martes, 3 de octubre de 2017

La vuelta al mundo en 80 días. Teatro Muñoz Seca

Julio Verne es un grande en el mundo de la novela de ciencia ficción, quizás el más grande de todos los tiempos para algunos y, sin duda, pionero en un género que cuenta con cada vez más adeptos. Sus novelas siempre han estado muy presentes en el mundo del cine, de la televisión, de los cómics, etc. y es que su imaginación desbordante y por qué no decirlo, futurista, se han convertido, durante más de un siglo en fuente de inspiración para muchos. Sin embargo, si Julio Verne pudiese levantarse de su tumba e ir a disfrutar de la hilarante versión de la que quizás sea su obra más famosa, La vuelta al mundo en 80 días que estos días se puede ver en el Teatro Muñoz Seca a cargo de la compañía sevillana Excentric, de seguro se desternillaría de la risa con las aventuras protagonizadas por Phileas Fogg y sus acompañantes.



Muchos conocemos esta singular historia por la versión de dibujos animados que se podía ver en televisión en los años 80, pero si acuden a las butacas del Muñoz Seca pensando en este tipo de formato y en que se encontrarán con una obra infantil del cuento de Verne, de seguro acabarán sorprendidos con el espectáculo.

Incluso antes de que el público entre en la sala, ya se percibe que lo que se va a ver no es un espectáculo al uso, puesto que al inicio, los actores, ya rompen con la cuarta pared dirigiéndose a los espectadores en la piel de algunos de los personajes que encarnan durante la aventura para hacerles entrar en la trama y provocar el interés que se hará perceptible durante toda la obra.


Y es que esta fabulosa adaptación del libro a cargo de Sebastien Azzopardi y Sacha Danino que se estrenó en París hace más de 10 años y que ya ha sido vista por más de 1.000.000 de espectadores llega ahora al Muñoz Seca de Madrid y está enfocada a todo tipo de público, aunque recomendada para mayores de 12 años, puesto que compagina tanto bromas y momentos para los más pequeños, como chascarrillos y chanzas que sólo entenderán los adultos gracias a la adaptación al castellano de Laura Olivé.

Bajo la dirección artística de Jorge Muñoz y con un ritmo frenético que incluye cambios de  personajes continuos de todos los actores y un decorado minimalista, en poco más de 90 minutos los espectadores serán testigos de un viaje que se desarrolla a lo largo de un poco menos de 90 días durante los cuales, los personajes se trasladarán a los distintos enclaves en los que se desenvuelve la aventura viajando desde el Londres del siglo XIX pasando por varias ciudades de Europa hasta llegar a Suez, Bombay, Calcula, Hong Kong, Yokohama y pasando por el continente americano hasta la vuelta en barco a las islas británicas.


Phileas Fogg, protagonista de la historia e interpretado por Juan Anillo, es el personaje más serio y comedido alrededor del cual girará el espectáculo de este singular viaje. La trama gira en torno a su apuesta, con un colega de un prestigioso club social londinense, de dar la vuelta al mundo en exactamente 80 días, toda una proeza para la época. Además, un robo en el banco de Inglaterra del que se acusa a Fogg se entrelazará con la trama principal.
Es el personaje con el rol más serio y lineal que, sin embargo, sorprenderá al público cuando no pueda controlar la contención y rectitud de la que hace gala en todo momento y rompa con la formalidad para realizar escenas que rozan lo esperpéntico, recurso también utilizado por el actor para la interpretación de algún otro papel.


José Carrillo, al que pudimos ver hace poco en la obra Pudor dando vida a múltiples personajes, pondrá forma y voz al personaje de Picaporte. Recién aterrizado en Inglaterra y en búsqueda de un trabajo tranquilo y alejado del papel de buscavidas que tenía en su país natal, encuentra su primer trabajo como criado del señor Fogg y a las primeras de cambio ¡zas! a dar la vuelta al mundo. Picaporte se verá envuelto desde el principio en una serie de desternillantes situaciones que provocarán en el espectador, ante todo risas y buen humor. Éste intentará buscar cualquier excusa durante el viaje para poder disfrutar, conocer sitios y costumbres, mientras que su señor tiene un objetivo claro e improvisar no está dentro de sus planes.
Entre un criado que se caracteriza por su desparpajo, su vaguería y su guasa a la española,  y un amo londinense educado y formal al más puro estilo de un gentleman inglés ¿Qué situaciones no se producirán en un viaje tan largo? 


Dani Llull, especialista en improvisación teatral, comedia gestual y commedia dell’Arte da vida al Inspector Fix que perseguirá al Sr. Fogg por todo el mundo en un intento de atraparlo para llevarlo de nuevo preso a territorio londinense acusado del robo del banco de Inglaterra. Sin embargo sus intentos de arresto se van frustrando por tierra y mar, lo cual va convirtiendo al personaje en alguien cada vez más irritado y con más dificultad para seguir enmascarando su verdadera identidad. Al igual que el resto del elenco, Llull encarnará una amplia variedad de personajes muy alejados de la personalidad del inspector.


La princesa Audá, alejada por completo del comportamiento tímido y educado del personaje de dibujos de los que se hablaba antes, nos muestra uno de las personalidades más excéntricas de la pieza. Una princesa que ya de primeras aparece bajo los efectos de ciertos estupefacientes orientales y alejada por completo de la realidad y que permanecerá al lado de su salvador al que tratará de seducir a lo largo de toda la obra. Silvia Rey, que ha participado en múltiples series de televisión y en varios proyectos cinematográficos y a la que pudimos ver recientemente en la versión de Las Grotesqués de Mucho Ruido y Pocas Nueces, da vida a este personaje alternándolo con otros personajes secundarios en la vertiginosa historia.


Por último, Marcelo Casas, que es uno de los productores, interpreta el papel de… bueno, Marcelo Casas interpreta el resto de los 39 personajes que dan vida a esta historia, siendo el principal de ellos el Cónsul, o… los cónsules que el señor Fogg irá encontrando a lo largo del camino y de los que necesitará para sellar su pasaporte como prueba de que el reto se lleva a cabo. Un actor polifacético en la obra como el que más, que da vida a personajes con rasgos de distintas nacionalidades (egipcio, chino, indú, americano) y de distintos sexo, toda una locura que hará que el espectador se mee de la risa.


Aunque la obra no es un musical, en ocasiones, los actores se arrancan a cantar sorprendiendo al espectador por el desparpajo, la energía y el entusiasmo mostrados. Incluso nos deleitan con alguna que otra coreografía que hará las delicias de todos los espectadores, desde los más pequeños hasta los adultos.

El ritmo trepidante y frenético en el que se desarrolla la historia, de lo que también hace uso el elenco para proporcionar más comicidad, aún si cabe, al espectáculo atrapa al espectador de principio a fin. Una terapia perfecta para cualquier espectador de cualquier edad que quiera pasar un buen rato.





 ------------------------------------ 

La vuelta al mundo en 80 días
Teatro: Muñoz Seca
Dirección: Plaza del Carmen 1
Fechas: Miércoles y jueves a las 20:00, viernes a las 19:00, sábados a las 18:00 y domingos a las 17:00

Entradas: Desde 8,3 € en Teatro Muñoz SecaAtrapalo, Entradas.com. Hasta el 29 de Octubre.



Travel

Follow Us