domingo, 29 de octubre de 2017

Danza: Del infierno al paraíso en Los Teatros del Canal.

Dijo Eco que la Comedia es una suerte de viaje 3.0 por los entresijos de Dios. Pellisari parece compartir su opinión y hace visual el poema dantesco. Para ello, el creador del artefacto que sustenta el movimiento, utiliza música, luces y danza en un devenir de imágenes caleidoscópicas.


Dice Emilio que es un libro del barroco en el que se hunden las raíces de la levedad de su espectáculo. Quizá todo esté escrito, pero parece que no todo visto. En la representación de la compañía, la gravedad brilla por su ausencia y el ilusionismo lleva la batuta.

La danza como lenguaje es árida, y disfrutarla requiere de un bagaje previo. Pero señorxs, no se sorprendan, que la vida está llena de ejemplos artísticos y "mundanos" (el sexo es uno de ellos). Y así, cuerpos en movimiento sin voz hilando  el eje aparecen ante los espectadores en un espejismo que trasciende la emoción. La abstracción del físico hecho palabra depende del ojo del público. Y en mi retina aún vive ese Place/Stalle de Ana Laguna y Baryshnikov; la delicadeza de una ejecución sin virtuosismo que se llena de vectores que acarician y enroscan a aquellos que los miran. La perfección de Mats Ek como coreógrafo está fuera de toda duda, así que si quieren experimentar lo que describo ahí arriba, les emplazo a visitar los teatros de Canal en estos días como maravillosa oportunidad de dar los primeros pasos hacia ese nuevo mundo. ¿Por qué?


Porque magia y acrobacia son la base de una representación que recuerda a Momix en su propuesta. Pendleton, quien revolucionó el panorama de los 90 con espectáculos de alta mercadotecnia y técnica implacable logró acercar el arte minoritario que nos ocupa a familias enteras. El bailarín sumaba elementos y su cuerpo se musculaba al ejercitarlo en distintos ángulos. En definitiva, la fragilidad del clásico daba paso a un vocabulario corporal más amplio. La investigación lumínica de Moses ha sido heredada por distintos creadores, y su curiosidad también. Y este es el caso de Del infierno al paraíso, una maravilla misteriosa, donde los bailarines vuelan. 


Así pues, arañen entradas señorxs. Encontrarán guiños a Escher y a Kandinsky (puntos y líneas incluidas) de la mano de Virgilio y Beatrice. No suena mal, ¿verdad?

------------------------------------------------------------------------------------------
Del infierno al paraíso
Teatro: Teatros del Canal.
Dirección: C/ Cea Bermúdez, 1.
Fechas:  Del 25 al 28 de noviembre.
Entradas: Desde 12€ en teatrosdelcanal