martes, 5 de diciembre de 2017

Teatro: "¿Qué sabes tú de mis tristezas?" en el Teatro Lara

¿Sabéis esa sensación que produce la típica película indie que no aspira a nada, parte de un argumento hiper sencillo, pero sientes que has invertido bien tu tiempo? Pues con esta obra de teatro me sucede exactamente lo mismo. Sin grandes pretensiones, con una puesta en escena de lo más sencilla y con con una historia vista mil veces en la ficción, ¿Qué sabes tú de mis tristezas? consigue que no pase sin pena ni gloria por la honestidad de sus protagonistas.


Los que vayáis temiendo un montaje de lágrima fácil, tranquilos, porque la intención no es que gastéis una caja de pañuelos, sino adentrarnos en la vida de una familia rota. ¿Qué sabes tú de mis tristezas? trata del peor de los dramas familiares, de los que se callan durante años por el orgullo de las partes implicadas.



La historia se centra en los personajes de María José y Ana Belén, dos hermanas del pueblo manchego de Las Camachas, separadas desde hace años por motivos personales. Ambas van a reencontrarse porque una de ellas tiene algo importante que decirle a la otra. Este conflicto fraternal se ve agravado por una ausencia de figura paterna y una madre que no supo cómo educar a sus hijas. 

El texto es de la protagonista Ariadne Serrano, pero está inspirado en los textos de Roy Galán, el autor que triunfa en redes sociales por sus textos en los que comparte distintos aspectos de su vida muy personales. Una virtud de la dramaturgia es que avanza muy lentamente, sin grandes giros, pero con buena letra. No va buscando un final que rompa los esquemas, sino conocer la historia de dos mujeres a partir de momentos concretos de su vida.




Este tipo de obras son arriesgadas en el sentido de que juegan su única carta a los personajes y si estos no funcionan o no son capaces de sostener la atención, la historia se deshincha hasta que nos da igual lo que pase con ellos. Pero lo inteligente de ¿Qué sabes tú de mis tristezas? es que han construido dos mujeres muy distintas y, que a la vez, encajan muy bien entre ellas. Te crees perfectamente que compartieran techo a pesar de sus diferencias y reflejan muy bien sus traumas personales de la infancia, aunque de forma muy distinta.

Por una parte, Ana Rujas encarna a la hermana "fuerte", la que no le tiembla la boca al decir la verdad y (aparentemente) no le tiene miedo a nada. En contrapunto, Ariadne Serrano nos ofrece un personaje más tímido, frágil, con una aspiraciones más accesibles y que aspira a una vida sencilla. Son la noche y el día, pero cada una complementa a la otra. 




La obra tampoco renuncia al humor y a lo largo de una hora las hermanas nos cuentan hechos traumáticos de la infancia, pero lo hacen entre risas y chistes, lo cual es más doloroso aún, porque descubres que las heridas siguen abiertas. Un buen ejemplo es la frase con la que definen la frialdad de la madre: 

"Tú no lo sabes pero mamá es un robot que han fabricado los chinos que inventaron la Thermomix, por eso cocina tan bien, y a nosotros nos robaron de otra familia. Si no me crees prueba a hacerle llorar y en cuanto le caiga una lágrima, verás cómo se electrocuta". 

Al frente de la dirección, se encuentran Paula Amor y Matilde Gimeno, quienes consiguen que las actrices sean personas reales y que sus dramas no parezcan de Marte. Se nota que han focalizado mucho la parte emocional del texto y la expresión corporal, sobre todo en escenas clave como el momento "Hay una carta para ti", donde cada una borda su rol. Personalmente, no soy muy amante de las obras en las que rompen la cuarta pared y le dan más prioridad a la interacción con el público antes que a la propia historia, pero aquí lo hacen de una forma tan sutil que no llega a intervenir negativamente en el desarrollo dramático.




El final me dejó algo frío y quizás me hubiera gustado algo más verbalizado donde se expusieran mejor los sentimientos de cada una. No obstante, la obra es interesante y como buen teatro independiente, apuesta por las emociones cercanas y por personajes con los que puedes empatizar fácilmente, cosa que se echa en falta en obras más comerciales.


-------------------------------------------------------------------------------------

¿Qué sabes tú de mis tristezas?
Teatro Lara: calle Corredera Baja de San Pablo, 15 (Sala Lola Membrives)
Fechas: 7 de diciembre a las 19:15 horas y 14 de diciembre a las 20:15 horas
Entradas: desde 12€ por Atrápalo

Travel

Follow Us