miércoles, 5 de abril de 2017

Teatro: "Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte" en Nave 73


La vida contada de manera mordaz y sarcástica a través de cinco historias que nos muestran los entresijos de varios momentos claves de la trayectoria humana... y de Corea del Norte. Una divertida obra que va entremezclando sketchs de cada una de las historias para conseguir una dinámica que ayuda mucho al desarrollo de la pieza. Humor, absurdo por momentos y ácido de principio a fin que nos deja unas cuantas perlas que se nos quedarán en la retina.





Un texto mordaz y duro que desde el primer momento nos deja momentos brillantes, en lo que vemos que el autor no se anda con medias tintas y que va directo al mentón en cada tema que critica. La maternidad, la política, la religión, las relaciones personales...nada parece quedar fuera de la feroz crítica a la sociedad actual que se nos plantea en esta obra. La crítica más salvaje desde el humor más absurdo, situaciones de lo más comunes pero con una pincelada de surrealismo que las haces únicas.





La "ácida" propuesta corre a cargo de Íñigo Guardamino, que sabe darle su toque personal a todas las historias que cuenta. De la mano de La Caja Negra Teatro, productora habitual del autor, se embarca en este proyecto para atizarle a la vida y a tantas cosas que vemos como normales y no lo son tanto. Autor de obras siempre peculiares como "Un resplandor en el cielo del Norte", "Sólo con tu amor no es suficiente" o "Londres, Londres", reconoce que "su premisa es no manipular al público ni tratarle como si fuese un idiota" por eso habla de cosas cotidianas sin ningún pudor y riéndose de todo, sin medias tintas y sin caer en el chiste facilón.



Guardamino estructura esta bendita locura en cinco historias que se van enredando y envenenando por momentos. Las historias vienen marcadas por los momentos vitales de muchas personas (naces, creces, te apareas y mueres) salpicadas con momentos "cotidianos" vividos por habitantes de la dictadura de Corea del Norte. Los sketchs se van sucediendo marcados por la ironía, el surrealismo y la mordacidaz para tratar temas como el amor, la religión, las relaciones personales, la política, la maternidad o el capitalismo. Escenas que van sucediendo momentos aparentemente serios pero cargados de surrealismo, para descolocarnos mientras nos plantea temas de gran importancia.




La primera de las historias nos coloca ante una pareja que está a punto de tener a su primer hijo, pero que ante el nacimiento del bástago no reaccionan de la misma manera. El bebé tiene cuerpo de niño y cabeza de dingo, lo que "incomoda" al padre pero parece no importar demasiado a la madre...
En la historia que se centra en "crecer" conocemos a dos amigas preadolescentes, una de las cuales está a punto de recibir la primera comunión y descubrir que la hostia consagrada le da ciertos poderes....
Los dos novios en los que se centra la cuarta historia están preparando su boda, con las discrepancias y tensiones que todo esto acarrea, sobre todo cuando la fotógrafa quiere ser la protagonista...
La última "etapa vital" nos muestra a un viudo en los momentos en que debe rehacer el vídeo del entierro de su esposa. La historia más completa, con momentos dramáticos magníficos, como el monólogo echando tierra sobre la tumba , y situaciones inverosímilies como la manera en la que intentan que el viudo entre en el papel...
Y si toda esta locura no fuese suficiente la intercalamos con situaciones "típicas" de Corea del Norte.




Todo este cóctel explosivo es interpretado por tres actores que están increibles en todos y cada uno de los papeles que interpretan. Rodrigo Sáenz de Heredia y Natalia Díaz son colaboradores habituales de Guardamino, que en esta ocasión incorpora a Sara Moraleda para completar el reparto. Los tres se encargan de realizar varios papeles, con una gran soltura para cambiar de papeles, antagónicos en alguno de los casos.



Otro de los puntos fuertes de la obra es la puesta en escena. Impactante desde el primer momento, la escenografía diseñada por Alessio Meloni, la secuencia de chaquetas colgadas de hacen las veces de telón de fondo, van cogiendo presencia y protagonismo según avanza la pieza. La otra pieza que aparece en escena en todo momento es el suelo, a mitad de camino entre la Tierra y la Luna, diseñado por Neo escénica y que nos plantea desde el primer momento una visión un tanto apocalíptica de todo lo que sucede.


 
 
Sin duda, no estamos ante una propuesta convencional, pero tampoco creo que debamos darle la espalda a este tipo de montajes. Atrevido en su contenido y alocado en su forma, es una obra que nos plantea muchas cosas sobre las que debatir al salir de la sala, pero siempre enmarcando todo con una extravagancia que hace todo mucho más digerible. Es una interesante manera de tratar temas convencionales desde una perspectiva nada habitual, haciendo que nos planteemos si nuestra forma de vida es la correcta o somos los que estamos en una de esas historias tan surrealistas que se plantean en el texto.
  
 
-----------------------------------
 
 
Este es un país libre y si no te gusta vete a Corea del Norte
Teatro: Nave 73
Dirección: Calle Palos de la frontera 5
Fechas: Domingos 19:00
Entradas: Desde 12€ en nave73atrapalo


Travel

Follow Us