lunes, 26 de septiembre de 2016

Teatro: "Idiota" con Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert en el Teatro Pavón Kamikaze.


El gran actor Israel Elejalde se atreve con este texto de Jordi Casanovas para dar el pistoletazo de salida al remodelado Teatro Pavón Kamikaze. Para esta primera representación ha elegido una historia claustrofóbica, un thriller que atrapará a los espectadores desde el primer momento. Y como no podía ser de otra manera, la elección de los actores está al nivel del acontecimiento: Gonzalo de Castro y Elisabet Gelabert sacan el máximo partido a dos personajes muy jugosos, llenos de matices.



Israel Elejalde, uno de los miembros de Kamikaze producciones y por tanto uno de los "culpables" de la reapertura del Teatro Pavón, no suele prodigarse mucho como director, esta es la segunda obra que dirige tras "Sótano" de Benet i Jornet. En lo que es un maestro es en ponerse sobre las tablas para demostrar su instinto y su saber hacer como actor. Muchos de los títulos más aclamados de los últimos tiempos están protagonizados por él, casos como "Misántropo", "Hamlet", "Veraneantes", "La clausura del amor", "La función por hacer" o "Maridos y mujeres". En cine recibió una nominación al Goya por actor revelación en "Magical Girl" y podremos verlo próximamente en la nueva película de Alberto Rodríguez "El hombre de las mil caras".


El autor del texto, Jordi Casanovas, ha escrito algunos de los mayores éxitos de las pasadas temporadas, como "Ruz-Bárcenas"o"Hey boy, Hey girl", pero sobre todo ha desarrollado la mayor parte de su carrera en Cataluña, donde obras como "Patria" o "Una historia catalana" han tenido gran acogida, tanto de crítica como de público.

Por su parte, los actores Elisabet Gelabert y Gonzalo de Castro, tienen a sus espaldas unas dilatadas carreras, aunque sea mayor la popularidad de Gonzalo por su apariciones en series como "7 vidas" o "Doctor Mateo". Actor de larga carrera profesional en el teatro, con participación en obras como "Invernadero", "Deseo", "Glengarry Glen Ross" o "Luces de Bohemia", ha compaginado su amor por las tablas con trabajos (cada vez más habituales) en televisión, como ya se ha dicho, y en cine, donde ha protagonizado películas como "La Torre de Suso", "¿Para qué sirve un oso?" o "Rivales", o le ha puesto voz a personajes de animación, como en "Madagascar".

Elisabet, por su parte, es una actriz que se ha hecho a si misma. Nominada al Goya a actriz revelación por "Te doy mis ojos", ha participado recientemente en "Magical Girl" o "Gente en sitios" y está a punto de estrenar la esperada "Las Furias" de Miguel del Arco (con Gonzalo en el reparto entre otros). En televisión ha participado en muchas series, aunque nunca con la trascendencia mediática de su compañero de escena. En lo que se refiere al teatro ha trabajado con los directores más importantes de nuestra escena: Miguel del Arco ("Veraneantes"), Alex Rígola ("Maridos y mujeres"), Andrés Lima ("Tito Andrónico") o Gerardo Vera ("Maribel y la extraña familia").




Con estos mimbres era muy difícil que algo saliese mal, y efectivamente el resultado no puede ser más redondo. Desde el primer momento los diálogos nos atrapan, la escena transmite una halo de misterio, los personajes se van desnudando poco a poco para mostrarnos cada una de sus capas, y la historia se va enredando de tal manera que nos resulta imposible movernos del asiento sin abandonar nuestra perplejidad ante la obra tan redonda que estamos viendo




"Idiota" nos cuenta la historia de un hombre que accede a las pruebas psicológicas de una misteriosa fundación para ganar un dinero que podría solucionarle la vida, al menos a enderezar su actual situación. Este planteamiento que se presenta tan sencillo no lo es tanto, y la situación se acabará convirtiendo en una pesadilla de la que será difícil escapar. Carlos Varela (Gonzalo de Castro) es nuestro "afortunado" elegido para las pruebas. Ante él, la doctora Edel (Elisabet Gelabert) que apariencia dulce pero que no dejará de ponerle en situaciones límites
Lo que aparentemente era iba a ser un mero trámite, se convierte para nuestro engreído personaje en una cuestión mucho más trascendental y complicada de lo que esperaba. La doctora irá apretándole las cuerdas de tal manera que lo llevará al límite.



Este angustioso thriller psicológico nos lleva a escenarios ya vividos, con momentos de angustia de un personaje por las continuas preguntas al límite de la encuestadora. Un comienzo que se acerca a la comedia hace que el espectador se relaje con unos momentos iniciales de aparente paz, pero todo parece pensado para cogerlo por sorpresa y con la defensa baja, lo mismo que hace la doctora con Carlos Varela. La tensión sube a medida que Carlos responde las preguntas, o que la doctora se las complica aún más. 
Pero dentro de este ambiente de alto voltaje, lo realmente interesante es ver cómo reacciona un hombre al límite, que es lo que está dispuesto a perder, cuanto está dispuesto a bajarse los pantalones, a ceder frente a la injusticia....cómo de idiota tiene el ser humano. Cuánto puede llegar a aguantar una persona antes de revelarse, de dar un grito ante la injusticia, de pegar un golpe en la mesa cuando se sobrepasan todas las fronteras?




La puesta en escena, creación de Eduardo Moreno,  de aparente sobriedad, va mutando a lo largo de la obra al igual que el personaje de Carlos Varela. Un despacho que en un primer momento parece un lugar amplio, se vuelve claustrofóbico por momentos, recordando por momentos los espacios menguantes de "Cube" o "La habitación de Fermat". Un decorado claramente cinematográfico, en el que sólo hay dos mesas, una grande de despacho y otra más pequeña que recuerda a las de los concursos de la televisión, una ventana con unas cortinas que la doctora correrá al comienzo de la obra y una gran pared (en la que está la puerta de acceso al despacho) en la que los espectadores ven al comienzo de la obra los títulos de crédito y después una frase de Einstein que cobra sentido según avanza la obra: "Hay dos cosas infinitas: el infinito y la estupidez humana...y del universo no estoy seguro".

Para completar una puesta en escena realmente sublime, Elejalde contó con la increíble iluminación de Juanjo Llorens y los sonidos a cargo de Sandra Vicente y Arnau Vilá que crean un ambiente realmente inquietante, cercano a clásicos del género como Hitchcock, a lo que hay que sumar las proyecciones que van convirtiendo el despacho en un lugar cada vez más angustioso.




Y de repente el espacio sufre, muta, se trastorna, se despliega, al ritmo que la doctora arrincona a Carlos Varela. Un lugar, que desde el principio tenía un toque siniestro, pasa de despacho a set televisivo, a cárcel, a sala de interrogatorios o a manicomio, mientras el espectador permanece helado ante todo ello. Pero esta mutación tiene que ver con los estados de ánimo de nuestros personajes, que bailan al son que marca la doctora para deslizarse sobre los distintos escenarios, pasando de ritmos de baile suaves al más puro Heavy metal. Montaña de rusa de sentimientos y sensaciones que ponen al protagonista y al espectador al borde del abismo.




Pero por encima de todo sobresalen dos actores que rozan la perfección en sus actuaciones. Los dos se contraponen de manera excepcional, ella con un tono sobrio que se va volviendo más agresivo según avanza la obra y él metido en un torbellino que le lleva desde una autosuficiencia chulesca al principio a un desquiciamiento total al final de la obra, pasando por momentos de angustia, sorpresa o impotencia. Un abanico de registros que nos muestra la capacidad de estos dos actores a la hora de mimetizarse con sus personajes.



En definitiva, sólo cabe decir que el Teatro Kamikaze Pavón ha acertado plenamente con la elección de la obra con la que dar el pistoletazo de salida a esta andadura teatral. Un thriller cargado de intriga, que sube de tono a cada minuto que pasa. Una historia que nos deja pegados a la silla y consigue que nos vayamos angustiando al mismo tiempo que nos quedamos extasiados por las interpretaciones de los dos actores que vemos sobre el escenario.
----------------------------------------------------------------------------------------------------------


Idiota
Teatro: Pavón Kamikaze
Dirección: Calle Embajadores 9
Fechas: Miércoles, Jueves, Viernes y Sábados a las 20:00, Domingos a las 18:00. Hasta el 30 de Octubre.
Entradas: Desde 18€ en TeatroKamikaze.






Travel

Follow Us