Teatro: Nada que perder en La Cuarta Pared

2001,  comienzo a vivir en la contradicción.

La Cuarta Pared ha sido una constante para mi generación, y quizá para mi vida. Ya en los 90 suponía un contrapunto al medio. Junto a Ensayo 100 se configuró como un espacio de pensamiento y emoción que a ojos vista caló en el Madrid cultural, en sus visitantes, y en mi misma.


En 1999 estrenan la primera parte de la trilogía de la juventud: Las manos. Una construcción del abandono de los jóvenes de la aún poblada España rural. Como urbanita de catálogo asisto ojiplática a la representación de un micromundo desconocido.

En 2001 llega Imagina, una reconstrucción de los ideales setenteros, y es ahí donde la contradicción se hace una conmigo. La literatura ya había calado en mi vida, las irregularidades de la sociedad sembraban desde hacía años dudas en mi cabeza, pero Imagina fue la primera obra que me dejó sin aliento. La emoción me golpeó y el razonamiento tuvo que agachar las orejas. Desde entonces no puedo escuchar Imagine sin un nudo en el estómago.

24/7 cierra la trilogía en 2002, y yo, joven ya, trato de ver, que no es poco.


En 2013 programan en sus tablas La fiebre, espectáculo de donde tomo prestado el “vivir en la contradicción”. Un Israel Elejalde soberbio vuelve a arrancarme el corazón con una interpretación de un texto demasiado cercano.

2018, me insisten en que vea Nada que perder. Javier G. Yagüe en la dramaturgia me recuerda 1999 y digo que sí, seguramente sea una buena obra.

No me equivoco, tres actores ejecutan roles móviles. La historia arranca con fuego e interrogantes, un profesor de Filosofía, un hijo, una familia, dos familias, una jirafa, Baba, miseria, dolor, y España. La puesta en escena se presta a una ductilidad despreocupada que se encarga de dosificar el desencanto que llega a las gradas. Hay niños, y hay miedo. Hay sonrisas y viejos. Hay identidades asesinas. La Cuarta Pared no defrauda, asisto pasados los 30 a nuestro presente hecho drama y marco un punto más en nuestra historia, en mi historia.


Queda una semana, cuatro años en cartel. No parece buena idea perder la oportunidad de que un texto se te clave en las entrañas, pero si eres un cobarde, no me hagas caso.

------------------------------
Nada que temer
Teatro: Sala Cuarta Pared.
Dirección: Calle Ercilla, 17.
Fechas: 25, 26 y 27 de enero a las 21:00.
Entradas: Desde 11 euros en entradas.com y Cuarta Pared

No hay comentarios:

Publicar un comentario

BUTACA DE PRIMERA EN INSTAGRAM