lunes, 20 de marzo de 2017

Teatro: "Un Chico de Revista" en el Teatro La Latina



En 1993 Lina Morgan ponía el broche final a la revista, representando en el teatro La Latina Celeste no es un color, la última obra del género que se pudo ver en nuestro país hasta que 24 años más tarde vuelve con más fuerza que nunca al mismo teatro. ¿O quizás deberíamos decir que estamos ante el último canto del cisne?

Para entender la revista tendríamos que remontarnos hasta los albores del siglo XX cuando muchos espectáculos de music hall empezaron a incluir en sus programas este género. De hecho, en los años 20 supuso todo un éxito en Estados Unidos, ya que era un entretenimiento de masas. Era capaz de darle al espectador todo lo que quería: números musicales, una producción muy vistosa y argumentos eróticos en torno a una protagonista la vedette que se convertía en una celebridad. Es por eso que la revista supuso un triunfo en España, ya que llegó en un momento de la historia en el que el pueblo necesitaba pan y circo aderezado con un poco de cabaret, burlesque, vaudeville y carnaza.




Un Chico de Revista va más allá de las convenciones del género y sustituye a la exuberante vedette por un joven chico de etnia gitana cuyo sueño es protagonizar una revista, lo que supone una doble dificultad porque tendrá que enfrentarse a su familia y a unos bailarines que lo acusan de ladrón nada más verlo.

A su vez, este musical también nos habla de un género extinto y lo plasman en el personaje de Yolanda del Val, una famosa vedette que es a la revista lo mismo que Norma Desmond (El Crepúsculo de los Dioses) al cine mudo. Bajo una capa cómica tenemos un personaje que no ha conseguido aceptar el paso del tiempo y piensa que la revista funciona cómo lo hacía cinco décadas atrás.



El artífice que hay detrás de esta reinvención de la revista es Juan Andrés Araque Pérez, un apasionado del género que firma un libreto en el que se combinan todos los elementos definitorios de estos espectáculos. Para ello, crea un texto con todo tipo de personajes y tramas, desde amores secretos hasta mentiras familiares.

Juan Luis Iborra es el encargado de llevar la batuta de esta función con la que pretendía hacer un homenaje al género y a su vez distanciarse de este. De hecho, Iborra ha aprovechado esta obra para reivindicar el papel que tuvo la revista en España cuando fue atrevida y llegó a burlarse de la censura y engañar a todos los políticos.




Los "revisteros" os veréis recompensados con creces al ver cómo el teatro La Latina vuelve a ser escenario de hits musicales como ¡Viva Madrid!, Mírame, ¡Ay chico! o Vino tinto con sifón. Todos ellos son interpretados en directo, están insertos en la trama y son dirigidos por César Belda, responsable de la dirección musical, que ha hecho todo lo posible porque la revista brille con la luz de antaño pero con los arreglos del siglo XXI. ¡Y ojo! También os encontraréis algún número musical alejado de la revista.

Si algo tampoco se echa en falta en Un chico de revista son las notas de humor que vienen de personajes como la madre y la abuela del protagonista, el coreógrafo y una encargada de vestuario alemana que depara más de una sorpresa. El humor es apto para todos los públicos y tiene golpes muy buenos, aunque a veces también tiran de ciertos tópicos como el gay amanerado y gracioso o los gitanos y los prejuicios que hay sobre ellos.




En lo que respecta al elenco, está bastante equilibrado. Hay un gran acierto de casting con Eduardo Fernández, el chico de revista, que demuestra ser un artista completo a todos los niveles. Además de brillar en números musicales como el de Pobrecita Pobrecito yo, realza la escena cada vez que está en ella.

La parte flamenca del Sacromonte también está bien cubierta con Edu Morlans, Amelia Font y María Vidal, que encarnan al primo, abuela y madre respectivamente. 

Rosa Valenty también pone toda la carne en el asador para meterse en la piel de la vedette condenada al olvido y a su vez, villana de la función. Aunque sin duda, la que se merece una gran ovación es Pepa Rus, que vuelve a demostrar que se mueve en la comedia como pez en el agua.




Y lo mejor de Un chico de revista llegó al final con una gran despedida por todo lo alto en la que le dieron las Gracias por venir al público y en especial a un personaje clave en el teatro La Latina: Lina Morgan. 


-----------------------------------------------------------------------------

Un Chico de Revista

Teatro La Latina: Plaza de la Cebada, 2
Fechas: de martes a domingo hasta el 16 de abril
Entradas: desde 29€ por Entradas



Travel

Follow Us