martes, 2 de mayo de 2017

Teatro: "El eremita" en Teatros Luchana


La interesante idea de vivir aislado de la sociedad, creando nuestro propio mundo, es un tema recurrente que suena muy bien como planteamiento pero que es muy difícil de poder llevar a cabo. El texto que nos ocupa habla de la opción de aislarse para conseguir una "comunidad" en la que no haya dueños ni siervos, no haya corruptos ni maleantes, pero el proceso es complicado y se demuestra lo complicada que es la mente humana y lo difícil que es la convivencia en un espacio reducido (¿les suena a un casposo programa de televisión?).






La obra, estrenada el pasado mes de Noviembre en la Sala Mayko, es el primer proyecto producido por Teatro en Serie, responsables de "La casa de los huespedes" o "Días como estos", que no es "seriado". La historia se nos plantea como una fábula sobre la vida "interior", sobre el desarrollo de un grupo de personas en comunidad frente a la vida de comunicación global en la que vivimos. Conocer y ser parte de una pequeña "familia" dejando de lado la posibilidad de una comunicación global en la que puedes conocer a todo el mundo por las redes sociales pero al final estás más lejos de las personas.



Escrita y dirigida por Luis López de Arriba, el propio autor cuenta que la idea nace "de una noticia que leí hace tiempo sobre los hikomori, un fenómeno social japonés que puede traducirse como "aislamiento social agudo". Son normalmente jóvenes en edad escolar que deciden encerrarse en la soledad de sus cuartos, modernos y desequilibrados anacoretas encerrados en sus torres de marfil con el adsl y los videojuegos como única compañía". Este fue el punto de partida para investigar sobre los ermitaños, que le llevó hasta "Simón en el desierto" de Buñuel o "Somewhere to dissapear" de Alec Soth, ambos sobre personajes que, por diversos motivos, se aislan del mundo.



Esta peculiar historia está protagonizada por Miguel Uribe, actor acostumbrado a trabajar en televisión y cine. En la pequeña pantalla ha participado en series como "Águila roja", "Hispania", "Tierra de lobos", "Bajo sospecha" y actualmente interpreta a Don Berengario en "El secreto del puente viejo". Sobre las tablas lleva casi veinte años, con papeles muy destacados en obras como "Desmontando a Shakespeare", "100% furbol" o "Lúcido". A este ermitaño le acompañan en escena Inma Gamarra (fundadora de Teatro en serie y que ya había trabajado con Uribe en "Días como estos") , Marcos Fernández (actor habituado a trabajar con la compañía) y Andrea Hermoso ( pese a su juventud atesora una dilatada carrera sobre las tablas).

En la vida eremítica asceta, el ermitaño busca la soledad para la meditación, la contemplación y la oración sin las distracciones de contacto con la sociedad humana, el sexo, o la necesidad de mantener otros estándares socialmente aceptables (por ejemplo, de alimentación o vestimenta). Miguel ha pasado de empleo en empleo sin pena ni gloria, incapaz de adaptarse a una dinámica normal de trabajo en sociedad. Así, animado por sus sesudas lecturas sobre los antiguos anacoretas toma una determinación: apartarse del mundo de manera indefinida.
Marcos, padre, divorciado, ingeniero, inseguro, inflexible, trata de convencer al eremita, pero es imposible. Entonces, urde un absurdo plan: la tentación tiene cuerpo de mujer. Pero Milady no seduce si no que es seducida y se une al retiro. Entonces, Marcos se une también, a modo de ermitaño infiltrado. Y Andrea, su hija, no lo puede creer: no hay un padre más imbécil que el suyo. Pero es el único que tiene.
- See more at: http://www.escenagodot.com/obras/1320-El-eremita#sthash.kR7JR5FD.dpuf
En la vida eremítica asceta, el ermitaño busca la soledad para la meditación, la contemplación y la oración sin las distracciones de contacto con la sociedad humana, el sexo, o la necesidad de mantener otros estándares socialmente aceptables (por ejemplo, de alimentación o vestimenta). Miguel ha pasado de empleo en empleo sin pena ni gloria, incapaz de adaptarse a una dinámica normal de trabajo en sociedad. Así, animado por sus sesudas lecturas sobre los antiguos anacoretas toma una determinación: apartarse del mundo de manera indefinida.
Marcos, padre, divorciado, ingeniero, inseguro, inflexible, trata de convencer al eremita, pero es imposible. Entonces, urde un absurdo plan: la tentación tiene cuerpo de mujer. Pero Milady no seduce si no que es seducida y se une al retiro. Entonces, Marcos se une también, a modo de ermitaño infiltrado. Y Andrea, su hija, no lo puede creer: no hay un padre más imbécil que el suyo. Pero es el único que tiene.
- See more at: http://www.escenagodot.com/obras/1320-El-eremita#sthash.zFa2lUaq.dpuf
En la vida eremítica asceta, el ermitaño busca la soledad para la meditación, la contemplación y la oración sin las distracciones de contacto con la sociedad humana, el sexo, o la necesidad de mantener otros estándares socialmente aceptables (por ejemplo, de alimentación o vestimenta). Miguel ha pasado de empleo en empleo sin pena ni gloria, incapaz de adaptarse a una dinámica normal de trabajo en sociedad. Así, animado por sus sesudas lecturas sobre los antiguos anacoretas toma una determinación: apartarse del mundo de manera indefinida.
Marcos, padre, divorciado, ingeniero, inseguro, inflexible, trata de convencer al eremita, pero es imposible. Entonces, urde un absurdo plan: la tentación tiene cuerpo de mujer. Pero Milady no seduce si no que es seducida y se une al retiro. Entonces, Marcos se une también, a modo de ermitaño infiltrado. Y Andrea, su hija, no lo puede creer: no hay un padre más imbécil que el suyo. Pero es el único que tiene.
- See more at: http://www.escenagodot.com/obras/1320-El-eremita#sthash.kR7JR5FD.dp




La vida del eremita que interpreta Miguel Uribe es el eje principal de la obra y por ello es él quien se encarga de llevar el peso de la función y de marcar los ritmos que esta debe tener, divertida y aparentemente alocada en un primer momento, la función da un giro radical en el momento en que Miguel (el futuro eremita) da un giro a su vida y decide aislarse del mundo. En ese preciso instante la obra parece adquirir una consistencia y una "Seriedad" que nos trastoca, viendo como había empezado el espectáculo. Pero el aislamiento de nuestro protagonista es sólo un pequeño momento de descanso para volver a la comedia más surrealista, con la aparición de personajes que van dotando a la historia de una mayor complejidad.





El texto nos muestra a cuatro personas perdidas dentro de una sociedad que los ha dejado de lado. El personaje de Miguel es el de un inadaptado, ha pasado por multitud de empleos sin llegar a encajar en ninguno, incapaz de entrar en una dinámica de trabajo de las estipuladas por la sociedad. Esta exclusión le empuja a separarse del mundo y crear en su propia casa una sociedad paralela. Su gran amigo, Marcos (Marcos Fernández) intenta persuadirle desde el primer momento para que no lo haga. Padre divorciado, inseguro e inflexible, vive deprimido por una vida que no es la que esperaba, pero en la comparación con Miguel sigue pensando que tiene una "vida normal".



En su intento por hacer que Miguel no se aísle del mundo contrata a una mujer para que se reencuentre con las "tentaciones mundanas". Pero Milady (la mujer interpretada por Inma Gamarra) no sólo no le convence, sino que se ve seducida por todo lo que le cuenta Miguel y acaba entrando a formar parte de esa peculiar sociedad que acaba de crear dentro de su casa. Milady es un despojo de la sociedad, ha sido expulsada del sistema y vive de su cuerpo para poder sobrevivir. La idea de pertenecer a algo nuevo y diferente le apasiona. Marcos, ingrédulo ante este giro de los acontecimientos, decide entrar a formar parte la misma para intentar "dinamitarla desde dentro", aunque acaba creyendo en ello igual que sus compañeros. 





El último personaje en aparecer es Andrea (Andrea Hermoso), hija de Marcos, que llega al piso en busca de su padre, con el que hace días que intenta hablar. No puede creer lo que están haciendo en esa casa, y mucho menos que el padre haya podido "olvidarse" de ella de esa manera. La relación de la adolescente con su padre es insostenible (siempre lo ha sido), pero en estos momentos necesita su apoyo, por lo que entra a formar parte de la casa. Pero lo que parece que va viento en popa empieza a torcerse y las consecuencias serán definitivas.....





La vida en la casa, como cualquier ermitaño, se basa en la meditación, la oración y la contemplación, el culto al alma sin las distracciones de una sociedad que sólo quiere manipularnos a su antojo. Pero lo que parece un estado de felicidad con uno mismo se va torciendo cuando las cosas no son como piensa cada uno. El privarse de ciertas cosas como la alimentación o la vestimenta puede generar verdaderas guerras dentro de cualquier grupo (claros ejemplos vemos en todas las ediciones de los realitys en los que se televisa la vida de la gente, encerrados en una casa o en una isla...). 




El ser humano es un "animal social" y lo de vivir encerrado suele ser difícil de llevar. En este tipo de situaciones siempre hay alguien que se levanta como líder, y que acaba convirtiéndose en un tirano. La convivencia es difícil, más si cabe cuando las restricciones a nuestra manera de vivir son máximas. La obra nos habla de cargas sociales de las que todos querríamos huir, pero por otra parte nos muestra las dificultades de crear un "sistema" en el que vivamos fuera de lo establecido. Este grupo de personas al borde de la exclusión social da el paso de intentar crear algo mejor, pero las redes tejidas por el sistema son muy fuertes y es muy difícil conseguir escapar de ellas.
  
------------------------------------------------------------------------------------
 
 
El Eremita
Teatro: Teatros Luchana
Dirección: Calle Luchana 38
Fechas: Domingos a las 19:45
Entradas: Desde 12€ en atrapaloteatrosluchana