lunes, 18 de septiembre de 2017

Teatro: "Otra noche perfecta" en Sala Montacargas


La noche suele asociarse con personajes ambiguos, seres que se ocultan en la oscuridad para no mostrar su verdadera cara. Este conjunto de historias nos habla de este tipo de personas, a las que los miedos, las angustias, o simplemente su forma de vivir, se sienten más a gusto con la puesta del sol. La preciosa sala Montacargas es el escenario donde veremos desfilar a esta pandilla de borrachos, locos, desesperados... animales nocturnos que se desenvuelven cuando la ciudad duerme. Esta sala ha sido un verdadero descubrimiento, con una preciosa fachada que nos hace presagiar que algo distinto va a ocurrir cuando atravesemos la puerta (fue una fábrica de caramelos).





Tras un verano en el que han sido protagonistas de la cartelera madrileña, Ramón Paso y la compañía Paso Azorín vuelven a sorprendernos con una nueva selección de pequeñas historias, en las que aparecen personajes de lo más peculiares. Paso vuelve a escribir y dirigir las andanzas de este grupo de grandiosas actrices, a las que esta vez acompañan en escena Guillermo López-Acosta y Vicent Soler, aunque el peso de las escenas siga recayendo sobre las chicas en la mayoría de las historias.



Con un formato similar al de "El síndrome de los agujeros negros", la obra se convierte en una secuencia de pequeños sketchs sin aparente conexión entre ellos, salvo la peculiaridad de los personajes que en ellas habitan. Alejada del tono lúgubre y dramático de su obra anterior, salpica las escenas con un humor ácido y corrosivo muy del estilo de su gran éxito "La ramera de Babilonia" (la cual podemos disfrutar todos los lunes en el Off del Lara).

En palabras del propio director "la obra se ríe de las cosas serias de las que no hay que reírse, del suicidio, del amor, de la redención, de la muerte, de los asesinatos descuidados...Una tragicomedia sobre esas pequeñas transgresiones que alguien se podría atrever a cometer, por la noche, cuando nadie le ve. Es en definitiva, una mirada intencionadamente sincera al ser humano"



En esta ocasión, Paso nos muestra un crisol de personajes muy reconocible, personas que por sus diversos problemas (laborales, familiares, sentimentales, amorosos) sufren de insomnio y cohabitan la noche. Un puñado de seres marginales perseguidos por sus miedos y sus fobias, pero todo ello tratado con un humor gamberro que convierte las escenas en momentos tragicómicos (cómico en el tratamiento del problema pero muy dramático lo que se está contando). El autor se convierte en narrador de la noche, en el sereno que espía en cada esquina lo que sucede en los lugares más inhóspitos de la ciudad. para descubrirnos a lobos solitarios, que en la mayoría de los casos sólo necesitan un poco de cariño.



Estos peculiares personajes que transitan por la noche son interpretados por Ana Azorín, Inés Kerzan, Ángela Peirat y Elisa Pelayo, a las que en esta ocasión acompañan, como ya hemos dicho, Guillermo López-Acosta y Vicent Soler.  Como en anteriores ocasiones, los papeles más alocados y divertidos corren a cargo de Pelayo y Peirat, mientras Azorín y Kerzan mantienen un tono de sobriedad en todo lo que hacen. La marcada vis cómica de las jóvenes actrices (de sobra conocido de otros montajes), se complementan en esta ocasión con papeles más dramáticos y menos estridentes, en los que dan también un gran nivel.

Aunque las escenas no tienen un hilo conductor que las una, existen ciertos elementos que se repiten en mayor o menor medida en todas las escenas. Una situación inicial marcada por la comedia que poco a poco se va recrudeciendo, para acabar en auténticos dramas. Los personajes van despojándose de sus caretas (o escudos protectores) para terminar totalmente expuestos. La soledad y las inseguridades atenazan a los protagonistas, sobre volando todas las situaciones.




La obra comienza con la entrada de tres amigas borrachas (Azorín, Kerzan y Peirat) en la sala de un tanatorio para resguardarse de la lluvia. La situación se complica cuando descubren que el muerto (al que nadie vela) es un antiguo profesor que les dio clase en el insituto. La oscura historia que se va descubriendo conforme las chicas recuerdan al profesor, dejará muy tocada a una de ellas.
Tras este primer "viaje a las cavernas" de la noche, la historia nos traslada a un vagón de un metro en el que una espléndida Elisa Pelayo interpreta a una joven deseosa de amor, que se queda encerrada junto a un hombre divorciado (Guillermo López- Acosta) lleno de dudas sobre sí mismo. Este encuentro mostrará los miedos y los deseos de ambos personajes, en una interpretación soberbia de Pelayo en su papel de seductora Lolita.



Tras este inicio en el que nos movemos de la comedia al drama en cuestión de segundos la siguiente escena nos traslada a un cementerio al que una chica borracha (potente interpretación de Peirat) lleva a dos amigos (Ana Azorín y Vicent Soler) porque siente la necesidad de mear sobre la tumba de su hermana. Una escena cargada de tensión, suavizada por la divertida interpretación de Soler, el amigo miedoso que no entiende que hacen allí. 
Tras esta escena y cuando ya tenemos claro que en esta propuesta puede pasar de todo, las escenas se endurecen aún más, olvidando por momentos la parte cómica. Las siguientes escenas, de marcado tono dramático, son de las más potentes de la obra.


La primera nos plantea a una pareja de hermanos (Ana Azorín y Guillermo López- Acosta) que tras años de cuidar a su padre enfermo se plantean el matarlo, ya que no hay posibilidad de que mejore y les da "mucho trabajo". La escena, ya de por si muy intensa, va ganando en dramatismo cuando los dos hermanos comienzan a recriminarse todo lo que han hecho mal durante toda su vida. Dos personajes muy bien tratados, con los miedos y las angustias a flor de piel

Pero si esta escena nos ha parecido angustiosa, la siguiente nos pone los pelos de punta. Una mujer alcohólica (espectacular interpretación de Inés Kerzan) vive atormentada por el recuerdo de su hija a la que mató en un accidente de coche. La hija, maravillosa Elisa Pelayo a mitad de camino entre campanilla y el gato de Cheshire, se le aparece para hacerle ver que debe pasar página, lo que angustia aún más a la mujer. La más angustiosa y desgarradora de todas las escenas, pero también la más brillante y conmovedora.




Para terminar y después del nudo en el estómago que nos dejan estas dos historias, el tono se relaja para acabar con dos divertidos sketchs sobre situaciones algo embarazosas que vienen cargadas de humor de principio a fin. En la primera una joven (Ana Azorín desatada, sorprendiendo por su retranca y su vis cómica, más comedida en otros momentos) es perseguida por un guardia de seguridad (Guillermo López- Acosta) por robar una chocolatina, pero lo que comienza como una pelea contra la autoridad se va suavizando a medida que ambos se van despojando de sus miedos y sus manías.

Para el final nos han reservado la que para mi es la escena cómica más divertida de todas las que componen la obra, sin ataduras dramáticas de ningún tipo y con las actrices dándolo todo. Inés Kerzan y Elisa Pelayo comparten piso y reciben una peculiar visita (Ángela Peirat inconmensurable) que hace saltar por los aires toda la tranquilidad de su casa y saca a relucir todos los trapos sucios que ambas se ocultaban. Una divertida historia sin dobleces para acabar la noche de la mejor manera.



En global la obra funciona muy bien, aunque alguna de las historias es más floja. La mezcla entre las escenas dramáticas y las cómicas está muy bien estructurada, intercalando momentos realmente lúgubres con alocadas escenas de risa continua. Muy en la línea de Ramón Paso y Paso Azorín Teatro, las historias nos llevan a lugares que parecen comunes pero que nunca hemos frecuentado. La potencia de las actrices a la hora de salir a escena hace el resto. Una buena obra cargada de momentos brillantes que nos hace esperar que algunos de los personajes tengan continuidad en futuras historias (la lolita de Elisa Pelayo, la madre a la que se le aparece la hija o la ladrona de chocolatinas...).


---------------------------------------------------------------------------


Otra noche perfecta
Teatro: Sala Montacargas
Dirección: Calle de Antillón 19
Fechas: Jueves a las 20:30
Entradas: Desde 10€ en taquilla.comteatroelmontacargasatrapalo


Travel

Follow Us