Teatro: "Reencuentro" en el Teatro Maravillas

La familia, aquellos seres con los que debes compartir tu vida por el simple hecho de nacer junto a ellos. Da lo mismo lo diferentes que seamos unos de otros, en la familia se permiten cosas que entre amigos no se entenderían. Las relaciones familiares, siempre difíciles, dan para escribir mucho, pero cada uno tiene su pequeña historia, sus pequeños rencores y decepciones guardados en el cajón, porque la familia es también la gente que en los momentos difíciles aguanta lo que otros no son capaces, y al final te ves "condenado" a estar cerca de ellos, porque a pesar de todas sus rarezas, son de tu misma sangre...




Esta historia de dos peculiares hermanas nos traslada a las relaciones de cualquier familia. Una de ellas escapó del "yugo materno" para emprender su vida en solitario y así poder ser libre (o eso pensaba ella), mientras su hermana tuvo que "cargar" con la madre hasta el día de su muerte. Una aparentemente típica relación, mil veces contada, pero que está llena de sorpresas según avanza la historia y vayamos conociendo las rarezas de cada una de las dos. Dos vidas que han transcurrido separándose cada día más, pero que ahora vuelven a juntarse por los distintos acontecimientos que golpean a una de ellas



El incombustible Ramón Paso vuelve a sorprendernos con un texto cargado de ironía, desparpajo y mala leche. Como es habitual en el prolífico autor, sus textos nos harán reír desde el primer momento, llevando al extremo situaciones de lo más cotidiano, para que nos riamos de nosotros mismos. Paso es un observador de la vida, y con su incisiva y peculiar visión de las cosas siempre encuentra un modo distinto de contarnos historias que podríamos haber vivido cualquiera de nosotros. Hace de la "monotonía" singularidad, sacando punta a todo aquello que para el resto pasa desapercibido.

En un año en el que no ha parado, Paso vuelve a tener dos de sus textos en la cartelera madrileña, lo que habla muy bien de su talento como autor, aunque en este caso la dirección de la obra no corra de su lado. En estos últimos meses hemos visto su explosiva "La ramera de babilonia", su interesante homenaje a Poncela con "Usted tiene ojos de mujer fatal...en la radio", su visión más íntima del amor con "Las leyes de la relatividad aplicadas a las relaciones sexuales", las maravillosas visiones sobre la mujer en "El síndrome de los agujeros negros" o las oscuras relaciones que se fraguan en la noche de "Otra noche perfecta", un mosaico de historias en torno a la mujer que nos muestra una sinceridad e inteligencia admirables, sacando verdaderas joyas de las que esperamos continuidad. Para completar estos convulsos meses de trabajo acaba de estrenar en el Lara "Lo que  mamá nos ha dejado".





En este caso la dirección de esta batalla familiar corre a cargo de Gabriel Olivares, uno de los directores con la carrera más exitosa de todo el panorama nacional. Desde que en 2006 dirigiera "El día del padre", sus montajes han sido éxitos apabullantes que siguen llenando las salas. Con más de una veintena de montajes a sus espaldas, ya en sus primeros años sorprendió a propios y extraños con "Mi primera vez" o las versiones de "El enfermo imaginario" (Moliere) o "Arte" (Yasmina Reza). A comienzos de esta década comienza a encadenar éxitos como "La caja", "Venecia bajo la nieve", "Una boda feliz", "Al final de la carretera" o "Verónica". Pero será su trabajo con Jordi Galcerán el que le hará cosechar dos de sus trabajos más reconocidos, "Burundanga" y "Cancún".

En los últimos años ha dirigido éxitos comerciales como "El nombre" o "La madre que me parió", compaginándolos con proyectos más personales como "Our Town" o "Windermere Club", mientras ha creado su propio "laboratorio de entretenimiento y creación" TreatroLab El Reló.




Sobre estos dos pilares tan consistentes se cimienta una obra que, por si fuera poco, cuenta con dos de las actrices más carismáticas de nuestro país. Pero más allá del público que puedan atraer Amparo Larrañaga y María Pujalte, el montaje sorprenderá a todo el que vaya a verlo, por su ritmo alocado, por sus verborreicos diálogos, por su sencillez plagada de matices, pero también por los trabajos excelsos que hacen las dos actrices. Amigas más allá de las tablas, han coincidido en televisión (en la serie "Periodistas") y teatro en la obra "Hermanas" con lo que repiten rol, aunque con personajes muy distintos.

Una complicidad que se traslada a la escena, en la que las dos asumen sus papeles con la naturalidad que les ofrece estar rodeadas de "la familia". La chispa y generosidad que en todo momento desprenden la una hacia la otra hace que el montaje fluya con una ligereza pasmosa pese a los despropósitos que se dicen la una a la otra. La lucha encarnizada de estas dos actrices se convierte en un disfrute absoluto para el espectador, que las ve discutir como verdaderas hermanas, a modo de inesperados vouyeurs.




Amparo Larrañaga encarna una pija neurótica y maniática, a la que todo le molesta y que poco a poco se ha ido quedando sola debido a sus rarezas. Al más puro estilo de Jack Nicholson en "Mejor, imposible" la actriz crea un personaje desbordado por la situación, por sus propios miedos, por lo que le rodea...en definitiva, por la vida. Una mujer angustiada por todo que se crea una coraza para defenderse de un mundo hostil que cree que le ataca. Un personaje que firmaría el mismísimo Woody Allen, tanto en sus rasgos generales como el la soberbia interpretación de Larrañaga.



Por su parte, el personaje de María Pujalte es la antítesis de su hermana. Durante toda su vida ha estado cuidando de su madre, siendo la hija modelo que nunca hizo nada por molestarla, hasta el final de sus días. Pujalte moldea un personaje que evoluciona mucho más a lo largo de la obra, ya que comienza como una débil y desamparada mujer a la que todo le sale mal, para ir empoderándose de su situación y coger las riendas de su vida, por muy calamitosa que sea. Su personaje se mueve en un terreno de "arenas movedizas" en el que todo parece tambalearse a su alrededor, pero consigue armarse de valor para salir para adelante y, sobre todo, plantarle cara a su hermana después de veinte años.



Ambas nos muestran a mujeres solas, con miedos y con manías, pero que se necesitan para poder sobrevivir. Una relación que comienza de la peor manera, pero que poco a poco va consiguiendo que ambas hagan de la necesidad virtud, para poder hacer frente a los problemas de forma conjunta, como diría el dicho "si no puedes con el enemigo únete a él...". Dos personajes abandonados, echados a la deriva por las circunstancias de la vida, que encuentran en su hermana el salvavidas que necesitan para salir del atolladero en el que se encuentran


Todo esto se completa con un montaje elegante y sobrio, en el que destaca la inteligente escenografía de Felype de Lima (encargado también del vestuario), creando en un pequeño espacio un sinfín de rincones que convierten la escena en un laberíntico apartamento lleno de lugares que el espectador sólo llega a intuir. La iluminación, a cargo de Carlos Alzueta, va tomando protagonismo conforme "avanzan los días" dentro del piso, mientras que el cuidado sonido de Ricardo Rey nos sobrelleva de la mano durante toda la obra, acompañándonos en esta historia de peleas y reconciliaciones.




El montaje es, en definitiva, una entretenida comedia plagada de momentos brillantes, en el que las dos actrices no dejan de sorprendernos con unos personajes cincelados al milímetro. Pocas veces se escuchan risas tan unánimes en un teatro, en el que todo el patio ríe y se divierte desde el primer momento. Aunque durante la obra haya momentos de gran crudeza por lo que se cuenta, el tono en el que se tratan no nos desvía de nuestra carcajada inicial, pudiendo pasar por encima los duros tragos que están pasando, que pese a todo se nos quedan dentro, como esperando que pase la diversión para que podamos reflexionar.
----------------------------------------------------------------------------------

El Reencuentro
Teatro: Maravillas
Dirección: Calle Manuela Malasaña 6
Fechas: Miércoles y Jueves 20:30, Viernes y Sábados 19:00 y 21:00, Domingos a las 19:00.
Entradas: Desde 16€ en teatromaravillas, atrapalo, ticketea. Desde el 14 de Febrero.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM