jueves, 16 de marzo de 2017

Teatro: "La judía de Toledo" en el Teatro de la Comedia

La genial Laila Ripoll se embarca en esta versión de la obra de Lope de Vega llena de amoríos, infidelidades, traiciones, y sobre todo mucho humor. La historia nos sitúa en el reinado de Alfonso VIII de Castilla y nos narra las dificultades del monarca al enamorarse de una judía. Todos los ingredientes del teatro clásico perfectamente mezclados en esta obra que se representa durante estos días en el maravilloso Teatro de la Comedia.




La historia parte de un hecho que no se sabe a ciencia cierta si es verdad, pero sobre el que se ha escrito mucho. Los amoríos del Rey Alfonso VIII hicieron tambalear los cimientos del país, se quedó cegado por la belleza de una judía llamada Raquel (al menos en la obra de Lope) y por consiguiente hubo una crisis total en todo el reino. Las consecuencias de este enamoramiento serán imprevisibles.




Laila Ripoll nos sitúa en los años 60-70 del pasado siglo XX para ambientar esta tragedia política. En palabras de la propia directora, la historia habla de "un rey que pretende ser tan solo un hombre, un monarca que abandona la política para dedicarse a sus intereses personales, un país desgobernado, en crisis, sumido en el abandono y con un peligro a las puertas"¿Les suena de algo? Es gracioso como una obra del siglo XVII puede ser tan actual, algo debemos estar haciendo mal para seguir cometiendo los mismo errores.




Los guiños a la actualidad son continuos y sin duda uno de los puntos fuertes de revisión de la obra de Lope. Imágenes del NO-DO, las judías usando bañador junto al río, los uniformes militares...todo nos ubica en un tiempo que no concuerda con el verso pero que nos hace reflexionar sobre lo universal que pueden llegar a ser ciertos temas. La directora hace hincapié en este punto, marcando las similitudes, tanto con la situación de crisis como con la manera de actuar del monarca, empeñado en vivir una vida "normal" sin dar cuentas a nadie.




El elenco, encabezado por Federico Aguado ,en el papel del monarca, y Elisabet Altube , en el papel de la judía Raquel, está muy bien seleccionado, con roles muy marcados de cada personaje. El rey se debate entre la pose regia que su posición le exige, y sus ganas de ser un alocado enamorado. Por su parte Raquel es todo vida, alocada y seductora, aunque esconda oscuros propósitos bajo esa sonrisa.
El resto del reparto lo completan Manuel Agredano, Ana Varela, Mariano Llorente, Teresa Espejo, Marcos León y Jorge Varandela.




Ana Varela interpreta a la reina Leonor, esposa del monarca y sufridora por todos los devaneos amorosos de su marido. Jorge Varandela, en el papel del príncipe, encarna la cólera de la familia contra el rey.  Teresa Espejo es la compañera de Raquel, encargada de dar frescura a la obra y romper la "rigidez institucional". Mariano Llorente y Manuel Agredano mantienen su compostura de nobles castellanos que no dudan en cumplir con su deber. Por último, el punto cómico de la obra lo aporta Marcos León en su papel de Belardo, sin duda uno de los mayores aciertos de la obra.



No podemos acabar esta crítica sin hablar de la escenografía y las proyecciones que acompañan a los actores durante toda la obra. Los decorados, diseñados por Arturo Martín Burgos, dan una muestra desde el inicio de lo que es la obra, una mezcla de culturas que conviven en un mismo espacio. La escenografía mezcla arcos góticos con polilobulados (como se ve en la foto de arriba), dejando claro lo atemporal de la obra desde el inicio. El juego de las proyecciones es uno de los elementos más llamativos e interesantes de la propuesta. Álvaro Luna es el encargado de dar una dimensión más a la obra con la ayuda de las imágenes.




Laila Ripoll consigue un conjunto bien armonizado, en el que todo encaja y nada sobresale por encima del resto, en una propuesta coral en la que todo aparece en su justa medida y cada personaje resulta insustituible. Lo más interesante resulta el saltar varios siglos para desarrollar la obra casi en nuestro tiempo. Una apuesta arriesgada que dota de mayor interés al montaje, ya que además del interés por el texto de Lope, nos quedamos asustados de lo parecido que puede llegar a ser todo y de lo torpe que es el ser humano, capaz de tropezar sistemáticamente en la misma piedra.

--------------------------------------------------------------------------------------------------

La judía de Toledo
Teatro: Teatro de la Comedia
Dirección: Calle del Príncipe 14
Fechas: De Miércoles a Sábado a las 20:00 y Martes y Domingos a las 19:00
Entradas: Desde 4€ (visibilidad reducida) en entradasinaem



Travel

Follow Us