jueves, 13 de abril de 2017

Teatro: "Los buitres o la muerte de los amantes" en el Teatro Lara


Las relaciones de pareja son complicadas y en muchas ocasiones tienen un oscuro pasado que las va minando hasta hacer de ellas algo insoportable. Esto les ocurre a la decadente pareja protagonista de esta interesante obra, cargada de humor negro y de autéticas puñaladas que se vienen de unos personajes a otros durante toda la historia. Relaciones tóxicas que se van pudriendo debido a la incomprensión y las heridas no cicatrizadas.






Tras su triunfal paso por la casa de la portera y la pensión de las pulgas, llega ahora al Teatro Lara esta producción de Ojos de sapo que no nos dejará indiferentes, con una tenebrosa puesta en escena y unos diálogos de lo más punzantes. La impresión al entrar en la sala es de decadencia total, ambiente minuciosamente creado por Pier Paolo Alvaro (autor también del diseño de vestuario de "Este en un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte") y que se convierte en un elemento fundamental en el desarrollo de la obra, que transmite en todo momento ese ambiente de familia rica venida a menos.



Carles Harillo Magnet, autor y director de la obra, es un polivalente creador que gracias a sus estudios de cine imprime un sello claramente cinematográfico a sus propuestas (muy cercano al Tim Burton más oscuro), con una cuidada puesta en escena que nos deja petrificados desde el primer momento. Autor de obras como "Tiritas", "Desnudo en rojo" o "Max en el paraiso" ya dirigió en el Lara "Smartphones", en las antípodas de esta propuesta, aunque siempre con un irónico sentido del humor.



En la pieza que nos ocupa son claras las influencias de autores como Strindberg, Baudelaire o Poe, tanto en los ambientes que recrea como en la sordidez de los personajes. Un texto oscuro que nos habla de las relaciones tóxicas, del amor marchitado, del miedo a la muerte o de las dificultades del ser humano para no desviarse del camino del bien (o de lo "políticamente correcto" como se dice en nuestros días). Personajes con grandes matices que van mostrando sus peculiaridades a lo largo de la función para terminar completando verdaderos engendros, llenos de claroscuros y dobles intenciones.




El texto es cruel, despiadado, con unos personajes cargados de odio que necesitan hacer daño para poder sobrevivir. La relación entre la pareja protagonista (maravillosa caricatura del postureo de la clase alta decadente) es un combate a tumba abierta, todo vale con tal de golpear más fuerte que el adversario y conseguir mantener la dignidad lo más posible. Una pelea encarnizada que nos impacta desde el primer momento con la frase "Te odio, no sabes bien cómo te odio...", que sirve para romper el hielo y muestra bien a las claras por donde van a ir los tiros.





La sórdida y decadente pareja formada por César Sánchez y Carmen Mayordomo están soberbios. La primera escena, que marca el devenir y el tono que tendrá el resto de la obra, es de un surrealismo grotesco. El matrimonio está cenando tranquilamente para celebrar su décimo aniversario de bodas. Pero esta calma dura apenas unos segundos, momento en el que César Sánchez comienza un monólogo hablando de su mujer en la que la deja bastante mal parada. La esperpéntica escena cuenta con la genial interpretación de Carmen Mayordomo en modo clown, burlándose de su marido simplemente con gestos.



El primer asalto de este sanguinario combate termina cuando aparece en escena la sirvienta (pequeño papel interpretado por Josi Cortés), un personaje oscuro y triste que parece pedir perdón por existir. Con su lánquida presencia atenua la tensa escena protagonizada por la pareja, pero el descanso es breve. La afligida criada no se imagina la que se le viene encima cuando suelta la bomba de que ha decidido dejar su puesto trabajo (y lo que es peor, quiere que le paguen lo que le deben...). La mujer, hasta ese momento un personaje mudo, estalla para defender su dignidad y la de su marido, en una explosión de cólera que acaba con la doncella de patitas en la calle y sin cobrar nada de lo que se le adeuda.




El miedo se apodera de la pareja ante la posibilidad de quedarse solos (sobre todo por el hecho de tener que trabajar), sacando a relucir toda su mezquindad y su elitismo. Una pareja que ha vivido toda la vida a un alto nivel se da de bruces ante la cruda realidad: están solos y toda su riqueza se ha evaporado. La angustia les dura poco, porque ante la llegada de un "imprevisto invitado" tienen que volver a postularse como una pareja de la alta sociedad, dejando a un lado sus miedos y sus odios. El recién llegado resulta ser un médico amigo (interpretado por Xavier Mura) con el que han tenido en el pasado una estrecha relación.



Pero la llegada de este nuevo personaje, de apariencia tranquila y serena, no hace más que rememomar el oscuro pasado que los une y sacar a la luz todas las cuentas pendientes que existían entre ellos. El montaje alcanza momentos vertiginosos cuando empiezan a "recordar" todo aquello que un día les unió. El amigo, que se ha ido separando de ellos para poder "seguir el buen camino" vuelve a revivir todo lo que le hizo escapar de ellos. Escenas brillantes de amor, reproches, confidencias... pero sobre todo unos duelos interpretativos que nos dejarán helados. Como era de esperar la situación acaba por explotar y el amigo escapa despaborido, cruzándose en la puerta con la sirvienta, que prefiere estar con ellos que sentirse sola e invisible en el mundo. El círculo se cierra y la cena de aniversario puede continuar...

 
Los Buitres es sin duda un espectáculo peculiar, de ambiente cargado y diálogos desgarradores. Ambientado en un lugar y tiempo sin especificar, sólo nos interesa que por allí ha pasado el tiempo dejando secuelas, señales y heridas que no han cicatrizado. Interesante esta abstracción temporal, ya que las situaciones que se nos cuentan son universales y podrían pasar en cualquier época o lugar.  Como dice el propio director "El objetivo es ofrecer un espectáculo que no deje indeferente" y está claro que lo consiguen desde el primer momento. 
Una obra circular, con todo lo que ello implica viendo el desarrollo del texto, que nos enseña lo peor del ser humano, como somos capaces de vivir adormecidos por la rutina, sin llegar a ver lo tóxico que puede llegar a ser nuestro entorno, el que creemos seguro y cercano.
 

-------------------------------------------------------------------------------------
 
Los buitres o la muerte de los amantes
Teatro: Lara
Dirección: Calle Corredera baja de San Pablo 15
Fechas: Lunes 22:15
Entradas: Desde 12€ en teatrolaraatrapalotaquilla.com