lunes, 20 de marzo de 2017

Teatro: "El amante" de Harold Printer, en el Teatro kamikaze Pavón


Las obras que pasan por el Pavón nunca dejan indiferente a nadie, pero los últimos estrenos han creado tanta expectación que han agotado las entradas incluso antes de su estreno. Este es el caso de la obra que nos ocupa, una experiencia gastronómica y teatral que nos descoloca desde el mismo instante en que entramos en la sala. Es lógico que con un texto tan prodigioso como este, la gente no dude en ir a ver la obra, incluso antes de haber podido leer ninguna crítica sobre ella. Esto es lo que pasa cuando se hacen tan bien las cosas y lo que programas se convierte en valor seguro






Todo lo que sucede en este teatro tiene un halo de magia. Las obras de los Kamikazes ya habían triunfado en todos los sitios por los que habían pasado, pero la selección de reposiciones que eligen para el ambigú es maravillosa. y los estrenos que han programado sorprenden por su frescura y su originalidad. Para el mes de Mayo está programado un ciclo sobre danza que promete grandes emociones, habrá que estar atento porque volarán las entradas...



Volviendo a la obra que nos ocupa, todo hacía indicar que el éxito le perseguiría con su cuidadoso cartel, el valor seguro de un texto redondo y unos actores en continua progresión hacia el estrellato. El texto de Harold Pinter es una auténtica delicia, una pequeña obra maestra de la que es difícil hacer una mala versión. Pero en este caso la obra resulta divertida, extravagante, alocada y angustiosa a partes iguales. El montaje que dirige Nacho Aldeguer tiene todos los ingredientes para dejar poso en el espectador, para que todo el que tenga la suerte de ir a verla salga emocionado.




La representación empieza sorprendiéndonos desde el mismo momento que accedemos al ambigú del teatro, en ese mismo instante entramos a formar parte de una fiesta, en la que los anfitriones y el camarero nos dan la bienvenida y nos agasajan con bebida y canapés. Una forma original y distinta de romper la cuarta pared, involucrando desde el primer momento a los espectadores en la historia de la pareja e incitándoles a participar de la escena inicial. Esta manera de "romper el hielo" hace que todo comience en una alocada fiesta, para poner al público a tono desde el primer momento.



Pero la divertida y apacible puesta en escena inicial dura poco. A la mañana siguiente todo da un giro inesperado que hace que el público quede tocado. El genial "volantazo argumental" ya no cesará durante el resto de la representación y nada dejará de sorprendernos hasta la escena final. Asombroso como se va enredando el argumento mientras los personajes parecen permanecer ajenos a los vaivenes que sufre el público. Impecables personajes tratados con cincel para sacar de ellos miles de pequeños matices que los convierten en imprevisibles.




Las actuaciones de Daniel Pérez Prada y Alicia Rubio son prodigiosas. La alocada situación inicial los pone al límite, pasando al instante a una seriedad y rectitud que impresionan por lo radical del cambio. Cada uno de los personajes parece irse "oscureciendo" conforme avanza la obra. Lo que al principio parecen dos enamorados alegres y vigorosos, se va convirtiendo en una pareja distante y reencorosa. Los dos se van cerrando en si mismos, creando personajes que son antagónicos a los iniciales, lo que demuestra el dominio y la maestría que ambos tienen de sus personajes.



Cada giro que toma la escena es un nuevo salto mortal para los actores, que no sólo lo solventan con agilidad sino que le añaden un plus de entusiasmo y energía a cada momento. La complicidad que transimiten ambos actores hace que en situaciones extremas extremas todo fluya con gran energía, combinando momentos de máxima tensión con otros de profunda melancolía y alguno de amor desenfrenado. La ruleta rusa en la que se va convirtiendo la historia es un tour de force para ambos, que se deben mantener al borde del abismo en todo momento. Pero esto parece que les motiva, ya que en cada escena buscan llevar a sus personajes a zonas aún no mostradas, a huecos de sus personalidades que todavía no conocíamos.


La pieza en su totalidad es una genialidad. Cada nueva escena va ganando en pos del conjunto, haciendo que cada plano, cada momento, cada diálogo supere al anterior. La historia se va desbocando en una espiral de locuras, reproches y medias verdades que tensionan la escena y enloquecen al espectador. Es un montaje que gana con cada minuto que pasa (pese a su original escena inicial) y que llega al final con un ritmo frenético. 

Esta versión consigue que nos emocionemos, que nos riamos, que nos sorprendamos, que nos asustemos... todo con una puesta en escena modélica en la que todo encaja y no sobra nada. Es impecable la elegancia mostrada por el director a la hora de mostrar la verdadera naturaleza de esta pareja, capaces de ser los perfectos anfitriones de una fiesta y momentos más tarde la pareja más seca y distante del planeta.
----------------------------------------------------------------------------


El amante
Teatro: Teatro Pavón Kamikaze 
Dirección: Calle Embajadores 9
Fechas: Viernes a las 22:00 y Domingos a las 20:00
Entradas: Desde 16€ en TeatroKamikaze



Travel

Follow Us