domingo, 5 de febrero de 2017

Teatro: #malditos16 en el Teatro María Guerrero



Si hay dos palabras capaces de provocarte un nudo en la garganta, malestar o sentimiento de culpa ante algo que te sobrepasa, esas son "suicidio adolescente". Un tema tabú que si bien la ficción ha reflejado en algunas ocasiones, desgraciadamente han sido más las portadas ocupadas por jóvenes rostros que decidieron romper con el ciclo natural de la vida por diversos motivos. #malditos16 es una historia dedicada a todos estos adolescentes.

El punto de partida de la historia es el momento en el que a cuatro jóvenes les piden ayuda desde un hospital en el que fueron internados cuando intentaron quitarse su vida. Tras esta experiencia traumática, les piden ayuda para tratar a personas que están pasando por lo mismo. Sin embargo, para los cuatro no será una tarea fácil tener que volver al pasado y revivir los momentos más amargos de su vida.




Con un tono muy cinematográfico, #malditos16 está estructurada en dos tiempos que nos permiten por una parte presenciar el pasado de los jóvenes en el centro y por otra, conocer cómo el paso del tiempo todavía no ha sido capaz de borrar estas huellas. Es muy acertado el montaje de escenas simultáneas en las que ambos tiempos confluyen en el escenario para decirnos que las heridas pueden cicatrizar, pero la marca siempre está ahí.

A través de los cuatro jóvenes indagamos en los millones de adolescentes que también han barajado quitarse la vida por trastornos alimenticios, abusos sexuales por parte de adultos, problemas con la identidad de género y conflictos con la familia extremos. Resulta sorprendente que después de toda esta vorágine de problemas que se plantean, el mensaje final es ciertamente esperanzador. 




Al igual que desde tierna edad empiezan a hablarnos los adultos de las barbaries que se cometieron en la Segunda Guerra Mundial o la Guerra Civil, también se deberían hablar de estos temas, porque admitámoslo, hasta hace relativamente poco los problemas que se plantean en la obra eran un tabú. Tal vez la memoria me falle, pero no recuerdo que durante mi etapa escolar me hablasen de abusos, trastornos alimenticios y mucho menos, de identidad de género, un tema sobre el que todavía queda mucho camino por hacer y a muchos les sigue pareciendo "tonterías de críos".

#malditos16 consigue sacar el Peter Pan que todos llevamos dentro, aunque este no viaja precisamente al País de Nunca Jamás, sino a una adolescencia en la que todos, hasta el más afortunado, ha tenido su trauma particular. La obra, ya desde el título con esa almohadilla, nos está hablando de lo peligrosas que puedan las redes sociales durante la adolescencia, donde se convierten en un mundo en el que tan solo prima tu físico, tu capacidad para poner hashtags y el nivel de amor que recibes a través de likes. Por supuesto, en este mundo están excluidos todos aquellos que se hayan salido del camino correcto: o eres normal y todo va sobre ruedas, o eres el loco, el friki, el zampabollos, el desviado u cualquier otro calificativo de la misma índole.




Mis expectativas respecto a #malditos16 eran muy altas debido a que tocaban una temática muy arriesgada. Sin embargo, como siempre el binomio Quino Falero - Fernando J. López es sinónimo de calidad y estos se han vuelto a superar a sí mismos. Después de regalarnos una de las mejores maravillas escénicas de 2016 Los amores diversos nos traen ahora una pequeña joya que promete ser una de las grandes obras de este año. 

En la parte actoral siempre es un placer poder disfrutar de dos actores como Rocío Vidal y David Tortosa, pero nada tienen que envidiarles los jóvenes intérpretes Andrea Dueso, Pablo Béjar, Manuel Moya y Paula Muñoz. Gran labor de dirección y gran reparto coral en el que nadie pretende sobresalir frente a nadie.




El broche final de la obra me parece una de las mejores escenas que he visto sobre un escenario. La interpretación, cómo está dirigida, la música y sobre todo, un mensaje esperanzador que resalta que de los momentos más amargos nacen a su vez las mejores personas de tu vida.

Digna de aplauso es la labor formativa de #malditos16, la cual está siendo representada antes distintos centros de enseñanza. ¿Por qué de qué valdría una obra de teatro que hable de crisis en la adolescencia si esta no es vista por ellos mismos? Creo que si todos hubiéramos visto esta obra en nuestra juventud podríamos haber entendido mejor muchas cosas. 

Sin más, solo puedo decir a todo el equipo, #enhorabuena.



---------------------------------------------------------------------------

#malditos16
Teatro María Guerrero
Dirección: calle de Tamayo y Baus, 4
Fechas: hasta el 5 de febrero
Entradas: 12€ por INAEM

Travel

Follow Us