Teatro: "Juguetes rotos" en el Teatro Español

En muchas ocasiones hemos visto representada la etapa más negra de nuestra historia reciente, diversos dramaturgos han hecho con el teatro por la memoria un esfuerzo imponente para que la historia de las víctimas y personas represaliadas por la dictadura franquista no caiga en el olvido, optando por la verdad, justicia y reparación de todos aquellos que sufrieron los azotes de una etapa tan gris.






"Juguetes rotos" nos muestra la realidad de dos personas transexuales, les pondremos en contexto. La Ley de Vagos y Maleantes y después la de Peligrosidad Social condenaban la identidad sexual de personas transexuales a la ilegalidad. Pero esto no frenó las ansias de libertad, muchas de ellas subvirtieron los tratados religiosos y morales de la España más negra. Esta puesta en escena es un cálido y sentido homenaje a las primeras valientes que se atrevieron a ser libres, aunque estuviera prohibido.


Casi todas eran detenidas, reprimidas y deportadas. Tampoco se distinguía entre identidad de género y orientación sexual. Es por esto que parte de los miles de encarcelados y torturados por ser homosexuales eran en realidad transexuales. Quién evitaba la cárcel no evitó la prohibición de acceso a trabajos normalizados que las marginaba a una vida ligada a la prostitución o el espectáculo. Si bien, la autora de "Juguetes rotos" Carolina Román se preguntaba "¿Qué pasó con los que no tenían cabida en el mundo del espectáculo?"



Veremos representadas en escena a las primeras mujeres que abrieron paso a las libertades, sin ellas, sin su fuerza y su lucha, no se podrían entender los avances en los derechos LGTBI. Pero también a mujeres que no tenían una convicción política, ni conciencia de lucha, únicamente querían ser felices.
Raúl Solís Galván les cuenta al detalle en su libro "La doble transición" como la democracia las ha seguido tratando injustamente, y siguen siendo las grandes olvidadas.



Carolina Román es una de las mejores dramaturgas de la esfera actual, reconocida por obras como la maravillosa "Adentro", en este caso nos presenta una puesta en escena íntegra y sensible. Un texto y una dirección sobresalientes, con dos imponentes actores a la altura de la propuesta, una historia personal y cercana que será contada en primera persona. Haremos la pregunta que se hacía la propia autora, ampliamente formada y documentada a la hora de hacer frente a este texto: "¿Dónde quedaron esas personas que no pudieron asumir su verdadera sexualidad reprimida por una España franquista y negra?"




Mario marchará de su pequeño pueblo a Barcelona, donde encontrará a Dorin, su mayor aliada, maestra, amiga y consejera, que desde el primer momento le ofrecerá su ayuda. En el pueblo, pero también en Barcelona, le perseguirán los fantasmas de la infancia. Pero la felicidad de Mario parece no llegar nunca, está más tranquilo en Barcelona y consiguió un trabajo en una peluquería, también se enamorará. Pero en el fondo siempre estarán las jaulas, que encarcelan la ropa de mujer, su libertad. Jaulas que todos esperamos con ansia que se abran, en un juego en el que, a lo largo de la función, siempre aparecen cerradas.



Nacho Guerreros, al que pudimos ver en obras como "Milagro en casa de los López" de Miguel Mihura o "Bent" de Martin Sherman, nos deleitará con una interpretación para la que después de mucho intentarlo, no encuentro palabras. Desde su entrada en escena, la fragilidad, la cinestesia demostrada a lo largo de la función, hacen de esta una interpretación inmaterial, tan sublime, frágil y tierna que cada espectador no podrá apartar la mirada mientras Guerreros habla, ya que parece que converse mirándonos a los ojos como si sólo fuésemos dos personas charlando en la intimidad, con un gesto tan afectuoso que al primer minuto ya habremos empatizado con Mario, con su historia, pero ante todo con su anhelo de ser feliz. 
Una historia de infancia y edad adulta contada en primera persona, con una sensibilidad enternecedora Mario, criado entre burlas, silencios y soledad. Con un padre que no quiere saber lo que ocurre y una madre que le apoya, siendo el secreto su mayor aliado. Un personaje mágico gracias a la inmejorable interpretación de Guerreros. Con él convenimos al pasada noche, que tal como nos decía Antonio Machado "una de las dos españas ha de helarte el corazón"



Kike Guaza, al que hemos podido disfrutar en obras como "Río seguro" dirigido por la propia Carolina Román o "La soledad del paseador de perros", interpreta a Dorin. Con ella veremos retratada la prostitución, las noches de espectáculo, el cabaret, pero indudablemente la ternura y la ductilidad más absoluta de unas mujeres que eran fuertes y vitales pero que lo tenían todo en contra. Dorin vivirá las persecuciones de la policía y la cárcel, pero vemos como el texto es fiel al periodo histórico, ya que las mujeres con la personalidad de Dorin utilizaban el humor y la sátira como acto político y modo de enfrentar el sistema impuesto. Veremos con Guaza a una gran belleza en escena, con diversos cambios de vestuario, cuatro personajes y una cooperación y compañerismo insólito junto a Guerreros
Quedamos boquiabiertos cuando tuvimos a Dorin tan cerca de nosotros,pero no les descubriremos porque estuvo tan próxima. Únicamente les adelanto que desde el principio conectará y estará emocionalmente unida a nosotros...



Una escenografía sobria como lo es la época que se representa, con un agudo e ingenioso trabajo por parte de Alessio Meloni, que junto a su compañero de iluminación David Picazo, que marcará el ritmo y las pautas, las sensaciones y los cambios de escena, de un modo excepcional. Cristina Rodríguez (diseño de vestuario) por su parte presenta un trabajo tan elegante y tan sutil que completará la perfección escénica.

Saldrán admirados, conmovidos y como la pasada noche hicimos nosotros, se pondrán en pie para agradecerles su trabajo, su valentía, aplaudirán con el alma porque es imposible recompensar las hermosas emociones que nos hicieron sentir. Una obra irremplazable.
Sólo felicitar y dar las gracias a todo el equipo por este viaje que conmueve y duele a partes iguales.
----------------------------------------------------------------------------------
Juguetes rotos
Teatro: Teatro Español
Dirección: Calle del Príncipe 25
Fechas: Martes a Sábados a las 20:30, Domingos a las 19:30.
Entradas: Desde 13,50€ en teatroespanol. Hasta el 04 de Marzo.