Teatro: "El intercambio" en el Teatro Marquina

Los intercambios de pareja son la última moda teatral. Lo demuestran obras como Swingers o la reciente Dos más dos, o una de las comedias que está conectando más con el público madrileño, El intercambio. Todas ellas siguen la misma premisa: un matrimonio conservador se replantea revitalizar su relación con un intercambio de parejas. En las tres, la conclusión final que se extrae es prácticamente la misma. Sin embargo, cada una tiene un tono distinto y en El intercambio han apostado por el humor estridente.


La obra comienza con un matrimonio conformado por Eva y Jaime, en el que debaten si deben seguir adelante con el intercambio de parejas para celebrar sus veinte años de matrimonio. Por supuesto, siguen con el plan previsto, pero nada más poner un pie en el local, hay un ambiente enrarecido.

El intercambio no es más que una excusa para hablar de las crisis de pareja y de ese período de monotonía emocional en el que se busca recuperar la llama del pasado en otra parte. Aquí, para más inri, estamos ante un matrimonio de lo más conservador, cuyas relaciones sexuales son tan elocuentes como la oratoria de Mariano Rajoy. Es por ello, que para ellos será un choque doble, sobre todo para Jaime que no lleva muy bien el tema de que su pareja sea una veterana experta del bondage.




A juzgar por las sonoras risas de la señora que se sentó a mi izquierda, los gags de El intercambio son efectivos, aunque hay que ser honestos: el humor es digno de Esteso y Pajares. ¡Y ojo! No lo menciono como algo peyorativo, más bien como un revival de esas películas que reponen continuamente en Cine de Barrio en las que sus protagonistas son un reflejo de la clase media y los gags son directos y en su mayor parte, escatológicos. El hecho de que la gente se siga rienda con estas comedias no hace más que confirmarnos que la vieja fórmula sigue funcionando y que la sombra de Los bingueros es alargada.

A nivel personal, creo que dentro del género "comedia sin grandes pretensiones" podía haber ido más allá y ofrecer alguna reflexión de las relaciones de parejas como Dos más dos, donde también siguen una fórmula de comedia mil veces vista, pero con unos personajes con los que resultaba más fácil empatizar.




El intercambio es muy buena a la hora de ofrecer un ritmo constante de equívocos que nos llevan a una situación más surrealista a medida que pasa. Para mi gusto, el final era algo predecible, pero eso tampoco provoca que la obra se disfrute menos.

Lo que no se puede negar es que la obra tiene un montaje increíble y aprovecha de maravilla los recursos audiovisuales para llevar a cabo las transiciones. En cuanto a la interpretación, Gabino Diego y Teté Delgado, son muy creíbles en el papel de matrimonio de clase media hastiado. Rodrigo Poisón, Ignacio Nacho (también autor de la obra), Natalia Roig y Pablo Puyol, sacan toda su vena cómica, pero quizás hay ocasiones en las que parece un sketch de Matrimoniadas.




El intercambio gustará a todos aquellos amantes que sigan disfrutando con Cine de Barrio y quieran echarse una risas en modo automático. También quiero dejar claro que el 90% de la sala no paró de reír y la señora que había a mi lado no se quedó en el sitio de puro milagro.


----------------------------------------------------------------------------------------


El Intercambio

Teatro: Teatro Marquina
Dirección: Calle de Prim, 11
Fechas: hasta el 11 de febrero
Entradas: Desde 13,20€ por entradas.comAtrápalo.