miércoles, 8 de febrero de 2017

Teatro: "La jaula de Grillos" en el Teatro Amaya



¿Os dolía la cara de la risa la película La jaula de los grillos? ¿Echáis de menos un musical de la talla de Priscilla, Reina del desierto? ¿Cantáis It's raining men a todo pulmón en la ducha? Si cumplís al menos dos de los requisitos anteriores, ¡sois más que bienvenidos a la jaula!

El punto de partida de la obra comienza cuando la cómoda vida de Alvin y César, una pareja homosexual dueña de un cabaret, se ve alterada al enterarse de que Josean, el hijo de César se casa. El golpe duro viene al enterarse que la afortunada es la hija de un senador ultraconservador que promueve los valores de la familia tradicional. Josean le pide a su padre que se haga pasar por heterosexual, lo que desencadena todo tipo de conflictos familiares.



A diferencia de la versión cinematográfica, esta jaula ha optado por darle más importancia al cabaret, de manera que el 60% de la obra son espectáculos presentados por César, que interactúa con el público rompiendo así la cuarta pared. Si sois de los que agacha la cabeza porque tenéis pánico escénico, ¡preparaos! 

Al igual que la película, aquí la premisa cómica también funciona, ya que a pesar de que la primera película francesa se estrenase en 1978, la temática sigue estando de actualidad y es un conflicto que no ha perdido fuerza con los años. De hecho, hay más de un guiño a la política española y se deja ver de forma clara la crítica a los partidos ultraconservadores. Eso sumado a las notas de humor autóctono hacen que la obra sume puntos.  




Desde que nos dejó Priscilla, Reina del desierto, Madrid necesitaba un nuevo musical gay-friendly y todo apunta a que La jaula de grillos será su gran sucesor. Sin disponer de los medios que tenía el predecesor — tampoco tiene el mismo precio — esta jaula tiene una puesta en escena más que solvente y las actuaciones musicales han apostado muy inteligentemente por el humor frente a la espectacularidad, como es el caso del número de El lago de los cisnes, un gran ejemplo de humor no verbal.

Como buen musical drag, todas las canciones son más que reconocibles: I will survive, It's raining men o Go West son algunas de las que componen el repertorio de la jaula. La obra está concebida para animar al público, por lo que las drag-queens bajarán del escenario a menudo para hacer que el espectador se levante de su silla y forme parte del espectáculo.




Lo único que eché en falta en La jaula de los grillos es que hubiera más números musicales insertos en la trama principal, ya que la mayor parte del musical se desarrolla en el cabaret y eso relega a un segundo plano la historia. De hecho, el mejor momento de la obra fue la escena del restaurante en la que se respira la tensión y el personaje de Alvin nos regala una de sus mejores actuaciones.

A nivel actoral me pareció muy destacable Alberto Vázquez, más que convincente como "madre". Él es el responsable de algunos de los mejores números musicales. Además, a pesar de su gran vis cómica, es el encargado de aportar la lagrimita tan necesaria en estas historias. 

Una gran labor hay también en la dirección artística y es que para el espectáculo se usan más de 100 trajes y más de 60 pelucas. Por no hablar del maquillaje que hace prácticamente imposible la tarea de distinguir el género de los bailarines. 




Al final de la obra todo el equipo recibió una gran ovación de esas en las que se deja claro que el objetivo se ha conseguido. La jaula de grillos es una de esas obras feel-good de las que se sale con ganas de más, así que si tenéis ganas de un buen musical plumífero, corred y encerraros con estos artistas en una jaula de la que nunca querréis salir.





---------------------------------------------------------------------------------


La jaula de grillos

Teatro Amaya 
Dirección: Paseo del General Martínez Campos, 9
Fechas: hasta el 26 de marzo
Entradas: desde 10,20€ por Taquilla, Entradas y Atrápalo