domingo, 30 de julio de 2017

Teatro "Comprende" En el Teatro Lara

 Marga (Olvido Pombo) y Alfredo (Ricardo Lacámara) son una pareja de sesenta y cinco años que llevan cuarenta juntos. Ahora, en el escenario convertido en un jardín nocturno que solo atisbamos a adivinar por los sonidos de los grillos de fondo y un banco en el centro, esta pareja está dispuesta a celebrar algo importante: Su separación.

Sentados uno junto al otro y acompañados de una botella de vino y dos copas, hablan de sus expectativas futuras, recuerdan los momentos importantes de su vida en común, los tiempos cotidianos y pausados en los que parecía que no pasaba nada, aunque pasara todo, aunque pasara la vida. Rememoran aquellos acontecimientos que les marcaron mientras salen a flote las cosas que nunca llegaron a decrise o que no llegaron a aflorar. Rememoran sus viejos miedos y sus anhelos de juventud. 
Se levantan del banco y con sus acciones, sin ningún cambio en el escenario, entre risas distendidas o discusiones, reviven y escenifican los tiempos pasados y nos llevan a imaginar esos otros escenarios, nos invitan a acompañarlos en esos recuerdos que han conformado su vida; el día que se conocieron en la cola de un teatro, el nacimiento de su único hijo, la falta de apoyo de cada uno hacia la vida profesional del otro, la inquietud que supone para ambos (cada uno por distintos motivos) conocer a la amante del mejor amigo de Alfredo), las vacaciones juntos, aquel viaje a Francia.
Así, vamos atisbando unas personalidades que quizá no habrían podido existir igual o seguir moldeándose de la misma manera sin la compañía del otro miembro de la pareja, sin la convivencia con el otro, sin la aceptación del otro.

¿Qué tiene el amor cuando dos se conocen y se desconocen tan bien? Tiene mucho de reproche, de rabia, de ironía, pero también tiene mucho de ternura, de cariño, de buen humor, de necesidad. A veces el tiempo consigue eso, que dos se acaben convirtiendo casi en uno. Se reconocen en el otro, están tan mezclados que a veces parece que si se rompe su matrimonio se rompería el espejo en el que mirarse.
Conforme avanza la función nos van mostrando sus debilidades, sus sentimientos agridulces, y por primera vez parece que se los muestran también el uno al otro. 
Así la obra nos revela la vida más íntima de esta pareja que ha llevado una existencia normal, ni muy emocionante ni muy gris, pero no exenta de cierta pequeñez. Se han hecho pequeños cuando ha podido con ellos el egoísmo, cuando cada uno solo ha querido salvarse a sí mismo, cuando se han alejado del otro en silencio, cuando han sido solo dos desconocidos sin complicidad. Cuando se han amoldado demasiado a lo que la sociedad esperaba de ellos. No son unos rebeles, han hecho siempre lo que se suponía debían hacer. Lo que la sociedad esperaba de ellos, lo que hace la mayoría de la gente. A veces parece que una barrera invisible les ha separado siempre. Y sin embargo también se han amado, han luchado a su manera, como podían o sabían. Hasta ahora.
Ahora hace ya tiempo que se ha acabado la pasión. Y ahora la edad es otra. Ahora se replantean ese pasado y se hacen preguntas. ¿Qué les queda ya? ¿Para qué seguir juntos? 
COMPRENDE llena el escenario de momentos cotidianos, unos tiernos, otros llenos de tensión, que de algún modo pueden hacernos recordar nuestras propias experiencias. Quizá todas las parejas discuten más o menos de la misma manera, quizá somos todos bastante parecidos en la intimidad. Cada mujer es todas las mujeres. Cada hombre, todos los hombres. Cada ser humano, todos los seres humanos. Pero cada uno se enfrenta a las circunstancias de distinta manera. A unos les puede el miedo, a otros la osadia, pero todos tenemos un poco de cada dentro. 
Se desata la guerra, o retornan las ilusiones, o existe el equilibrio, y siguen amoldándose, cada uno en la posición que le resulta más cómoda. Uno dirige, el otro se deja llevar. A veces se intercambian los papeles. Y en el fondo cada uno es también un mundo propio que nadie llega a conocer.
Y ahora, a sus sesenta y cinco años brindan con sus copas y sueñan con esa independencia, quizá idealizada del mismo modo que un día idealizaron el amor. ¿Entonces de que se trata? ¿Qué hacer? ¿Existe alguna solución al rompecabezas que lleva siglos inquietándonos? Quizá la única solución sea simplemente amar mejor y empezando por uno mismo, amar en grande, no en pequeño. Hablar.

Miguel Angel Cárcano dirige esta interesante tragicomedia coescrita junto a María Inés González, que se representa en el teatro Lara todos los miércoles de los meses de julio y agosto.

Disfrutadla. Y no os perdáis esta preciosa entrevista en la radio (colgada en YouTube) a los dos actores, en la que hablan de sus comienzos tardíos en el teatro, de su vida antes de ser actores, de los deseos hechos realidad, y de mucho más.



COMPRENDE
Teatro: Teatro Lara
Dirección: Calle Corredera baja de San Pablo, 15. Madrid
Cuándo: Todos los miércoles de julio y agosto hasta el 23.
Entradas: Desde 12 euros. En Teatro Lara numeradas. En Entradas y más sin numerar.