lunes, 26 de junio de 2017

Teatro: "Hay que deshacer la casa" en el Teatro Lara


Uno de los textos más populares de los años ochenta aterriza en el Teatro Lara para hacernos vibrar con el reencuentro de estas dos hermanas, a las que la vida llevó por caminos muy distintos (una por un camino elegido, la otra obligado) y que tras la muerte de su padre deben decidir muchas cosas que ninguna de las dos desea, sobre todo a la hora de remover el pasado.






El texto de Sebastián Junyent fue todo un acontecimiento en su estreno en 1985, interpretado nada más y nada menos que por Amparo Rivelles y Lola Cardona. Galardonado con el premio Lope de Vega, el texto ha traspasado fronteras y se representó en Francia, Argentina, Canadá, Uruguay, Italia o Estados Unidos. El éxito fue tal que en 1986 fue llevada al cine por José Luis García Sánchez. Tras más de treinta años sigue con la misma potencia y frescura, lo que la distingue como un gran texto, capaz de seguir removiéndonos las entrañas por muchas veces que la veamos.




En esta ocasión el encargado de la dirección ha sido Pape Pérezactor y director de larga trayectoria, con más de una veintena de montajes teatrales a sus espaldas en su faceta de director. Desde 1988 imparte clases en Landén Estudio del Actor, escuela de la que es miembro fundador. Dentro de su dilatada carrera como director destacan títulos como "Sexualmente hablando" (pieza que también protagonizaba), "Tejas verdes" o ·"El zoo de cristal", por el que fue galardonado con el premio a mejor dirección del Festival de la Antigua Mina




Cuando se afronta un texto tantas veces interpretado y por actrices de tanto renombre el listón está muy alto y el vértigo para las intérpretes debe ser máximo. Hay que decir que en este caso las dos actrices encargadas de "deshacer la casa" pasan el examen con nota, haciéndonos reír y sufrir a partes iguales, con unas intensas interpretaciones al nivel del texto que tienen entre manos. Imán Velasco y Charo Gabella son las dos hermanas a las que les toca enfrentarse a su pasado para pasar página y cerrar todas las puertas que quedan aún abiertas en sus vidas.




Imán Velasco es colaboradora habitual de Pape Pérez, con el que comparte enseñanzas en la escuela Landén. A nivel actoral ha participado en varias de sus obras, como "Sexualmente hablando", "El zoo de cristal" o la obra infantil "Reciclaje". También ha participado en varias películas, entre las que destacan "Camarón" o "Caleidoscopio". La "invitada" a esta función es Charo Gabella, que no tiene una relación tan cercana y habitual con los otros miembros del montaje. Actriz curtida en cine, televisión y teatro, ha participado en algunas de las series de más éxito de los últimos años, desde "Física o química" hasta "Hospital central", pasando por "Los hombres de Paco". En cine ha participado en películas tan interesantes como "Todo lo que tu quieras" (Achero Mañas), "Asesinos, ¿Digame?" (Raquel Polo) o "Las cartas de Alou" (Montxo Armendáriz y Elías Querejeta), mientras que en teatro ha participado en montajes como "El tercer día", "Grandes éxitos, nuevas mezclas" o "Lenguas de gato".




En esta ocasión Charo Gabella interpreta a Ana, que con 17 años se fugó de casa y nunca regresó. La hermana mayor (Imán Velasco) fue la que se quedó en el pueblo encargándose de sus padres, de la casa... una vida que le vino dada sin la posibilidad de elegir en ningún momento su destino. Ahora, tras la muerte de su padre tienen que reencontrarse para intentar solucionar todos los engorrosos temas de la herencia, y de paso vaciar la casa en la que compartieron sus primeros años de vida. Lo que comienza como un agradable reencuentro no tarda en girar hacia una espiral de recuerdos y reproches en las que ninguna de las dos sale bien parada.





El torbellino de emociones va desbocándose a gran velocidad, sin que ninguna de las dos hermanas pueda (ni quiera) pararlo. Los recuerdos agradables y tiernos de dos niñas jugando por la casa se entremezclan por el sabor agridulce del abandono que siente la hermana mayor por la espantada de la pequeña hace ya demasiado tiempo....una vida entera. En este momento de rememorar todo lo que han sido sus vidas, la mayor se siente con la autoridad para poder decidir sobre la casa y los bienes, ya que ha sido la que ha cuidado de todo durante estos años, quedando atrapada en un pueblo del que no tuvo la posibilidad de escapar como hizo su hermana.




 
Esta lucha va mucho más allá de la herencia, es un ajuste de cuentas entre dos hermanas que nunca tuvieron el valor de contarse lo que sentían. Esta es la última ocasión que tienen para poder ser de una vez por todas sinceras la una con la otra y las dos consigo mismas. Dos personas con la necesidad de desnudarse para mostrarse por fin tal como son, lejos de sus parejas que les imponen lo que no son, lejos de su posición social, y ya para siempre lejos de su padre que no volverá a intimidarlas...pero que ahora más que nunca sirve como nexo de unión para que las dos digan todas las verdades sobre la familia, sobre sus padres y sobre la vida.
Una preciosa historia que nos mantiene en vilo desde el primer momento, por la ternura mezclada con crudeza que se desprende en cada escena. Un momento (el de vaciar la casa familiar) que todos debemos pasar en algún momento de nuestras vidas y que por desgracia en muchos casos se convierte en un cruce de reproches muy parecido al que muestra la obra. Más de uno se sentirá identificado con las cosas que suceden a lo largo de esta historia que cambiará para siempre la relación que tienen entre si estas dos hermanas.

-------------------------------------------------------------------------------------------------
 
 
Hay que deshacer la casa
Teatro: Lara
Dirección: Calle Corredera baja de San Pablo 15
Fechas: Martes 22:15
Entradas: Desde 12€ en teatrolaraatrapalooferplanentradasymasticketea