martes, 30 de agosto de 2016

Teatro: "Backstage" en los Teatros Luchana.

Una sala de conciertos llena de público, un grupo ante su última oportunidad de hacer algo grande, la delgada línea que separa el éxito del fracaso, el vértigo ante la posibilidad de hacerse grandes, el amor por la música... 

Todo esto es Backstage, la primera obra de la compañía Break a Leg Producciones, pero también es angustia, amistad, traición, locura y sobre todo música, capaz de canalizar la vida de cuatro chicos que se encuentran ante una encrucijada que marcará el resto de sus vidas.




Break a leg producciones es la compañía que acaba de crear Marjorie E. Glantz (autora estadounidense afincada en España) con la idea de realizar un teatro actual, comprometido, que sea un reflejo de la realidad que nos toca vivir. Con esta idea se embarcan en una campaña de crowfunding para producir esta obra que nos habla de la música desde las entrañas de un grupo que se enfrenta al que puede ser su último concierto.

La obra, traducida y dirigida por José Luis Sáiz, parte de un texto de la propia Marjorie, contando con actores muy relacionados con el mundo de la música, lo que da un plus de credibilidad a la hora de los papeles que tienen que interpretar. A esto tenemos que sumar las colaboraciones de Alfonso Begara y Juan Erena, encargados de la banda sonora de la obra, parte esencial para hacer de la obra un conjunto bien armado.



Sin embargo, lo más interesante de la obra es la elección de los cuatro actores para interpretar a Cali, Iker, Erik y Ben (los miembros del grupo). Alina Nastase, es Cali, la cantante del grupo, capaz de llevarlo al borde de la destrucción por sus amoríos, pero capaz también de ser el vínculo de unión entre sus piezas, la única que puede mantener las cosas con un mínimo de cordura. Trigo Gómez es Iker, baterista del grupo, cargado de una energía desbordante, hasta tal punto que puede llevar al grupo a la ruina.  Alfonso Begara es Erik, lider indiscutible del grupo y que debe conseguir que las cosas se mantengan tranquilas hasta que acabe el concierto. Y por último Asier Iturriaga es Ben, guitarrista que vive enamorado de Cali y que no puede soportar que lo dejase por Erik.




La historia transcurre dentro del camerino en el que ensayan los cuatro miembros del grupo antes de saltar al escenario del que puede ser, o no, su último concierto. Todo se reduce a esas cuatro paredes, todas sus vidas, todos los sueños que pelearon durante años, las historias que entre los cuatro fueron forjando, caben dentro de esa habitación, que por momentos es una bomba de relojería a punto de estallar. 

Las tensiones por el concierto se juntan con las rencillas internas que hay entre los componentes del grupo. Los problemas personales de cada uno hacen que la situación se haga insostenible por momentos y que el concierto se tambalee cada segundo que pasa. Los egos, el afán de liderazgo, el amor, la amistad...todo sale a relucir en este Backstage en el que todo puede pasar.



Uno de los elementos clave de este espectáculo son las canciones. Los actores intercalan el devenir de la historia con los temas que ellos mismos interpretan y que nos dan a conocer un poco más a cada uno de los personajes. Muy bien escogidos los temas, pero sobre todo el tono de cada una de las interpretaciones. El baterista se arranca con un rap con mucho ritmo y potencia, Ben (el guitarrista abandonado) una melancólica balada, Cali una desgarradora canción declarando sus sentimientos, y Erik un tema en el que muestra sus sentimientos mientras duda de si éstos serán compatibles con su estilo de vida. 

Con mayor o menor solvencia a la hora de interpretar, los momentos musicales se convierten en escenas primordiales dentro de la obra, son las encargadas de marcar el ritmo y de separar las distintas escenas dentro de un desarrollo que, sin ellas, resultaría demasiado lineal.


 
 
La historia, más allá de ciertos altibajos en los temas musicales, consigue atraer y mantener la expectación de principio a fin. Uno de los puntos que más me sorprendieron del montaje es la aparición de un segundo plano escénico, lo que sería el exterior del camerino, que coge protagonismo a lo largo de la obra y hace que la escena adquiera una nueva dimensión, un nuevo espacio para que la historia no se haga tan claustrofóbica. 
 
 
Backstage es una mezcla de comedia musical y drama adolescente, cargada de sentimientos y fricciones, pero a la vez cargado de optimismo y de esperanza. Una historia de sueños incumplidos, de amistades perdidas y de compañerismo, de como la realidad se entromete de forma muy cruel en las esperanzas de los jóvenes para dejar un sabor agridulce en todo aquello que deseaban.
 
--------------------------------------------------------------------------------------------------------

Backstage
Teatro: Luchana
Dirección: Calle Luchana 38
Fechas: Jueves a las 20:30. Desde el 26 de Agosto.
Entradas: Desde 12€ en teatrosluchanaatrapalotaquilla.comticketsnetticketea