Teatro: "El minuto del payaso" con Luis Bermejo en el Teatro del Barrio


He visto artistas caerse del trapecio, lesionarse y a los pocos días estar de nuevo en el aire. He conocido a payasos cuya casa se encuentra entre la pista de circo y la carretera. Pero que al encontrarse con el público dan lo mejor de sí, la sonrisa más amplia y lo más esencial de sí mismos porque todo lo hacen por y para el espectador como una forma de entender el mundo y la vida, así también los actores y actrices que se suben cada día a las tablas.






Estén atentos porque les vamos a contar algo sobre una función única e insólitamente irrepetible. "El Minuto del Payaso" es una clase magistral sobre la historia del clown, un homenaje al oficio, pero lo más superlativo de todo ¡Contada por el propio payaso!

Ponerse la nariz de payaso es el "ser" más absoluto, es atreverse a realizar un largo viaje hacia no se sabe donde, porque sólo el clown lo conoce. Seguimos en shock con el hecho de que Amaro Junior nos haya dejado realizar este viaje con él, no detrás sino al lado, muy al ladito suyo...les contamos porqué.



El dramaturgo José Ramón Fernández, considerado uno de los autores más importantes de su generación, su obra ha sido reconocida con premios como el Premio Nacional de Literatura Dramática por "La colmena científica o El café de Negrín" (2011). En este caso nos presenta un texto lleno de belleza, transmite sabiduría, amor por el teatro, pero ante todo respeto por una profesión y por las personas que se dejan la piel cada día. Gracias a la producción de Teatro El Zurdo y la magnífica dirección de Fernando Soto, pudimos asistir a una puesta en escena sublime.



En el día del "Festival de homenaje al circo", se celebra una función benéfica en la que van pasando números circenses, mientras tanto un payaso espera su turno en el foso. En este caso, Amaro Junior se encuentra solo esperando, mientras se viste y se prepara para salir, repasará pasajes de su vida, su relación con la familia, alguna pena y un único amor. Un productor le ha prometido que irá a verle y que puede que le seleccionen para un minuto en un late show en la televisión.



No es baladí que se está vistiendo en su camerino improvisado, ya que una pequeña acción del payaso, como es ponerse unos zapatos, puede resultar lo más divertido del mundo. A un payaso le gusta ser protagonista, tener siempre el foco sobre sí, aunque no tenga nada que decir ni tanto que hacer... Pero le gusta ser el protagonista.

En este caso no podemos decir que Luis Bermejo interprete a Amaro Junior, porque Amaro no es un personaje. Bermejo nos presenta a su esencia más absoluta con el nombre de Amaro Junior. Como buen clown, nunca le veremos ponerse la nariz, ya que bien sabe Bermejo de la estructura y técnica clown, formado entre otros con el gran Hernan Gené, con el que trabajó en "Sobre Horacios y Curiacios" de Bertolt Brecht, esta simbiosis, como no podía ser de otra manera, fue merecedora del Premio Max 2005 al mejor espectáculo y estuvo nominado a mejor adaptación.



Con este trabajo, Bermejo lleva ya dos años haciendo las delicias de todo el que va a verle, desde su estreno en la sala Margarita Xirgú del Teatro Español. Es el éxito de uno de los actores más polifacéticos de nuestro país, en uno de sus trabajos más personales. En este montaje el actor se desnuda ante nosotros, mostrándonos su esencia de cómico, el alma de payaso que todos llevamos dentro. Un trabajo que nos demuestra que estamos ante uno de nuestros actores más importantes, nos hipnotiza desde su aparición en escena, con una interpretación superlativa que nos hace emocionarnos y reír como en pocas ocasiones.




Nombrando a Charlie Rivel o Zampabollos, nombrada a la inherencia clown, pero con el enorme guiño a Tortell Poltrona y Pepe Viyuela nos venía a la cabeza Payasos sin fronteras, y la gran labor que vienen realizando, salvando vidas mediante la risa. Y créanme que no por esto dejarán de reírse a carcajadas, en este viaje en el que acompañamos a Amaro

Hace tiempo que nos muestran como la risa y pensar no está unido. Amaro nos recuerda que la risa es inherente al pensamiento y nos hace reflexionar así, sobre que tipo de productos audiovisuales estamos consumiendo, si para lo que llamamos desconectar o reírnos tenemos que dejar de pensar, como si de un chip que se puede apagar se tratase.




Una actuación estratosférica por parte de Luis Bermejo, un despliegue de energía, técnica clown, improvisación, técnica teatral, ganas, fuerza... en definitiva una nueva clase magistral por parte del actor, en la que no nos sitúa como público, es que a nosotros se nos coloca una nariz roja invisible y también como Amaro queremos ser protagonistas, y queremos que nos mire, pero Amaro Junior no nos mira y cada uno de nosotros nos adelantamos en el asiento con el afán de que Amaro nos haga partícipes. Y llega un momento en el que lo conseguimos, no es un coro o un público que apoya un texto o un gag, es que una familia clown se une y de manera acompasada sigue las pautas de Amaro Junior, y es entonces cuando te dejas llevar y te olvidas de todo lo que ocurre fuera, o de las mochilas que cargamos en el día a día, y es que un minuto, una risa sanadora, puede salvar una vida, porque saldremos y ya no seremos los mismos que entramos.




El vestuario y la escenografía en la que se apoya Bermejo es de una belleza inconmensurable, cada detalle ha sido minuciosamente elegido, unos pocos elementos que te harán imaginar la trastienda de un circo, de la mano de Mónica Boromello y Alessio Meloni como ayudante de escenografía.

En este caso, con el trabajo de iluminación de Eduardo Vizuete, me preguntaba ¿Cómo se ilumina la añoranza, el recuerdo, el miedo o la ternura? Únicamente les diré que Vizuete ha sabido lograrlo de una manera sobresaliente.




Al finalizar la función todo el mundo se pondrá en pie para aplaudir la excepcional puesta en escena y ahora sí que somos protagonistas. Amaro Junior nos dirá lo fenomenal que aplaudimos. No les quiero con esto transmitir simpleza, todo lo contrario, es la esencia. Nunca sentirán nada igual. El público como parte esencial del espectáculo, en un aplauso de agradecimiento mutuo, por la experiencia tan increíble que acabamos de vivir, una de esas funciones en las que todo encaja y cada cosa es necesaria, como el público.



Nosotros guardamos la entrada de recuerdo, para el momento en el que estemos tristes mirarla y decir ¡....! Bueno, lo que hay que decir se lo contará nuestro Amaro Junior cuando vayan a verle. Les dejará una huella que jamás se borrará, un recuerdo al que volver en momentos de tristeza para levantar el ánimo.
Es más que una recomendación ante una obra insólita e irrepetible. No se la pierdan, indudablemente nos lo agradecerán. Estén muy atentos a futuras apariciones de este maravilloso personaje, que les robará el corazón para permanecer para siempre dentro de nosotros.
--------------------------------------------------------------------------------------
El minuto del payaso
Teatro: Teatro del Barrio
Dirección: Calle Zurita 20
Fechas: Del 1 al 4 de Marzo a las 20:00.
Entradas: Desde 14€ en teatrodelbarrio



No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM