Esto no es la casa de Bernarda Alba en los Teatros del Canal


Es sábado, un sábado en Madrid. Algunas personas acuden al Canal. Los novatos que han mirado sus entradas se preguntan por el nombre de la sala, verde… ¿por qué? Verde es el color de la esperanza, de la paz, del perfecto equilibrio de situarse en el medio del espectro. Pero también es verso lorquiano y, no lo olvidemos, representación de una emoción vilipendiada. Y lo cierto es que de ambas cosas (Lorca, y envidia), anda sobrada “la no casa” de Bernarda.


Carlota Ferrer firma la puesta en escena de un texto crítico plagado de visuales. Intercala danza y figuras tomadas del arte para interpelar al espectador más somnoliento. En ocasiones parece una imitación muy alejada del Tantztheater, y en otras encaja en el discurso formal de la representación. Momentos corporales bordados por (Guillermo Weickert), y mantenidos por la solvencia actoral de un equipo competente y entregado. Diego Garrido, ha ganado seguridad en las tablas desde Los nadadores nocturnos, y Adela tiembla con el texto en su discurso final.


Sin embargo, una obra con un planteamiento tan claro; un lugar en el que las mujeres han de ser sustituidas por hombres para poder ser escuchadas; se transforma en un globo pinchado con un monólogo final fuera de lugar (pese al buen hacer de Jaime Lorente). Los lugares comunes de una voz que rompe la potencia de un texto perfecto en sus límites restan credibilidad al conjunto, hacen de nuevo que un ego sobrevuele una obra… en algún punto ya no es Adela, es la directora la que habla, son sus experiencias, sus enfados, sus eslóganes.

Aun así la propuesta merece ser visitada, amantes del surrealismo disfrutarán el doble, aprovechen la gira, y disfruten.

--------------------------------------
Esto no es la casa de Bernarda Alba
Teatro: Teatros del Canal
Dirección: Calle de Cea Bermúdez, 1
Entradas: En gira

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM