jueves, 23 de febrero de 2017

Teatro: "Hamlet" en Teatro Pavón Kamikaze


El riesgo de hacer una versión sobre una obra cumbre de la literatura es muy grande y debe dar mucho vértigo. Pero intentar "modernizar" un clásico de Shakespeare y que sea una obra "actual" está al alcance de muy poca gente. Una de las personas que es capaz de esto y conseguir una obra impactante, radiante y fresca, es Miguel del Arco, uno de los autores que acostumbra a este tipo de saltos mortales, capaz de enfrentarse al más difícil todavía y salir siempre airoso, convirtiendo una pieza universal en algo nuevo e innovador, una obra eterna que se muestra con esta nueva piel en toda su plenitud.





Este proyecto se fraguó hace un par de años, producida por la Compañía Nacional de Teatro Clásico y estrenada con éxito abrumador en la reapertura en 2016 del Teatro de la Comedia. Una obra arriesgada, que consigue renovar la figura del eterno príncipe de Dinamarca, un Israel Elejalde soberbio (como siempre que se sube a un escenario) que nos hace temblar y sufrir a partes iguales con su poderosa interpretación. Actor que gusta de enfrentarse a papeles difíciles se pone el listón un poco más alto, conseguir quitarnos de la cabeza las versiones que hemos visto para hacer verosímil este nuevo Hamlet. Tarea complicada que supera con creces, haciendo suyo el personaje, capaz de expresarse como siempre lo hemos visto, pero con unos movimientos y una actitud corporal que lo singularizan de cualquier otra versión.





La continua mutación de Elejalde a lo largo de la obra es asombroso. La manera en que el estado de ánimo del personaje le golpea y le desgarra es por momentos incluso violento, una evolución que no deja de sorprendernos por lo espontánea y continua, una lucha de sentimientos que no deja de transformar a  Hamlet desde el comienzo de la obra. La obra gira en torno a él y sus continuas luchas interiores, la tristeza, el amor, la amistad, la traición y la venganza. Un cóctel que va convirtiendo al príncipe en un personaje cada vez más siniestro y oscuro, desquiciado por momentos y, en palabras del propio Elejalde, "un héroe que se comporta como un villano".




Si la versatilidad de Elejalde a la hora de transformar su personaje es increíble, el resto del elenco de la obra no se queda atrás. Ángela Cremonte está estratosférica en su papel de Ofelia. Un personaje que también sufre varios "destrozos interiores" a lo largo de la obra. Su momento de enajenación total, con número musical incluido, es realmente maravilloso y doloroso a partes iguales. Un personaje marcado por el amor a Hamlet que se ve desbordada en todo momento por el transcurrir de los acontecimientos.



Los otros papeles más importantes de la obra, los de Claudio y Gertrudis, los interpretan Daniel Freire y Ana Wagener, ambos con interpretaciones más contenidas en general que los actores principales. El papel de Daniel Freire viene marcado por todo lo que esconde, por la doble vida que lleva y que le conduce a una espiral de la que no podrá salir. Por su lado, Ana Wagener vive engañada la mayor parte de la obra, preocupada por la enajenación de Hamlet pero cegada por el amor de Claudio. La escena que protagoniza con Elejalde es un duelo interpretativo de muchos quilates.



Los otros personajes corren a cargo de José Luis Martínez, Cristóbal Suárez y Jorge Kent. Martínez, en su papel de Polonio, y en los otros que interpreta a lo largo de la obra, el toque más cómico de la obra. Personaje de escasa moral, es el típico trepa que puede hacer lo que sea por tener la bendición del Rey. Por su parte Cristóbal Suárez interpreta a Laertes, hermano de Ofelia y uno de los personajes que pese a aparecer poco en escena adquiere gran relevancia según avanza la historia. Por último, y no por ello menos importante, Jorge Kent encarna a Horacio, amigo fiel de Hamlet, confesor y por momentos espía que es capaz de cualquier cosa que ayude al príncipe.




Pese a la complejidad de cada uno de los personajes, todos los actores (salvo Elejalde) tienen que interpretar varios personajes, con lo difícil que resulta "deshacerse" de personajes tan complejos. Los "amigos" estudiantes de Hamlet, el padre asesinado, los comediantes o los enterradores son algunos de los personajes que aparecen en mayor o menor medida a lo largo de obra y que dan vida alguno de estos seis bestias, capaces de hacer verosímil un personaje y su opuesto en cuestión de minutos.



Mucha culpa de toda esta maravilla la tiene el gran Miguel del Arco, capaz de sacar lo mejor de cada actor en cada momento. Tras el estreno de "La noche de las Tríbadas" y la reposición de la maravillosa "La función por hacer", vuelve a "su teatro" con esta obra, rodeándose de sus Kamikazes más habituales. Director de actores, sabe lo que puede dar cada uno y le interesa el perfeccionar cada personaje desde la complicidad total con el que lo interpreta. Tras esta obra podremos ver a la mayor parte del elenco en "Misátropo", otra joya que se repone en el Pavón tras su paso por el Teatro Español. 



No puedo acabar sin hacer mención a la escenografía, una auténtica locura maravillosa. En las antípodas de cualquier versión sobre este clásico, del Arco nos presenta un escenario casi vacío, con una cama y un par de cortinas, que va mutando al ritmo de la obra, se vuelve loca al ritmo que le marca la enajenación del personaje principal. Sencilla en su contenido pero compleja en su estructura global, es una auténtica obra de ingeniería teatral, impactante tanto por su complejidad como por su belleza visual.


Como todo lo que sucede en el Teatro Kamikaze Pavón, uno sale impactado de lo que acaba de ver. Una auténtica joya por sus interpretaciones y por la capacidad del director para darle una vuelta de tuerca a un personaje tan universal y tan clásico. Una manera distinta de entender el teatro, una visión contemporánea de los clásicos para hacerlo más accesible a la gente. No defrauda del Arco, habituado a versionar textos clásicos a su manera, una interpretación actualizada y visualmente impactante que hace las delicias de todos los que queremos ver cosas distintas.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
Hamlet
Teatro: Teatro Pavón Kamikaze
Dirección: Calle Embajadores 9
Fechas: Martes, Miércoles, Jueves, Viernes y Sábados a las 20:00 y Domingo a las 18:00
Entradas: Desde 21€ en TeatroKamikaze


Travel

Follow Us