario pero que no debe eclipsar el desarrollo de la escena. Un cuidado decorado, que nos sitúa en el patio de una casa, ayudado por unos cuidados efectos de iluminación. Todo ocupa su espacio y pasa desapercibido, como un interesante apoyo a lo realmente importante, que es la trama de esta divertida comedia.




Esta obra, que lleva representándose en diversos teatros de la ciudad desde su estreno en 2010 no deja de sorprendernos, y nos deja ese sabor a las cosas bien hechas, recordándonos a las comedias del cine clásico de la época dorada de Hollywwod. Una divertida historia de enredo que nos hará pasar una entretenida velada, nos hará desconectar del mundo gracias a la labor de un elenco y un equipo técnico impecables.

--------------------------------------------------------------------------
El contador del amor
Teatro: Teatro Reina Victoria
Dirección: Carrera de San Jerónimo 24
Fechas: Martes a las 20:30. 
Entradas: Desde 14€ en ReinaVictoriaatrapalo. Hasta el 19 de Junio.


>/center>

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM