jueves, 14 de septiembre de 2017

Teatro: "Oleanna" en Teatro Bellas Artes


Es bien sabido que ante un mismo hecho podemos tener varias interpretaciones distintas, posicionarnos en un "bando" o en otro, dependiendo del punto de vista con el que se nos expongan las cosas siempre tendremos versiones distintas (y en muchos casos contradictorias) de la misma historia. Esta dualidad a la hora de juzgar un hecho será el juego al que nos someterá el autor en esta sobresaliente obra, no sin previamente hacernos sentir, cuanto menos, incómodos ante lo que estamos presenciando, en una situación que no por habitual, no deja de sorprendernos.




En esta impactante y polémica obra, el dramaturgo estadounidense David Mamet (autor de obras tan sublimes como "Glengarry Glen Ross", "Noviembre" o "Raza", y de películas como "El cartero siempre llama dos veces", "Veredicto final" o "Los intocables de Elliot Ness") , nos trae la historia de una estudiante universitaria que acude al despacho de su profesor con el objetivo de solicitar una revisión de una asignatura, planteándole todo tipo de dudas sobre el temario, su forma de impartir la asignatura y en general de toda su metodología de trabajo, poniendo en duda su nota más por demérito del profesor que de la alumna.




Dan vida a semejante trama dos contrastados actores, como son Fernando Guillén Cuervo y Natalia Sánchez, realizando ambos una magnífica actuación con una potente carga dramática, logrando mantener al espectador tan pensativo como inquieto en su butaca. Él lleva más de treinta años compaginando sus trabajos en cine ("Airbag", "Boca a boca", "Balada triste de trompeta"...),  y televisión ("El ministerio del tiempo", "Isabel", "Los misterios de Laura"...) con sus apariciones en teatro, entre las que destacan "El diario de Adán y Eva", "Wilt" o "La gata sobre el tejado de zinc". Por su parte Natalia Sánchez saltó a la fama siendo una niña con su papel en "Los Serrano" y desde entonces no ha parado de trabajar, destacando sus trabajos teatrales en "Amantes", "Ninette y un señor de Murcia" o "La pechuga de la sardina" , cinematográficos ("Hipnos", "El año de la plaga") y televisivos ("Amar en tiempos revueltos").



Impecable dirección de Luis Luque, uno de los directores más en forma de la escena actual, autor de obras como "El pequeño poni", "La cantante calva", "El señor Ye ama los dragones" o "Escuela de la desobediencia" , y que esta temporada estrenará " Dentro de la Tierra"y "Lulú". Siempre rodeado de actores de gran talento, Luque consigue sacar lo mejor de ellos, con personajes muy bien definidos y con caracteres muy bien modelados. Experto en temas polémicos, este caso desengrana con éxito el polémico y nada sencillo texto de David Mamet.





Esta historia de abusos está tratada desde un prisma muy novedoso. Sobre este polémico acontecimiento se empieza a construir una obra tensa, desconcertante e incómoda por momentos, en la que no sabemos si ante nuestros ojos están sucediendo los hechos que podrían parecer que están sucediendo, o que simplemente nos estamos imaginando algo más allá delo que realmente estamos viendo. Un juego de sensaciones que nos crea incertidumbre a lo largo de la obra, haciendo cambiar nuestra opinión varias veces a lo largo de cada escena.




Hablamos de gestos machistas, aceptados o, más bien, normalizados por nuestra sociedad. Hablamos de luchas de poder entre el género masculino y el femenino, con momentos en los que un hombre se siente "superior" a una mujer y no tiene el menor reparo en demostrarlo, pero también con momentos en el que una mujer acorrala a un hombre valiéndose de todas las que sabe que tiene a su disposición. Cada uno carga con sus armas para poder llevar a buen puerto sus propósitos, uno con estereotipos aceptados y otra utilizando esos mismos tópicos para atacar a su profesor.




Cuando la trama va rozando el desenlace, tras ser testigos excepcionales de esa lucha de poder, dos pensamientos se revolverán en nuestra mente. El primero lo podemos tener más o menos claro: estamos presentando una injusticia. El segundo no quedará tan fácilmente resuelto: ¿Quién es el culpable de lo que está ocurriendo? No parece estar muy claro quien es "el bueno" y "el malo" en esta obra, lo que nos pone en una situación en la que debemos tomar partido ante una historia bastante ambigua. No hay vencedores, solo derrotados por las cosas que nos quedan aún por avanzar en determinados aspectos.



La polémica sobrevuela la pieza desde el primer momento, pero al revés de como suele ocurrir, las dudas nos persiguen mucho más al salir de la obra, dejando heridas abiertas que debemos ver por donde deberían cerrarse. El tono de la historia se va endureciendo poco a poco, y lo que al principio nos resultan comportamientos habituales, al final vemos que pueden ser motivo de denuncia. Lo más sorprendente es que muchos de estos gestos siguen siendo habituales en la sociedad actual, cargada de machismos "normalizados" que aún no hemos conseguido superar.



Lo que aquí se cuenta no necesita de edulcorantes, más bien todo lo contrario, por lo que la elección  de una escenografía sencilla y sobria es uno de los grandes aciertos del montaje. El decorado diseñado por Mónica Boromello nos sitúa en un peculiar despacho, que por la forma y la distribución del espacio nos recuerda a un tatami japonés (con saludo japonés de los actores incluido al inicio), sencilla pero muy efectista. La idea del tatami como elemento de lucha impacta desde el primer momento, pero lo más original ocurre según va avanzando la obra. La mesa del profesor avanza en cada escena para poco a poco ir acorralando a la chica, una metáfora de los lugares oscuros que transita una persona acosada.



En resumen, la obra es una intensa revisión de todos los tópicos que damos por normales y que no lo son tanto, de todos esos "piropos" y tonteos tan frecuentes en el ámbito laboral y lectivo, que no son otra cosa que abusos de poder. Es muy interesante abordar un tema tan espinoso de la manera que lo hace Mamet, comenzando con una situación de lo más normal, incluso cordial, para ir mostrando como no todo lo que nos parece normal está bien. 
Debemos recomendar la obra para abrir una reflexión acerca de la diferencia de clases, la lucha de poder, el machismo y el acoso sexual. Y una pregunta que quedará en el aire...¿VERDAD O MENTIRA?

----------------------------------------------------------------------------------------------
Oleanna
Teatro: Bellas Artes
Dirección: Calle Marqués de Casa Riera 2
Fechas: Miércoles, Jueves y Viernes a las 20:30, Sábado a las 19:00 y 21:30, Domingo 19:00
Entradas: Desde 15€ en entradas.comatrapalo. Hasta el 15 de Octubre