domingo, 18 de septiembre de 2016

Teatro: "Cuerdas" en el Teatro Lara


La sala Off del Teatro Lara abre sus puertas a la compañía Kimera teatro para que nos presenten Cuerdas, su cuarto trabajo. El texto no nos dejará indiferentes, ya que tiene momentos realmente divertidos salteados con discusiones muy agrias y monólogos de lo más intenso. Esta tragicomedia nos hará viajar de la mano de los tres protagonistas en su búsqueda de respuestas a ciertas preguntas que llevan toda la vida queriendo conocer.



La historia ha sido escrita por la autora mejicana Bárbara Colio y la versión que llega al Lara ha sido dirigida por Juanma Gómez. La obra, que ha sido representada en países como México, EEUU, Perú o Argentina con gran éxito de crítica, llega al Off madrileño (coincidiendo con su estreno en Costa Rica) para hacer las delicias de todos los espectadores que se acerquen a verla. 

La compañía Kimera, creada en 2009 por alumnos que acababan de terminar su formación académica es la encargada de que este texto dé el salto desde el otro lado del charco para aterrizar en Madrid. La compañía ha tenido gran éxito desde su primer trabajo, De Finea y Nise, con el que representaron a España en el Festival Don Quijote de París. Tras un texto propio, Asalto en Navidad, y una interesante versión de Bajarse al moro, llegan a su punto de madurez con esta obra cargada de sentimientos y de situaciones de lo más desternillantes.

Por su parte Juanma Gómez es un actor y director muy activo dentro del circuito madrileño. En el Teatro Lara se le pudo ver el pasado año como actor de la muy interesante "El coleccionista" y también ha participado en "Mi lucha" (de la que también es el autor), "Julio César", "La venganza de Don Mendo" o "El cartero de Neruda". Entre sus últimos montajes como director destacan "Frankenstein", "Naranja/Azul", "Noche de Reyes" o "Treast".




La historia nace del encuentro de tres hermanos en el momento en que unos de ellos, Peter, recibe una extraña carta. Su padre, un funambulista al que hace años que no ven, les invita a que acudan a su última actuación antes de retirarse, una idea que no les parece igual de buena a los tres.  Peter (Pablo Castañón), Paul (Héctor González) y Prince (Miguel Rascón) viven sus vidas muy alejados entre ellos, pero esta oportunidad de ver de nuevo a su padre "desaparecido" les hace embarcarse juntos en esta aventura, sobre todo por la insistencia de Peter que invita a sus hermanos a los gastos del viaje, para que puedan ir todos (premisa ineludible de la que se habla en la carta). 

Tras varias discusiones y divagaciones previas, los tres aceptan la proposición de Peter (el hermano mayor) y se embarcan en un viaje en busca de su padre que se convierte en un paseo por todos sus miedos y cuentas pendientes, tanto entre ellos como hacia su padre. Aeropuertos, vuelos, salas de espera, taxis... una eléctrica road movie salteada por momentos de reproches y conversaciones muy subidas de tono. El viaje, como era de esperar se va complicando, lo que va poniendo cada vez más nerviosos a los tres protagonistas, pensando en abortar la misión en varios momentos. Estas esperas entre viajes nos dan tiempo para ir conociendo mejor la historia familiar y las relaciones que tienen los tres con sus padres y con sus respectivas parejas



La obra de pequeño formato se apoya en un interesante texto y en tres actores que resultan muy creíbles, cada uno en su papel. Pablo Castañón (Peter) es un tipo serio y triunfador, felizmente casado ( o eso parece desde fuera) y que siempre ha sido el más cercano al padre ausente. Héctor González (Paul) es el hermano mediano, el que menos suerte ha tenido en la vida. Está sin dinero, usa la ropa que ya no quiere Peter, y es el único que sigue teniendo relación con su madre. Miguel Rascón (Prince) siempre ha sido el raro de la familia, ha ido por su cuenta siempre y tiene una relación poco estable con el amor de su vida.

Resulta muy interesante la mínima escenografía utilizada para esta carrera a contrarreloj por sitios tan diversos. Unas simples sillas hacen las veces de avión, sala de espera, taxi o graderío, obteniendo un resultado de lo más efectista y dotando a la obra de una sencillez que nos hace centrarnos en lo que de verdad importa, los problemas de esta familia. Inteligente también resulta el momento en que se recuerdan los momentos vividos en una casa que tenía la familia en el bosque y de repente nos sorprenden con una nueva escenografía para recrear sus primeros pasos (nunca mejor dicho) como proyectos de funambulistas. Al conjunto no le falta detalle, y pese a la simplicidad, todo consigue encajar a la perfección.




La obra se convierte en una carrera frenética por la propia supervivencia de los personajes. Por momentos se acerca a "La Terminal", encerrados en un aeropuerto del que no pueden escapar. Por momentos recuerda a "Viaje de pirados" o "Resacón" en sus momentos más alocados. Pero en su conjunto se acerca más "Viaje a Darjeeling" en esa huida hacia adelante buscando todo tipo de respuestas para encontrarse a si mismos. Formalmente también nos recuerda por momentos a sketchs de Tricicle, en su juego con las sillas, o incluso a los mimos con el momento desternillante de la cola de embarque.


Es un soplo de aire fresco ver propuestas tan desenfrenadas y a la vez con tanto en su interior, capaces de hacerte reír y al minuto siguiente ponerte un nudo en la garganta. En esta obra se entremezclan de forma muy interesante la comedia y el drama, dándonos la dosis justa de cada una en el momento adecuado. La complicidad que transmiten los tres personajes nos hace que nos sintamos totalmente identificados con lo que les pasa y podamos llegar a vernos reflejados en muchos de los problemas, tanto familiares como sentimentales o incluso los vitales, que cada uno nos cuenta a lo largo de su viaje "interior". 

El texto convence por su sinceridad y por su frescura, pese a que se pueda llegar a odiar a alguno de los personajes (a los presentes o a los ausentes) en muchos momentos de la obra. Un estreno, el del día 13, que augura una larga vida a esta obra, y que puede convertirse en una de las sorpresas de la temporada del Lara. Los problemas de una familia un poco peculiar pero contados desde una óptica universal en la que todos nos sentimos identificados puede ser su as en la manga para cautivar a muchos espectadores. Que no se destensen las Cuerdas.


----------------------------------------------------------------------------------
Cuerdas
Teatro: Lara
Dirección: Paseo General Martínez Campos 9
Fechas: Martes a las 22:00, a partir del 13 de Septiembre.
Entradas: Desde 12€ en atrapaloticketeateatro lara y entradasymas