Teatro: "Rodolfo o la insoportable pesadez del ser" en Sala Intemperie

Al abrir la puerta de Intemperie Teatro encontraréis un espacio de trato cercano y muy acogedor, en el que podrás tomar a la espera de comenzar la función.
De pronto se abren las puertas del espacio escénico y ya sabemos por la construcción del lugar que asistiremos a una exposición de arte contemporáneo o una comedia de comedias en el centro de Madrid.
Cuantas veces no nos ha ocurrido que surge un conflicto o estamos ante una situación que nos incomoda y no somos capaces de hacerla frente de un modo natural y transparente. Vivimos un momento en el que la palabra transparencia es una de las más utilizadas, pero parece que de tanto nombrarla se ha vaciado de sentido y contenido, cada vez tenemos más problemas en comunicar o mostrar lo que nos incomoda, incluso ante los seres más cercanos.





Enrique Asenjo, con una dilatada experiencia como actor en trabajos de teatro,como "Al final de la carretera" dirigida por Gabriel Olivares, cine, como "Que Dios nos perdone" dirigida por Rodrigo Sorogoyen, o televisión, en series como "El tiempo entre costuras". En "Rodolfo o la insoportable pesadez del ser" se presenta como autor, director e intérprete, con una propuesta histriónica, divertida y fresca, en la que pasaremos un rato en el que sentirnos identificados del modo más irónico, a la vez que inocente. Nos moveremos entre la comedia, el clown (utilizando los recursos de augusto y contraugusto) y la exageración rozando el teatro del absurdo. Un texto muy particular que no sabríamos enfocar en un solo género, si acaso comedia, pura comedia, y muchas risas.



Está claro que Asenjo es uno de esos descubrimientos como autor y director a los que no hay que perder la pista, por su capacidad para lanzar un mensaje casi existencial desde el humor bien construido en el que ningún detalle parece escapar a la improvisación. Metáforas, comportamientos, gestualidad, y la necesaria cinestesia en un espacio limitado son mostrados de un modo completamente limpio.

Tres actores en escena que encajan a la perfección, compañerismo y resolución en escena en la que se ve la presencia y experiencia actoral de cada uno de los intérpretes.


Enrique Asenjo, hará las veces de Rodolfo, un compañero de piso, un artista, un ególatra y divertido narcisista, podríamos decir que con inesperados cambios de humor, pero empatizando con Rodolfo entenderemos que no son cambios baladíes, más bien sus compañeros no saben apreciar del todo su arte y esto ciertamente le altera. Con una extraña relación con su madre, nos hará llorar de risa, recurso que, aunque utilizado a lo largo de la función, no resultará repetitivo, más bien todo lo contrario, esperamos ansiosos para ver como se resuelve la relación.



Pero Rodolfo no sería un personaje tan característico si no fuese porque va acompañado de Oscar del Pozo, al que pudimos ver como protagonista en "AMA" (Marieta Belenguer), "Capitalismo, hazles reír" (Andrés Lima), en numerosas series de televisión y cortometrajes como "Junto al río". 

En este caso le veremos interpretando a Pedro, un personaje que dotará a la función de cordura y dará sosiego y pausas, necesarias a una puesta en escena de lo más histriónica. Pedro sería el compañero de piso habitual que todos podríamos tener, será de su mano con el que entenderemos que solucionar un conflicto mediante artimañas puede ocasionar más problemas que soluciones, sobre todo si tenemos como compinche a alguien como Matías

Este conflictivo (aún sin quererlo) personaje, interpretado por Suso Marín, al que vimos en el largometraje "Pegado a tu almohada" (Mari Navarro), en la web serie "Vigopolis" (Fabián Figueroa), pero también en teatro y televisión. En esta ocasión nos presentará un personaje que no busca líos, pero todos vienen a él, y no sabe cómo salir de ellos. Inocente, confiado y queriendo un imposible (quedar bien con sus dos compañeros), algo altamente improbable, dado que primero debería enterarse de las conversaciones que se suceden, con esto queremos decir que empatizarán con él desde el minuto uno, y querrán ayudarle a salir de los líos en los que se va metiendo.



Una comedia de enredo en la que las cosas cada vez se complicarán más y en la que seguro que los compañeros de piso de Rodolfo, al finalizar la función, habrán comprendido la lección. No les contaremos la trama ni las situaciones hilarantes que se suceden, porque les aseguramos que es mucho más divertido que se vayan desenlazando con el paso de la función.

El vestuario, de la mano de Así te visto, y el diseño de iluminación construido por Andrés DWyer, completarán una función que a nosotros nos fascinó, por el aprovechamiento absoluto del espacio escénico, y donde todo resulta una perfecta sincronía. El trabajo de Mónica Esteban es una pequeña joya que, si nos permiten, no les contamos para que lo puedan descubrir ustedes mismos.



Una obra bien construida, de grato respeto a la comedia y al teatro, en la que pasarán un buen rato. Una de las mejores obras de su género en este momento en las salas madrileñas. No se pierdan la oportunidad de conocer a Rodolfo y a sus compañeros de piso en este enredo que les hará moverse del asiento únicamente para reír. 

---------------------------------------------------------------------------------

Rodolfo o la insoportable pesadez del ser
Teatro: Sala Intemperie
Dirección: Calle Velarde 15
Fechas: Martes, Miércoles y Jueves a las 20:15.
Entradas: Desde 13€ en Intemperieatrapalo . Hasta el 12 de Abril.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM

@templatesyard