martes, 6 de junio de 2017

Teatro: "Clara sin burla" en el Teatro Lara

No resulta fácil confesar a alguien de tu entorno de confianza ciertas intimidades, ciertos sentimientos que te abruman o te paralizan o que incluso te llenan de ira. Tus amigos, tu familia, cada uno de tus seres queridos te conoce de una manera, tiene ya forjada una opinión sobre ti, así que todo lo que les cuentes lo interpretarán desde ese lugar y lo interpretarán a su modo. Y hoy tú no quieres eso, hoy quieres desahogarte con una desconocida. Quieres una mirada nueva, diferente, la suya, quieres hablar al fin de eso que no te puedes quitar de la cabeza con alguien que no sepa nada de ti, quieres contarle a esa extraña tu versión, tu historia, y quieres que ella te ayude.





Pues bien, eso es precisamente lo que hacen uno a uno los cuatro personajes (interpretados por José Antonio Duque, Pilar Ávila, Óscar Olmeda y Pedro Fajardo) que van apareciendo a lo largo de la obra, contratar los servicios de esa desconocida.
¿Pero ella, esa desconocida, quién es? Clara (Susana Sanz) es lista, analítica, tiene carácter, fuerza, y sabe lo que la gente necesita. Por eso, en estos tiempos en los que hay que echarle mucha imaginación para sobrevivir ella se ha inventado una profesión y se ha dado a conocer a través de un anuncio en el periódico. El anuncio dice: Mujer. Ofrezco mis servicios. Puedo ser quien usted quiera: Su hija. Su mujer. Su madre. Su amante. Su amiga. Su enemiga.

 

Sí. Clara se dedica a escuchar por horas, a hablarte de lo que tú quieras hablar, a ser lo que tú quieras que sea, a adoptar el rol que tú le pidas. Resulta un poco siniestro. Pero es que a veces somos así,  siniestros. De esta manera, a lo largo de la función van apareciendo personajes. Cada uno de ellos tiene una historia y cada uno ha contratado los servicios de Clara para convertirse en su cliente por unas horas. Ella, inteligente, afilada, presa también de su propia historia la cual conoceremos al final, les irá mostrando quienes son, o les mostrará otras versiones de sus problemas, o les acompañará en sus desahogos. Les hará pensar. Les dará lo que buscan. O al menos lo intentará.

Clara sin burla habla de la culpa, de la rabia, de víctimas y verdugos, de la pérdida, de la culpa otra vez. De las limitaciones que nos ponemos nosotros mismos. En definitiva, habla del miedo.



Manuel Galiana dirige este drama intimista escrito por la dramaturga Elena Belmonte.

Buenas interpretaciones aunque en ocasiones excesivamente dramáticas. Una protagonista que transmite fuerza y tiene carisma. Una sala acogedora con cierto aire decadente. Un saxofonista en una esquina del escenario que con su saxo nos transporta de escena en escena. La obra arranca bien y tiene una buena estructura y una trama interesante. Sin embargo nos quedamos con la sensación de que podría haber dado más de sí. Quizá le falte algo de verdad. O quizá no profundice lo suficiente en los personajes. Abundan los lugares comunes y ciertos tópicos. Pero esta obra también tiene fuerza y nos hace pensar. Nos mantiene expectantes. Nos muestra que siempre hay más versiones y nos cuenta la suya. Si te ha gustado la trama, el concepto de la obra, su punto de partida, probablemente te sientas identificado con sus personajes, sus miedos, su ira o sus tristezas.

Una buena idea general que nos hace pensar. Que también nos gustaría que profundizara más, que nos llegara al alma, que nos abriera en canal, que nos sacudiera... Nos gustaría porque nosotras somos así, excesivas, pero también estamos seguras de que si vas a ver Clara sin burla en algún momento te estremecerá y te sorprenderá.




------------------------------------------------------------------------

Clara sin burla
Teatro: Teatro Lara
Dirección: Corredera Baja de San Pablo, 15. Madrid.
Fechas: Todos los jueves desde el 25 de mayo hasta el 27 de julio a las 20:15hs.
Entradas: desde 12€ por Atrápalo

Equipo:
Autora:  Elena Belmonte.
Dirección: Manuel Galiana.
Elenco: Susana Sanz, José Antonio Duque, Pilar Ávila, Óscar Olmeda y Pedro Fajardo.


MAPA