Teatro: "Mamá" en el Teatro Lara

Las relaciones entre madres e hijas siempre son especiales. Marcadas desde muy pequeñas por la protección de la progenitora, a lo largo de los años es la hija la que intenta rebelarse ante el cobijo materno, pero siempre queriendo que no la pierda de vista, siempre sintiéndose protegida por esa persona que le ha querido como nadie lo hará jamás. Una relación de protección, de amistad, de complicidad, que marcará el devenir de sus vidas.

La vida de una chica, contada desde distintos momentos de su vida, siempre en paralelo a la relación que mantiene con su madre, que la moldea hasta convertirse en la mujer que será. Una niña que imita a su madre como ejemplo a seguir, una adolescente que se enfrenta a ella por sus ganas de conocer cosas nuevas (quizás demasiado rápido), una mujer que sufre al saber que su madre se muere. El referente en la vida de esta chica se va para siempre y ella se encuentra más sola que nunca ante la visión de tener que emprender sola el resto de su vida.



La compañía catalana Lena & Co. estrenó en la sala La Seca Espai Brossa de Barcelona el pasado Noviembre esta bonita historia escrita y dirigida por Sarah Lena, en colaboración con Laura Rossich. Este primer trabajo de la autora catalana nos muestra, en un onírico viaje por monólogos, música y danza sobre patines, la evolución vital de una adolescente que entre fiestas, risas, bailes y discotecas, descubre que su madre se está muriendo por un cáncer, lo que le obliga a madurar a marchas forzadas.



Tres actrices serán las encargadas de interpretar las distintas etapas en la vida de Eva, una adolescente que tiene que crecer más rápido de lo que querría y dejar de lado sus fiestas para hacer frente a la cruda realidad. Aina Balasch nos muestra a la niña, la pequeña que crece en torno al cobijo materno y que nos va contando todos sus recuerdos de niñez, en un papel muy tierno y divertido que la actriz compone de una manera muy interesante, a mitad de camino entre la ternura y la picardía.

Ariadna de Vilar es la encargada de cambiar el rumbo de la función. Con su espectacular entrada en escena patinando, la historia da un sorprendente giro, al menos la concepción de la propia obra, que salta a un nivel mucho más onírico y trascendental con esta "aparición" de la Eva más lujuriosa. Por último, y como definitivo giro de tuerca, Nuria Mercader nos presenta a una chica mucho más serena, pero a la vez mucho más asustada por la cercanía al abismo de la muerte.




Desde lo más íntimo y personal, la autora nos habla de la necesidad, lo que para ella es la emoción más primaria y verdadera del ser humano. La necesidad de cada uno, del otro, para sentirnos "alguien". Nos habla desde lo más primario, desde el vientre materno, para explicar ciertas emociones y relaciones personales que se crean incluso antes de nacer. Un cordón umbilical que nos ata a determinadas personas, a todas aquellas que de verdad nos importan.

La obra se plantea como un claro homenaje a la figura de la madre como vínculo con la vida, pero también a la feminidad como elemento de unión entre la hija y su progenitora. El amor de una hija hacia la madre y el miedo a esa enfermedad que sabe que las separará para siempre, el vértigo a hacerse mayor, a crecer, a evolucionar y a todo lo que vamos dejando atrás.





"Mamá se está muriendo. Tiene cáncer de pecho, de pulmón...ahora no recuerdo". Con esta frase tan lapidaria empieza Eva a contarnos la historia de la relación con su madre. Una joven aturdida por el oscuro futuro que le espera sin su madre, su brújula vital que ahora la dejará para siempre. Una adolescente que alardea de lucir los mejores vestidos y de arrasar en las discotecas tiene que enfrentarse de golpe a la cruda y dura realidad, que le hará madurar mucho más rápido de lo que ella misma desearía.



Rebuscando en el baúl de los recuerdos, Eva nos va mostrando su vida, centrada en la relación que ha mantenido con su madre, que pese a tener sus más y sus menos siempre ha sido una referente para ella. Recorremos su infancia, su adolescencia, los momentos más duros de la enfermedad de su madre, para conocer a una chica perdida en la vida que debe tomar decisiones importantes en un momento duro. Decisiones que le obligarán a hacerse adulta mucho antes de lo previsto.



En palabras de la propia autora y directora, el texto está inspirado en "El extranjero" de Albert Camus, en donde la autora cogió la lapidaria frase inicial. Estéticamente nos habla de referentes como la escultura "Mamam" de Louise Bourgeois o pinturas como el cuadro "Madre" de Joaquín Sorolla o la simbología de los cuadros de Klimt. Un paisaje de lo más poético para hablar de los sentimientos más primarios y las relaciones más innatas que se crean desde el propio nacimiento y nos acompañan siempre. 



La propia Sarah Lena se encarga del diseño de la escenografía, el sonido (junto a Blanca Ross) y las luces, para crear un ambiente íntimo que nos transmite tranquilidad a la vez que nos resguarda a modo de cobijo (en alusión al vientre materno). Este "monopolio" del montaje nos habla bien a las claras de lo íntimo de la propuesta, marcado por las sensaciones y sentimientos de la autora, que nos plantea sus miedos y sus relaciones más íntimas, con su madre y consigo misma. Una pieza que destila sinceridad e intimismo, en una continua búsqueda por buscar el camino que debe emprender la protagonista ante la etapa de "emancipación obligada" a la que se enfrenta.




Esta onírica pieza es un canto al amor incondicional hacia la madre, es una retrospectiva hasta el vientre materno que nos lleva a recorrer distintas situaciones para ir conociendo mejor a la protagonista de la obra, pero también para plantearnos nuestras relaciones personales.

Una tierna fábula sobre la vida, sobre la necesidad de avanzar, pase lo que pase, de como la vida nos empuja hacia lugares que nunca querríamos haber transitado, pero que por ley de vida nos toca asumir antes o después. Enfrentarse a los miedos y las dudas desde el recuerdo de toda una vida marcada por la relación que la marcó desde sus inicios.

-------------------------------------------------------------------------------
Mamá
Teatro: Teatro Lara
Dirección: Calle Corredera baja de San Pablo 15
Fechas: Martes 22:15.
Entradas: Desde 12€ en teatrolara, atrapalo. Hasta el 1 de Mayo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM