viernes, 27 de octubre de 2017

Teatro: "Peer Gynt, el gran monarca" en el Teatro Infanta Isabel


El viaje que nos presenta este montaje es uno de los más deseados por el ser humano desde los inicios de la Humanidad, una búsqueda a través de los mundos más diversos en la búsqueda de la omnipotencia, en la curiosidad que embriaga al hombre en su continua búsqueda de los misterios y del sentido de la vida. Esta búsqueda es la que ha guiado a los hombres a lo largo de las distintas épocas, en el intrépido propósito por descubrir lo que nos depara la vida, intentando poder controlar el destino y el devenir de nuestras vidas.






Para este viaje a través de parajes inhóspitos, de fiordos, bosques y pueblos misteriosos, el maestro de actores Jorge Eines (que ha dirigido más de 40 espectáculos en distintos países) y su compañía Tejido Abierto Teatro han adaptado texto del dramaturgo noruego Henrik Ibsen ("Casa de muñecas", "Un enemigo del pueblo" o "Hedda Gabler"), para crear un delicioso cuento lleno de locuras, con un punto de esperpento que lo hace más idílico. La compañía, creada en 2007, ha estrenado bajo la dirección de Jorge Eines los espectáculos "Tejido abierto-Tejido Beckett", "Ricardo III"de Shakespeare y "Bodas de Sangre" de Lorca.



En esta ocasión son ocho los intrépidos actores que se ponen en manos de Eines para recrear este alocado viaje en busca del amor y la verdad sobre el sentido de la vida. Juan Díaz es el encargado de dar vida a Peer Gynt y como tal se convierte en el hilo conductor de la obra, en la que se encontrará con personajes de lo más variopinto. A su lado, Carmen Vals (que al igual que Díaz, entran en escena como empleados del teatro, en un divertido juego entre la escena y el patio de butacas) interpreta a la madre de Gynt, una sufridora que debe apaciguar las ansias de su hijo

El resto del elenco lo completan Agustín López (creador de las piezas musicales, las cuales interpreta en directo) en el papel de presentador o maestro de ceremonias, Daniel Méndez, Danai Querol, Carlos Enri (acompaña tocando la batería además de actuando), Beatriz Melgares y Belén Lázaro, cada uno de ellos desdoblándose en cuatro personajes a lo largo de la obra, para llegar a interpretar a más de una veintena de estrambóticos personajes. 



La obra, escrita a mediados del siglo XIX, fue originariamente un drama escrito para su lectura, no para su interpretación sobre las tablas de un teatro. La complejidad para los cambios de escena, así como los lugares tan particulares que en él aparecían, hacían de la obra un proyecto muy difícil de llevar a cabo. La música de Edvard Grieg hizo de hilo conductor entre las distintas escenas, convirtiéndose en el montaje final en un personaje más de lo obra, dada la importancia que adquiere a lo largo de la misma (es considerada la primera banda sonora de la Historia). La música marcó un antes y un después a la hora de poder montar la obra, ya que la dotó de gran fluidez, como ocurre con la versión que nos ocupa. La música se convierte en un elemento más del montaje, un actor que nos transporta más allá de lo que podemos ver en escena.


"Acaso les agradará saber que Peer Gynt existió realmente, su nombre sigue siendo muy conocido para los que habitan las mejores fantasías de la escena. De sus hazañas no se sabe casi nada pero todo es posible de ser inventado si de Peer Gynt se trata". Así hablaba de su propio texto Henrik Ibsen cuando se lo mandó a su editor. Una declaración de intenciones de lo que para él era este personaje. La historia concebida como una fantasmagoría deliciosa, una especie de cuento de hadas y duendes en el que nuestro protagonista deambula por parajes de fábula. Peer Gynt es un personaje paradójico, apasionado y soñador, divertido y aventurero. Un personaje tan inverosímil como humano.



La historia nos habla de un viaje hacia la omnipotencia, de las ganas irrefrenables del ser humano por la inmortalidad de los Dioses, por acercarse a ellos para buscar una explicación al sentido de la vida. La continua búsqueda de nuestro personaje empieza en el patio de butacas del teatro y viaja a los fiordos noruegos, a bosques encantados a lugares donde buscará las respuestas a las preguntas esenciales, mientras se cruzan por su camino todo tipo de personajes metamorfoseados en monstruos, héroes y villanos. El hombre vuelve a ser un niño al encontrarse en su viaje con una mujer vestida de verde, un duende que es heredero de un rey o un reno que vuela, los sueños de un adulto que vuelve a la infancia en la búsqueda de respuestas.



Nuestro intrépido protagonista, un aldeano adolescente con ansias de poder que ansía ser rico e influyente, deja su placentera vida junto a su madre para enrolarse en una aventura que le traerá muchos amoríos y varios problemas, en su ansiada búsqueda del poder. Peer Gynt se enamora de Solveig (Belén Lázaro) que en un primer momento parece que le rechaza. Pero sin perder un instante, nuestro aventurero se fuga con Ingrid (Beatriz Melgares), la prometida de su amigo, a las montañas. En su continua búsqueda del poder, abandona a Ingrid para seguir su camino. Pronto conoce a la hija del Rey de las montañas de Dovre (Danai Querol), la cual le promete riquezas para seducirle. Una vez en palacio, el Rey Duende le obliga a casarse con su hija y dejar su condición de ser humano, si no quiere ser devorado por los trolls. Para más desgracia se le prohíbe salir de palacio.



Durante esta búsqueda del poder y del amor, Peer Gynt se encuentra con situaciones que le hacen valorar su vida y lo que está buscando. A lo largo de la obra vemos como el personaje se va moderando, y lo que es un alocado soñador al principio se va convirtiendo en un luchador por aquello que ve injusto. Vemos "madurar" a nuestro protagonista mientras la vida le va castigando por su inconsciencia. Al final del montaje vemos como se trata de una historia de desgracias y alegrías, una aventura fantástica que nos muestra las andanzas de Peer Gynt hasta completar su "ciclo vital"



El montaje nos atrae desde el primer momento por su belleza. Los personajes se mueven por la escena con una delicadeza que parece que están levitando. El ingenio para recrear estos lugares tan inhospitos hace que la obra gane a cada instante, con momentos que parecen lienzos del Bosco. El ambiente de cuento de hadas es, sin lugar a dudas, uno de los mayores aciertos de la obra, convirtiendo elementos escénicos como un velo o una carretilla, en auténticos personajes de la historia. Todo lo que forma parte de la escena (decorado, luces, música...) está tratado con gran delicadeza, casi de una forma artesanal, buscando que cada uno de los elementos tenga un significado.



Entre tanta escena de tanta belleza hay momentos que la historia pasa desapercibida, centrándonos en todo lo que pasa en escena, cuando todos los actores al unísono crean escenas asombrosas, entre fantásticas y surrealistas. Pero una vez "metidos" en el ambiente somos capaces de llegar al fondo de la historia, empaparnos de la belleza estética de la propuesta sin olvidar la historia que están contando. Las secuencias de las escenas se intercalan con momentos musicales que hacen que todo fluya como en una película del mismísimo Tim Burton.





El montaje nos deja impresionados, por la cantidad de personajes distintos que vemos desfilar por la escena y por la elegancia con la que se desarrolla todo. Hay momentos de caos, aunque siempre medidos y necesarios para el devenir de la historia. Las escenas nos hacen meternos en un mundo en el que el espectador también vivirá experiencias fantásticas, al descubrir mundos y personajes de lo más peculiares.
La historia, vista en su conjunto y después de dejarla "macerar", nos transmite la lucha de un hombre contra si mismo, contra sus miedos, contra sus ambiciones, contra sus sueños. Es la bonita metáfora de la lucha del ser humano contra el poder y la codicia, o más bien el rechazo a ambas al vernos una vez abducidos por ellos. Una interesante reflexión sobre todo lo que se puede perder para poder conseguir el poder.
---------------------------------------------------------------------------------


Peer Gynt, el gran monarca
Teatro: Teatro Infanta Isabel
Dirección: Calle Barquillo 24
Fechas:  Domingo a las 13:00.
Entradas: Desde 12€ en gruposmedia, ticketea, atrapalo. Hasta el 26 de Noviembre.