lunes, 17 de julio de 2017

Teatro: "Pares y Nines" en Teatro Príncipe Gran Vía


Las relaciones de pareja y de amistad son los pilares esenciales sobre los que se sustentan la mayoría de las personas. El apoyo de los amigos cuando una relación sentimental se termina es un clásico que ha sido utilizado como elemento generador de infinidad de historias. En este caso la historia empieza ya con un giro inicial que nos plantea una situación mucho más cómica, el amigo que sirve de paño de lágrimas fue engañado por su mujer con el amigo que ahora le pide ayuda. Un punto de partida que nos hace temblar los cimientos de lo "normal" para que permanezcamos alerta, ya que estamos ante una comedia de lo más peculiar.




Esta obra es una de esas interesantes piezas que han sido representadas muchas veces desde su estreno debido a la frescura y universalidad de los temas que trata. Estrenada en 1988, el texto de José Luis Alonso de Santos se convirtió desde su primera función en un éxito arrollador. Fundador, junto a Gerardo Malla (director y actor de la primera versión de este texto) y Rafael Álvarez de la productora teatral Pentación, ha sido el responsable de dirigir más de una treintena de obras (entre propias y ajenas) y es el autor de textos tan significativos como "La estanquera de Vallecas", "Bajarse al moro"o "Salvajes" (llevadas las tres al cine).



En esta ocasión, la versión y dirección de la obra corre a cargo del afamado Miguel Murga, artista que ha compaginado trabajos en radio, televisión y teatro. Participó como actor y guionista en programas como el "Un, dos, tres" o "Surti com surti" de TV3. En los últimos años se ha centrado más en su faceta de director teatral, estrenando obras como "Vis a vis en Haway" de José Luis Alonso de Santos,  "La pipa de la paz" de Alicia Muñoz, "Divorcio" de Franz Keppler, "Una familia indecente" de Ever Blanchet o la comedia escrita por el mismo "Cuando el amor es un juego". Desde hace tres temporadas venía dirigiendo la versión en catalán de "Pares y Nines".



En esta actualizada versión de la obra los personajes habitan en un céntrico apartamento de Madrid, pero los conflictos y los enredos son los mismos que cautivaron al público a finales de los años ochenta. Fede (elegante y sofisticada interpretación de Josep Linuesa), un informático que se centra en su trabajo para olvidarse de su vida, ha acogido en su casa a su amigo Roberto (intepretado de manera magistral por Carlos Chamarro), un profesor de instituto en paro al que su mujer, Carmela, acaba de abandonar. Todo parece normal hasta que nos enteramos de que Carmela ha estado casada con los dos amigos y que dejó a Fede para irse con Roberto... a partir de ahí sabemos que vienen curvas y que todo puede pasar.


Tras este momento de explosión sobre el pasado de estos dos cuarentones que no saben muy bien lo que quieren, todo se convierte en un cruce de reproches sobre el pasado y la difícil convivencia que están teniendo. El trabajo supera a Fede que no puede aguantar el "insomnio depresivo" de Roberto fustigándose por el abandono de Carmela. La situación se hace cada vez más insostenible y alcanza su cota máxima con la aparición en escena de Nines (una inmensa Lolita interpretada por Mónica Corral), la joven vecina a la que Fede permite ducharse en su casa. La situación, que los vecinos ven como normal, a Roberto le saca de quicio, a mitad de camino entre el odio y el deseo hacia la joven. La relación entre los tres se empieza a complicar a cada momento, con pasiones y celos que hacen tambalear los cimientos del edificio... y de sus vidas.




El trio protagonista está a un alto nivel, cada uno en su papel, todos muy bien definidos y diferenciados. Josep Linuesa y Mónica Corral eran ya los protagonistas de la versión catalana desde que esta comenzó hace cuatro temporadas. A ellos se une para esta nueva aventura Carlos Chamarro en el papel de Roberto, el más desquiciado de los tres. 
Linuesa dota al personaje de Fede de una elegancia y reposo que le vienen como anillo al dedo. Un personaje que tiene muchos picos emocionales a lo largo de la obra, y que el actor solventa de manera brillante. Durante toda su carrera ha compaginado papeles en cine, televisión y teatro. El salto a la fama lo dió con su papel en la serie "Sin tetas no hay paraiso", aunque ya había participado en otras como "Hospital central" y "Ana y los siete". En los últimos años ha participado en producciones teatrales como "La marquesa de O", "Que desastre de función" o "Diario de Moscú", antes de meterse en el papel de Fede en 2014.



Pese a ser el recién llegado, el peso de la obra corre a cargo de Carlos Chamarro y su Roberto, personajes neurótico y desquiciado a mitad de camino entre Woody Allen y  el Hugh Grant de "cuatro bodas y un funeral" o "Nothing Hill". Espléndido desde la primera escena, desatado e hiperactivo en todo momento, marca el ritmo de la historia y es el protagonista de los momentos más divertidos. Chamarro saltó a la fama por su personaje televisivo en "Cámera café", pero al igual que su compañero de reparto, siempre ha compaginado televisión, cine y teatro. Ha participado en obras tan reconocidas como "Burundanga", "El lindo don Diego", "Una boda feliz" o "Milagro en casa de los López".


El glamour y la inocencia de la obra corre a cargo de la maravillosa Mónica Corral en el papel de Nines, la Lolita por la que pierden los papeles los dos amigos y que trae de cabeza a los dos desde que aparece en escena. Jovial y alegre, el papel de Corral es la dulzura que necesita la obra, entre tanta discusión de machos. La joven actriz ha participado en películas como "El origen", "Doktrina" o "Pasión criminal" y ha participado en series como "Centro médico". Con "Pares y Nines" debuta en teatro, pero viendo el éxito que ha tenido a su paso por Barcelona y como llena la escena con su sola presencia, es de esperar que tenga una larga carrera sobre las tablas.



 
  Con estos mimbres, el triángulo amoroso funciona a las mil maravillas, con todos los elementos propios de la comedia, cada uno en su justa medida. El texto es un continuo baibén de hormonas y testosterona, mezcladas con la dulzura de Nines, la locura descontrolada de Roberto y la mesura marcada por Fede. Una historia que aborda muchos de los tópicos sobre las relaciones de pareja tratándolos de forma ingeniosa y poco convencional. Una refrescante propuesta para estos días de calor en los que lo único que apetece es divertirse. 
 
--------------------------------------------------------------------------------------------
 
 
Pares y Nines
Teatro: Teatro Príncipe Gran Vía
Dirección: Calle Tres Cruces 8
Fechas: Martes, Miércoles y Jueves a las 20:30, Viernes y Sábados  20:00 y  22:00, Domingo 20:00
Entradas: Desde 15€ en atrapaloentradas.com