Teatro: "La sección" en Teatro del Barrio


En una época en la que sobrevivir era lo único importante, las mujeres, que a lo largo de la historia han pintado (o no les han dejado) poco para los historiadores, tuvieron un papel muy importante en lo que fue la estructura del estado español franquista, creando la sección femenina, uno de los pilares sobre los que se sostuvo la dictadura durante sus casi cuarenta años de vida.






Esta maravillosa obra, muy en el tono políticamente incorrecto que caracteriza al Teatro del Barrio, es una de las joyas de este pequeño oasis, en el que la historia no se cuenta por los hombres, sino que las mujeres piden su lugar en lo acontecido en nuestro país. En este caso vemos la trascendencia que tuvieron en la etapa franquista, en un montaje que nos muestra un breve recorrido por la segunda mitad del siglo pasado, aquellos años en los que la figura de la mujer estaba muy limitada y dirigida hacia el hogar y la maternidad, excluyéndolas de todo cargo político, social o simplemente de ser algo más allá que la compañera de sus maridos.

Las mujeres se empoderan del teatro, creando sus propias historias y hablando de personajes que marcaron su época pero han sido ninguneadas por los libros de Historia. Este montaje se une al necesario ciclo "mujeres que se atreven" que acaba de estrenar su segundo capítulo, "Gloria" (centrado en la figura de la poeta Gloria Fuertes), tras la impresionante "Emilia" que nos sigue sorprendiendo tras más de un año en escena.



"La historia nos dice muy poco de lo que ocurrió. Es parcial ya que prescinde del 50% de la humanidad. Las mujeres nos hayamos sistemáticamante en el olvido y esta es la historia de las mujeres franquistas y falangistas. De las mujeres que supimos organizar el Estado y la nación. Somos la mitad de la victoria, de la represión y de la desmemoria. Somos mucho más que viudas, hijas, hermanas y esposas". De esta forma tan contundente comienza esta obra, que quiere dejar bien claro desde el principio su intención de dar visibilidad a esa mitad de la población silenciada por la Historia.

El planteamiento parece sencillo, aunque a lo largo de la Historia siempre se haya obviado. Si las mujeres son la mitad de la población, no se puede hablar de ningún hecho histórico sin tenerlas en cuenta, sin contar lo que hicieron. En este caso, estas mujeres utilizaron su poder para reprimir a otras mujeres. Frente a esa visión androcéntrica de la Historia en general y de la Guerra (y la posterior dictadura) en particular, es hora de hablar de unos hechos que tuvieron gran importancia en las vidas de tanta gente, de tantas mujeres a las que impusieron unas creencias políticas, educativas, religiosas y de género, que hemos ido arrastrando, en muchos casos, más de cuatro décadas después.



Este descomunal alegato de lo que fue La Sección Femenina en la época franquista ha sido posible gracias a la colaboración de Teatro del Barrio y A Tiro Hecho con la Generalitat Valenciana (culturats) en el afán colectivo de visibilizar a la mujer como parte fundamental de la Historia y sacarla del oscuro lugar al que había sido enviada por historiadores y narradores de todo tipo. La colaboración entre el Teatro y la Compañía ha sido continua, "Ladran, luego cabalgamos", "No te salves" (homenaje a Benedetti), "Donde las papas queman" (homenaje a Víctor Jara) o "Les solidaries" dan buena cuenta de ello.

Este texto tan escalofriante (por lo que cuenta) y a la vez tan divertido (por la manera en la que nos muestra a los personajes) es obra de Ruth Sánchez González y Jessica Belda (que también forma parte del reparto). Junto a ellas, Carla Chillida dirige este montaje sobre las mujeres fascistas, que marcaron el destino de nuestras abuelas, madres e indirectamente también el de nuestra generación. Obras como esta son necesarias para que su "legado" no vaya más allá.




"La Sección" se centra en tres de las mujeres más influyentes de la España franquista: Pilar Primo de Rivera (hermana de Jose Antonio), Mercedes Sanz-Bachiller (viuda de Onésimo Redondo, fundador de las JONS) y Carmen Polo (esposa de Franco), principales artífices de la Sección Femenina, lo que se convertiría en el aparato de opresión y adoctrinamiento de las mujeres españolas.

Este montaje, que recorre los años más oscuros de nuestra historia reciente, comienza con el discurso fundacional de la Falange en el año 1934, para recorrer los años de la Guerra Civil, la dictadura franquista, hasta llegar al funeral de Franco en 1975 y la jura de Juan Carlos I ("Juanito, nuestro legítimo" como lo llama Carmen Polo). En este recorrido por los años sórdidos y salvajes de la posguerra iremos conociendo a estas mujeres y su influencia real en cuestiones morales y religiosas dentro del régimen.




Además de la ya nombrada Jessica Belda, que encarna a Pilar Primo de Rivera, Manuela Rodríguez encarna a Mercedes Sanz-Bachiller y Roser Pujol a Carmen Polo. Las tres están inconmensurables dando su toque cómico a estas damas del franquismo. Belda entra y sale de su personaje para bailar, reír, pero ante todo hace un derroche de interpretación descomunal, en el que su Pilar tiene momentos sublimes en continuos vaivenes entre la la comedia y el drama. Por su parte, Manuela Rodríguez nos deleita con sus dotes musicales y su catálogo interminable de muecas, que convierte a Sanz-Bachiller en un personaje de lo más cómico. Roser Pujol (la última en incorporarse a este proyecto) no desmerece en su papel de Carmen Polo, cargada de sarcasmo y mala leche. Además pone voz a Franco, en una divertidísima escena con una peculiar marioneta (maravilla creada por Carla Protozoo y Juanfran Jacinto) del dictador.




"Hogar, patria e imperio" esas eran las consignas que grababan a fuego las mujeres de la falange, encargadas siempre de "educar" a las mujeres para que fuesen fieles al régimen y no se saliesen de lo establecido por el partido. "Se le dio a la mujer una función: la de la maternidad épica y parir por la bandera. Las convierten en siervas, esposas, madres" explica Jessica Belda sobre la sección femenina y su particular idea sobre la mujer. Una educación férrea que es parodiada de manera genial durante toda la obra

"La única misión de la mujer en las tareas de la patria es el hogar" todo este tipo de frases grandilocuentes y que ahora nos parecen aberrantes, eran de lo más comunes en la época. Una educación que forjó a miles de mujeres en la idea de que sólo debían dedicarse al hogar y a procrear, siendo unas sumisas esclavas de sus maridos.




Como fiel reflejo de esta sumisión por la abogaban desde la sección femenina, tenemos uno de los momentos más brillantes de la obra. Al ritmo del "Cara al Sol" en versión techno, nos adentramos en una esperpéntica clase de zumba donde Jessica Belda como maestra de ceremonias y dirigiendo las operaciones, nos recita partes de uno de los libros más abominables que se pueden ver, el libro de cabecera de la Sección, la "Guía para la buena esposa", del que pasamos a mostrar un par de pinceladas, esperando que no les den ganas de vomitar...

"Escúchale, déjale hablar primero, recuerda que sus temas de conversación son más importantes que los tuyos"

"No le pidas explicaciones acerca de sus acciones o cuestiones, su juicio o integridad"

"Si tu marido sugiere la unión, entonces accede humildemente, teniendo en cuenta siempre que su satisfacción es más importante que la de la mujer".

"Cuando alcance el momento culminante, un pequeño gemido por tu parte es suficiente para indicar cualquier goce que haya podido experimentar".

" Si tu marido te pidiera prácticas sexuales inusuales, sé obediente y no te quejes"

Pues esto, aunque parezca del medievo, lo vivieron nuestras madres y nuestras abuelas. Es la España en la que se cimentó todo lo más casposo, rancio y detestable de la sociedad actual, en la que seguro que muchos siguen pensando todas estas lindezas.




Lo más paradójico de este trío de mujeres es que vivían en una continua contradicción. Por un lado, y como muy bien refleja la obra, se sentían insultadas con el simple hecho de insinuar que eran feministas, para ellas el peor insulto posible. En varios momentos de la representación, y para mostrar sus desavenencias unas con otras, se llaman feministas a modo de insulto y refiriéndose a mujeres que trabajan mucho... 

"Es curioso como entre ellas utilizaban el término feminista para insultarse, cuando son mujeres que no siguen el patrón franquista. Sanz Bachiller, por ejemplo, se casó dos veces y participó en política, mientras que Pilar Primo de Rivera fue soltera toda la vida" nos recuerda la directora Carla Chillida.


Para convertir este montaje en una obra de verdadero calibre, era necesario intercalar momentos reales de aquellos años para ponernos en situación. Noticiarios del NODO, imágenes de la época, frases que dijeron alguno de los protagonistas, son ejemplos de los elementos que han utilizado A tiro Hecho y el Teatro del Barrio para crear esta maravilla. Tres lonas a modo de estores que simbolizan a cada uno de los personajes y se van desplegando o recogiendo según sea necesario. 

El sencillo y divertido vestuario, en el que las actrices pasan de republicanas de la CNT a falangistas, está diseñado por Ana Labrador. Todo aderezado en un espacio sonoro que nos transporta a distintas épocas de estos casi cuarenta años, de la mano de Lucas Varela. La iluminación, clave en un espectáculo tan centrado en unas actrices que no paran de moverse, corre a cargo de Tony Sánchez.



 
Si ya nos habíamos enamorado de esta obra, el monólogo a cargo de Jessica Belda nos convierte en fans incondicionales. El monólogo es bestial, cargado de energía y crudeza nos muestra la realidad actual desde una persona que no vivió en el franquismo. "Yo nací en 1981 y soy una mujer libre, con los mismos derechos que los hombres varones, pero me siguen llamando perra o zorra". Es inevitable que se te ponga la piel de gallina, incluso que sueltes alguna lágrima de rabia (como fue mi caso), pero lo que no cabe ninguna duda es que ese monólogo es el epílogo perfecto a una obra maravillosa
Teatro sobre mujeres, escrito, dirigido e interpretado por mujeres, para que entre todos y todas recuperemos esta mitad de la Historia que no nos contaron.
---------------------------------------------------------------------------------------

La sección
Teatro: Teatro del Barrio
Dirección: Calle Zurita 20
Fechas: Sábados 20:00.
Entradas: Desde 14€ en teatrodelbarrio  . Hasta el 7 de Abril.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM