viernes, 3 de marzo de 2017

Teatro: "Sed" en Teatro Lara


La mente humana tiene recovecos muy oscuros, que en muchos casos no podemos controlar. En esta ocasión la oscura mente enferma del protagonista es la de un pederasta en potencia, que intenta contenerse de su yo más ruín pero que por momentos se ve superado. Las sensaciones que tiene hacia los niños, que el cree que son de ternura, le hacen descubrir poco a poco la enfermedad mental que sufre y que le lleva acercarse a intentar intimar con niños sin ser del todo consciente.






Antes de continuar con la crítica querría dar mi total apoyo al director César Barló y a los actores Sauce Ena y Mariano Rochman que plantaron cara a la gente que no es capaz de apagar o insonorizar sus teléfonos móviles. Es vergonzoso que los actores tengan que llegar a parar la función porque un móvil no deje de sonar, pero es más increíble todavía que después de esto suenen más teléfonos durante la representación. Me parece inconcebible que la gente deje sus teléfonos con sonido después de que en todos los teatros se pida que se apaguen. La gente respeta poco el trabajo ajeno y esta situación que sufrieron los integrantes de esta función es, por desgracia, demasiado frecuente.



Una vez hecho este inciso volvamos a la obra, que es lo realmente importante. La historia se desarrolla a raíz de que una pareja descubre los secretos oscuros de uno de ellos. Lo que parecía un comentario sin importancia de la chica al llegar a casa desemboca en una confesión que será un auténtico tsunami para la relación. Una confesión que asusta a Sauce Ena (maravillosa su reacción ante la noticia, una angustia que va cambiándole hasta el rostro), le hace huir de casa como quien quiere escapar de una pesadilla




Con la vuelta de Ena a la casa la discusión no hace sino aumentar, la oscura verdad que le acaba de revelar Mariano Rochman la ha desubicado totalmente, toda su vida se ha convertido de repente en algo que desconoce, no sabe cómo su marido le ha ocultado algo así tanto tiempo, y sobre todo no se puede creer que lo acaba de escuchar de escuchar sea cierto, le gustaría darse cuenta de que todo ha sido un mal sueño, pero la realidad, a veces, supera con creces tus peores pesadillas.




La situación se hace insostenible con el paso de los días, ella está embriagada por las dudas sobre la persona con la que convive y cree no conocer. Todo son reproches, desconfianzas, miedos a posibles nuevas confesiones, un torrente de situaciones a cual más inquietante y tensa, que lleva a la pareja a alejarse, poniendo en tela de juicio todo lo vivido hasta ese momento. Pero ella está enamorada e intenta por todos los medios ayudarle a superar todo lo que le carcome por dentro.


Él, psicólogo de profesión, dice que sabe controlarse y que con la ayuda de ella podrá superar todo lo que pasa. Y ella confía en su palabra, se convierte en "su psicóloga" para poder entender esa parte tenebrosa que desconocía hace escasos días. Las situaciones que se cuentan en esta desesperada huida hacia adelante no ayudan, incluso llegan a poner más al borde del abismo a la entregada esposa, que intenta todo lo que está en su mano por recuperar a la persona con la que se casó y expulsar de su vida el degenerado que habita con ellos en estos tumultuosos días.



Las interpretaciones de los dos actores son, pese a las interrupciones telefónicas, muy interesantes. Mariano Rochman interpreta a un hombre agarrotado, con miedo de si mismo pero incapaz de hacer nada por resolver el problema. Una persona perdida que no encuentra salida a una situación que le atormenta y le gusta por igual. Por su parte Sauce Ena es el contrapunto perfecto a ese personaje que intenta estar calmado pero es una bomba a punto de estallar. Ella es dulce y cariñosa en el comienzo de la obra, pero con el transcurrir de los acontecimientos se va volviendo loca, no consigue controlar sus miedos y poco a poco se va consumiendo




De gran valor también es la sencillez de una escenografía mutable y muy infantil. Una serie de piezas de Lego colocadas por el espacio son las protagonistas de la escena, pero al igual que les ocurre a los personajes, no son lo que parecen y se van descubriendo con múltiples utilidades a lo largo de la historia, lo que en comienzo es una cocina pasa a ser una mesa de ordenador, lo que parece un armario puede ser parte de un parque o incluso el diván de un psicólogo. Una estrategia muy efectista que nos coloca en un ambiente confortable(casi como de guardería) de entrada para ver que todo era una mentira y nada es lo que parece (como le ocurre al protagonista).


Una historia muy dura pero tratada con mucha elegancia. Un texto que por momentos es angustioso, por momentos violento, en otros roza la ternura, pero que en su conjunto es un inteligente relato sobre los miedos, sobre las relaciones humanas y sobre el amor. Temas tratados todos ellos en la obra y que nos descubren lo que somos capaces de hacer por amor pero también que hay cosas que incluso la persona más enamorada no puede, ni debe, pasar por alto.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
Sed
Teatro: Teatro Lara
Dirección: Calle Corredera Baja de San Pablo 15
Fechas: Martes 20:15
Entradas: Desde 12€ en teatrolaraentradasymas y atrapalo