domingo, 16 de octubre de 2016

Teatro: "Rasgar la Tierra" en Teatros Luchana


El tan recurrente tema de la crisis económica vuelve a ser el punto de partida de esta obra, basándose en las relaciones laborales de dos personas que son las únicas que permanecen al frente de la casa de cultura de un pueblo tras los recortes y los despidos. La premisa es clara, pero la intención del texto va mucho más allá, habla de las relaciones humanas cuando las cosas van mal, el individualismo alarmante de una sociedad que no es capaz de ayudar ni de comprender al prójimo, sólo de intentar salvar su propio pellejo.







La recientemente creada compañía Criadero de morsas se embarca con este texto en su segunda producción tras el éxito cosechado la temporada pasada con "La maratón de Nueva York". Con las altas expectativas tras la repercusión que alcanzaron con su primera puesta en escena apostaron sobre seguro a la hora de elegir a la persona encargada de esta pieza, escogiendo a Josep María Miró, que ya había dejado su impronta hace unos años con sus textos "El principio de Arquímedes", "La mujer que perdía todos los aviones" o, más recientemente, "La travesía". Para dirigir la obra vuelven a contar, al igual que en su primer texto, con Jorge Muñoz, actor y director miembro de la compañía La Lechería, la cual obtuvo gran repercusión con su primera obra "La fiesta", representada este verano dentro del programa del festival Fringe en la cineteca de Matadero.



Joaquín Mollá y Chechu Moltó son los creadores de Criadero de morsas y ambos son los encargados de interpretar dos de los papeles de la obra, como ya hicieron en "La maratón de Nueva York". Joaquín Mollá tiene una corta pero dilatada carrera en la que ha participado en películas como "Miguel y William" o "Low Cost" en series de televisión como "Cuéntame" o "Amar en tiempos revueltos" o en una veintena de obras de teatro, entre las de que destacan "Extremo", "Boxer", "Háblame como la lluvia" o "Todos eran mis hijos". Por su parte Chechu Moltó también ha combinado a lo largo de su trayectoria el cine, participando en las películas "Atraco" o "Libertador", la televisión, en series como "Cuéntame" o "Aquí no hay quien viva", pero sobre todo el teatro, donde ha participado en obras como "la venganza de don Mendo", "El lindo don Diego" o "Tarzán, el musical".
Para esta segunda producción, han sumado al reparto a Manuel Varela, actor gallego que ha participado en series de televisión, como "La señora", cortos, webseries y mucho teatro, destacando sus papeles en "La celda de cristal", "1,2,3...Shakespeare" y en producciones de Yllana como "Splash" o "Juntos 125 años más".





La obra nos traslada a un pequeño pueblo golpeado por la crisis, en el que Luis y Raúl (papeles interpretados por Manuel Valera y Chechu Moltó) han conseguido mantener su puesto de trabajo en la casa de la cultura pese a los múltiples recortes que se han hecho. La situación es complicada, ya que el trabajo les desborda y sus vidas personales también están al borde del abismo.

La llegada al pueblo de Miguel (interpretado por Joaquín Mollá), que se ofrece para ayudar desinteresadamente en la casa de la cultura, hace que los dos empleados recelen de las buenas intenciones del forastero, sobre todo cuando llega una carta en la que parece que se cuentan cosas sobre un pasado turbio del recién llegado. La situación empieza a ser insostenible cuando los dos empleados desconfían de todo lo que hace Miguel. Las relaciones personales entre los tres protagonistas también juegan un importante papel a la hora de que los "veteranos" estén con la escopeta cargada en todo momento.



Todo estalla en la preparación de un gran evento que ha de realizarse en la casa de la cultura, con el que Miguel está muy implicado. Luis y Raúl, que ya han dinamitado su supuesta amistad de años al echarse todo tipo de reproches a la cara, quieren saber la verdad sobre el pasado del desconocido, lo que hace saltar por los aires todo

Las relaciones personales y profesionales sacan lo peor de cada uno, en un constante bombardeo de reproches del que ninguno de los tres sale ileso. La inestabilidad ante una situación de crisis en la que viven instalados los trabajadores, hace que a la mínima saquen a relucir sus miedos y sus miserias, creando desconfianzas ante el recién llegado pero también entre los "amigos" de toda la vida. Las tensiones que se crean entre los personajes hace sacar lo peor de cada uno, capaces de lo que sea con tal de salvar su propio pellejo.





"Rasgar la tierra es un pequeño retrato de la deshumanización de las relaciones personales en los frágiles tiempos de crisis" es la definición que nos da el propio autor sobre la obra. Una obra que pone de manifiesto una de las múltiples consecuencias de los recortes y de la mala gestión. Los cimientos de un lugar de ocio y entretenimiento para la comunidad se transforma en un nido de buitres en el que no se ven con buenos ojos la ayuda altruista de un desconocido. Todo se mira con recelo y se anteponen los intereses personales a los de la comunidad.

El autor hace girar toda la intriga de la trama en torno a un papel (la carta sobre el pasado de Miguel) de la que nunca llegamos a saber el contenido, pero que va enrareciendo la situación, en un continuo juego de sospechas y condenas. Se nos dosifica la información con cuentagotas, con el fin de mantener la intriga hasta el final, consiguiendo que el ritmo de la obra no decaiga.




Ante un argumento aparentemente sencillo, la obra nos plantea muchos de los problemas que tenemos en nuestra sociedad y en el propio ser humano. La obra disfraza el problema a lo desconocido, poniendo como excusa la carta, algo mucho más interesante, el despecho de la gente ante el prójimo por ser diferente y la defensa a ultranza de la posición propia a toda costa.
El autor consigue un ritmo fluido durante toda la obra, haciendo que vaya subiendo el tono y con ello el interés por el desenlace de los hechos. Una propuesta que pone al descubierto a los actores, los verdaderos responsables de que la obra tenga verosimilitud, coherencia y creidibilidad.

Un nuevo acierto de los teatros Luchana, apoyando propuestas de corte social y comprometido y apoyando a compañías que están empezando. Un espacio en el que tienen cabida las obras más diversas, pero en el que siempre podrás encontrar una que te haga irte a casa con algo en lo que pensar.
------------------------------------------------------------------------------
Rasgar la Tierra
Teatro: Luchana
Dirección: Calle Luchana 38
Fechas: Lunes a las 20:00
Entradas: Desde 6€ en ticketeaatrapaloticketsnetteatrosluchana



Travel

Follow Us