Teatro: "Azaña, una pasión española" en el Teatro Abadía.

El que fue, durante los años de la Guerra Civil, presidente de la República, ha sido uno de los personajes más maltratados de este convulso periodo de nuestra Historia reciente. Una persona a la que le tocó vivir los peores momentos de nuestra Historia reciente desde el ojo del huracán, lo que le llevó a ser repudiado, tanto por los nacionales como por mucha de la gente afín a la República.



El gran Jose Luis Gómez vuelve a ponerse en la piel de uno de los personajes más importantes de los años previos a la guerra civil. Tras dar vida al escritor y catedrático en la hipnótica "Unamuno, venceréis pero no convenceréis", ahora da vida a Manuel Azaña, uno de los enemigos más conocidos del escritor salmantino y uno de los personajes más interesantes de aquellos años, tanto por el cargo que ostentó, presidente de la República, como por el trato al que fue sometido después, odiado por la derecha e incomprendido por la izquierda.

En palabras del propio actor "don Miguel de Unamuno y don Manuel Azaña, habitados ambos por contradicciones profundas y enfrentados entre sí, son ambos figuras insustituibles para entender nuestro pasado, reconstruyendo el presente". El Teatro Abadía cerrará el ciclo sobre la Memoria Histórica con un tercer montaje, la adaptación teatral de "Tiempo de silencio" la novela de Luis Martín Santos (entre el 26 de Abril y el 3 de Junio), con aquella España que vivía entre el miedo y la falta de horizontes.



Ya en la década de los ochenta, Gómez nos mostró su pasión por la figura del que fuera presidente de la II República en los años de la Guerra Civil, con el montaje de una de sus obras más importantes: "La velada en Benicarló". Ahora recupera uno de sus mayores éxitos sobre las tablas, esta "pasión española" que nos deja muy claro lo que movió al político en su paso por la política. Tras hablar por boca de Unamuno, ahora se traslada al otro lado de la contienda, para mostrar lo que movió a Azaña en aquellos años. Ambos personajes, enfrentados en vida, se convierten en figuras imprescindibles para intentar entender nuestro pasado reciente. Es muy interesante como, pese a sus diferentes puntos de vista, ambos defendían a España como su gran pasión, tan lejos y a la vez tan cerca en muchas de sus ideas...




Dirigido e interpretado por el propio José Luis Gómez, este monólogo nos muestra un recorrido por toda la vida del político madrileño, desde su faceta como autor, su paso a la política y su exilio. Basado en las memorias y textos del propio Azaña, el monólogo cuenta con fragmentos de cartas, entrevistas y discursos que nos van mostrando las diferentes facetas de esta figura histórica. La selección de los textos y su estructura dramática corre a cargo de José María Marco, que mezcla magistralmente distintos momentos históricos de la vida de Azaña, comenzando con el célebre texto "paz, piedad y perdón".



"...Y siendo yo un hombre salido de los libros, como dicen, y sabiendo yo que solo la participación de España en la cultura, es lo que nos puede dar un nombre en el mundo..." con esta frase se puede reflejar el pensamiento de Azaña, a mitad de camino entre las letras y la política, pero siempre pensando en lo mejor para el país desde la acción política. Una idea que le lleva a enfrentarse tanto a los intelectuales como a los políticos, en su visión poética de un país en el que la sensibilidad de la cultura está reñida con la política, y la crudeza de la realidad política no casa con lo liviano de la cultura.


Este maravilloso espectáculo se organiza en torno a tres ejes sobre los que se cimentó la vida de Azaña y su pensamiento: Su circunstancia vital y política, la reflexión sobre a Historia de España y la meditación sobre el arte y el paisaje español. Con diversos saltos temporales, el monólogo se va cimentando sobre estos pilares para intentar explicar lo que pensaba el autor en aquellos años, lo que le marcó durante su vida para mantenerse siempre firme a sus ideales. Gómez nos muestra a un personaje sereno, convencido de sus ideas, que nos muestra sus ideales para abandonarnos cuando ve que todo está perdido, aún estando convencido de que busca lo mejor para el país. 

Apoteósico final en el que Azaña, tras mostrar toda su verdad y dejar todas sus teorías esparcidas por escena a modo de papeles, nos abandona con su maleta, cabizbajo y desolado por saber el futuro que nos espera. Nos deja sus pensamientos ardiendo en una papelera, como el final de una época que no supo consolidar.


Además de la maestría de Gómez interpretando al político y escritor madrileño, el montaje está lleno de pequeños detalles que lo hacen único. Con una escena casi desnuda, la iluminación de José Manuel Guerra nos va trasladando a los distintos escenarios por los que transita el autor. Un sencillo espacio escénico (diseñado por Mario Bernedo) nos traslada del Congreso de los Diputados a despachos y entrevistas, con la simple colocación estratégica  de tres sillas. Para completar este elegante montaje nos acompaña la música de Alejandro Massó, que nos hace levitar al pasar de escena a escena.



Dentro de esta programación centrada en la memoria histórica y los personajes relevantes que marcaron aquellos años, el teatro La Abadía propone una serie de coloquios que intentan dar visibilidad y reconocimiento a hechos relevantes de aquella época. Tres son las acepciones que quieren tratar en estos coloquios: Volver a conocer, examinar y admitir. Para este ciclo, cuentan con la complicidad de AMESDE (Asociación de la Memoria Social y Democrática de España), de la Asociación para la recuperación de la Memoria Histórica, el Goethe-Institut Madrid y Memorias en Red (Asociación Internacional de Estudios de Memoria).




- Martes 13 de Marzo, a las 19:30h

"Vestigios, debate en torno al valor de las huellas materiales en el proceso de asumir la memoria histórica".
Participan en el coloquio: Manuel Melgar (Centro Documental de la Memoria Histórica), Fernando Sánchez Castillo (artista), Francisca Sauquillo (Universidad Complutense, Comisión de la Memoria Histórica del Ayuntamiento de Madrid).
Presenta el coloquio: Chiara Bianchini (Memorias en Red)

- Martes 3 de Abril, a las 19:30h

"Heridas, debate sobre la verdad, justicia y reparación, contrastando la experiencia de España con la de otros países".
Participan en el coloquio: Carlos Collado Seidel (Universidad de Marburg), José Antonio Martín Pallín (fiscal y magistrado emérito del Tribunal Supermo), Reyes Mate (filósofo).
Presenta el coloquio: Johanna Vollmeyer (Memorias en Red)

- Martes 8 de Abril, a as 19:30h

"Silencios, debate sobre el silencio que se vivió en la posguerra y el que se pactó en la Transición".
Participan en el coloquio: Almudena Grandes (escritora), Nicolás Sánchez-Albornoz (New York University, emeritus).
Presenta el coloquio: Lidia Mateo Leivas (Memorias en Red)

Entrada gratuita, hasta completar aforo.




El Abadía no deja de sorprendernos con sus maravillosas propuestas. Este ciclo en torno al pasado reciente de nuestro país nos ha mostrado a uno de los maestros de la escena de nuestro país, como es Jose Luis Gómez, haciendo frente a dos piezas majestuosas, en las que los personajes se defienden ante el mundo por sus ideales. Dos bellas propuestas que nos muestran la cruda y siniestra realidad que tuvieron que vivir estos personajes en los convulsos años previos a la guerra civil, y como en ambos casos sus decisiones en aquellos días marcaron su destino.

-----------------------------------------------------------------------------
Azaña, una pasión española
Teatro: Teatro Abadía
Dirección: Calle Fernández de los Ríos 42
Fechas: Martes a Sábados 20:30, Domingos 19:30.
Entradas: Desde 19€ en teatroabadia . Hasta el 25 de Marzo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM

@templatesyard