jueves, 14 de septiembre de 2017

Teatro: "El florido pensil niñas" en el Teatro Marquina


El teatro Marquina se convierte durante unos meses y hasta el 3 de Diciembre en un colegio femenino en el que se impartirá una metodología un tanto especial a todos sus espectadores. En un entretenido viaje en el tiempo, retrocedemos a los duros años posteriores a la guerra civil para contemplar, a modo de ácida comedia, las atrocidades que se hacían en esa época, y las formas tan "peculiares" con las que se educaba a las jóvenes españolas.





De la mano de la compañía vasca Tanttaka Teatro y bajo la adaptación de Koke Díaz, "El Florido Pensil. Niñas", con una magistral dirección a cargo de Fernando Bernués y Mireia Gabilondo, nos adentra en la educación de los años de la postguerra civil española con una versión muy especial de la novela "El florido pensil" del genial Andrés Sopeña Molsalve, que pone especial protagonismo, en esta ocasión, en la educación femenina de los primeros duros años del régimen franquista que siguieron a la guerra. Una comedia instructiva e ilustradora de los duros comportamientos y rígidas metodologías de una época de oscurantismo, donde el papel de la mujer en la sociedad se limitaba a ser buena esposa, sumisa, complaciente y sin capacidad (ni necesidad) de plantearse mayores retos, y donde la educación tenía una importancia fundamental a la hora de mantener la rigidez del sistema y de la condición femenina.





La compañía Tanttaka Teatro ya trasladó al teatro el texto de Andrés Sopeña en los años noventa, en una versión en la que los protagonistas eran niños, y la versión femenina ya estuvo de gira, con diferentes elencos, por teatros de toda España, con un aclamado éxito de la crítica y ya entonces dirigidos por la dupla Bernués-Gabilondo. La versión vuelve ahora con un nuevo elenco, lleno de caras conocidas, a cargo de Nuria González, Chiqui Fernández, Esperanza Elipe, África Gozalbes y Mariola Fuentes.
Kike Díaz de Rada tiene un papel fundamental en la versión recreada. El magnífico guionista y escritor ha trabajado en numerosas series de televisión como "Hospital central" o "Aquí no hay quien viva", y en diversos proyectos de cine y teatro




La obra, a través de situaciones cómicas protagonizadas por cinco niñas, tanto en el colegio, con toda una serie de profesores estereotipados de la época, como en sus respectivos hogares, con familiares con distinto tipo de pensamiento político y social, hace mofa de la escuela franquista donde el método educativo se basaba en el aprendizaje de memoria, sin reparar en el pensamiento racional, de unos textos siempre manipulados y orientados a ensalzar las bondades de un régimen totalitario y fascista, apoyados por una moral católica, apostólica y romana, y encuadrado siempre en la propaganda nacional, la persecución de las libertades de pensamiento político y el castigo físico, siempre presente.



Se trata de un constante juego con el espectador, en el que se alternan los escenarios de la escuela y la familia, donde se llevan a cabo las cómicas situaciones de época con momentos de ruptura de la cuarta pared en el que las protagonistas, las niñas ya mayores, analizan y hacen una crítica, siempre desde un punto de vista distendido y con la comedia por bandera, sus propios comportamientos infantiles en las aulas así como el del resto de personajes que se suceden por las distintas escenas enclavadas en aquellos años.


La obra la conforman un conjunto de escenas que, al alternarse entre el colegio, las casas familiares y otros ambientes, dotan de frescura y ritmo a la historia que se cuenta, tomando los pupitres un papel protagonista en la escenografía, pues recrean los distintos ambientes y dotarán a la escuela, bajo la atenta mirada de la pizarra coronada por retratos de Franco y Primo de Rivera, de un ritmo ligero y de constante atracción hacia el público, tanto el más joven, que descubre en esta historia la dureza de la época sin dejar de soltar alguna que otra carcajada, como los más maduros que conocieron en sus propias carnes y sufrieron el sistema y que tampoco abandonarán la sonrisa ante estas trágico-cómicas situaciones que sin duda no habrán borrado de su mente.




Una banda sonora que a todos nos resulta muy familiar y de una España muy cercana y castiza alterna las distintas escenas, todas ellas con tintes de humor y llegando al espectador por el desparpajo y la naturalidad de sus protagonistas, unas niñas magistralmente interpretadas por un elenco sublime en el que las actrices interpretan no sólo el papel de las cinco alumnas, sino de los diversos profesores, familiares y otros personajes, dotándolos de unas características claramente diferenciadas, pero sometidos todos ellos a la dureza del régimen nacional católico.


Fantástico es el epílogo de la obra en el que, en primer lugar, las actrices analizan una serie de duras frases que se hicieron célebres por ser declamadas por mujeres fascistas y una segunda parte, más esperanzadora, en el que se cuenta el devenir de esas cinco alumnas que al final se han alejado, en sus vidas adultas, de todo aquello que recibieron por educación, como en una especie de venganza contra el propio régimen.



Nuria González, lanzada a la fama por el programa televisivo "El rival más débil" y posteriormente con la serie "Los Serrano", y a la que pudimos ver durante varias temporadas subida a los escenarios con "Taitantos", está espectacular en el papel de Anamari, quizás la más rebelde de las niñas y la que lleva la voz cantante frente a los profesores, y en el papel de cura autoritario pero salido y cotilla. Cómica como pocas veces, la actriz, a la que estamos acostumbrados a ver en otro tipo de papeles, se sale en la interpretación.




Esperanza Elipe ("Camera café", "La que se avecina") nos sorprende en el papel de Paloma, hija de una rica familia catalana, muy comprometida con el régimen y que es la empollona y más correcta entre sus compañeras. Además, interpreta el papel de inspectora falangista con un carácter muy alejado al de Paloma.
Por su parte Mariola Fuentes, a la que ya vimos en "El manual de la buena esposa", obra también de reivindicación femenina, es Lola Briones, hija de una familia andaluza y la más torpe de la clase en algunas asignaturas y sobre todo en la memorización de textos, método común de aprendizaje para todas esas asignaturas. Interpreta otros papeles, entre los que destaca Petra, criada de una de las familias y que es el tono discordante que abandona la rigidez del resto de personajes de la historia.



África Gozalbes, a la que conocimos todos hace ya años en "Farmacia de guardia", y que pudimos ver más recientemente en los escenarios en "Toc Toc", interpreta a Vicky, la niña que más se cuestiona los sorprendentes métodos que los profesores utilizan con ellas. Es quizás, la que antes empieza a hacerse mayor y por ello la que más cuestiona todo aquello que no le parece normal. También se convierte en Doña Jimena, una profesora de gimnasia rígida, y no solo de carácter.



Por último (pero no por ello menos importante), Chiqui Fernández ("Amar es para siempre", "Un paso adelante")es Almudena, la más callada de las cinco amigas, quizás porque proviene de una familia comunista y aquello que tiene que decir es mejor que no sea dicho, al menos en la escuela. Alterna el personaje de Almudena con los de varias profesoras. 
Un elenco que hará las delicias del público, sorprendiendo a propios y extraños por su capacidad de desdoblarse en varios papeles. La obra, crónica de nuestra historia más reciente, no debes perdértela, tanto si viviste aquella época como si no, porque siempre es bueno saber de donde venimos (en este caso para no volver a cometer aquellos errores).
----------------------------------------------------------------------------------------
El florido pensil. Niñas
Teatro: Teatro Marquina
Dirección: Calle de Prim 11
Fechas: De Martes a Jueves a las 20:30, Viernes y Sábados 19:00 y 21:30, Domingos 19:00
Entradas: Desde 15€ en entradas.comteatrosdemadridatrapalo. Hasta el 3 de Diciembre