domingo, 3 de julio de 2016

Teatro: "Canciones de Carne" en el Teatro Lara.

Sobre el escenario: instrumentos, baúles, sillas y silencio. No hay más pistas y no seré yo quien las dé, pero todos esos objetos cobran vida propia con el acontecer de los hechos y el fluir de la obra.
El comienzo expectante del recital-espectáculo-monólogo-festival poco a poco da lugar a una biografía narrada en primera persona, mucho más profunda de lo esperado.




“Canciones de carne” no podía ser de otra manera, tal y como su título anticipa: carne de gallina, pasión a raudales en cada nota, y vello de punta.


Rosalinda Galán se encarga de dar vida, voz y alma a María Jiménez, esta sevillana genuina (del barrio de Triana, puntualizaría ella), que si no la conocéis como artista, la podréis conocer como persona gracias a esta maravilla de obra.

El origen de todo talento radica en lo vivido, y en el caso de María Jiménez (perdón, de su alter ego Rosalinda Galán) lo vivido es mucho. Su vida, repleta de sinsabores y rebeldías a lo impuesto, a lo cotidiano, a lo políticamente correcto, conecta perfectamente con el espíritu luchador que todos llevamos dentro, y éso nos hace participar de esta experiencia de forma mucho más cercana.




¿Quién no se ha impuesto a lo convenido alguna vez? ¿Quién no ha querido decir todo sin pelos en la lengua? Nuestra protagonista lo hace, continuamente, sin un atisbo de arrepentimiento y con una carcajada por respuesta. Sentencias que descolocan al más erguido ya son difíciles de escuchar hoy en día, y hace falta, y mucho, poder volver a oírlas, y si se tercia, decirlas también.

La obra está repleta de perlas, de esas que apetece recordar, de enmarcar en pizarras o agendas, ella siempre desinhibida, subida a unos tacones y con un generoso escote: “¿De qué sirve esconder ná si te vas a morir?”



Su relación con los hombres, con su hermana, con los medios de comunicación, consigo misma, con su entorno artístico, todo nos lo cuenta con una sonrisa, desde el humor que hace sobrevivir a este personaje a lo largo de las vicisitudes que han colmado su vida artística y personal.

Rosalinda riega “Canciones de carne” con parte del repertorio de María Jiménez, reinterpretándolo a su propio, sencillo y elegante estilo, con una voz clara y enérgica, pero sin descuidar en absoluto la esencia que hicieron de esas canciones toda una seña de identidad de una de las más grandes de su época.

Los músicos Jesús Garrido y Raúl García envuelven en directo los soliloquios de acordes suaves o bruscos, pero siempre desde el cariño del acompañante, de quien vé la escena desde la puerta lateral, dispuesto a participar de lo que haga falta.



Desgarradoras notas para una desgarradora historia, de una mujer hecha a sí misma, envidiable, donde la protagonista libera una furia contenida casi vivida en carne propia. La vida de alguien que deja huella, reflejada en los gestos y miradas de una actriz y cantante desatada y pasional.


Si quieres empaparte de lleno en la vida y obra de esta genial artista, de la mano de otra artista de genialidad creciente, con unos músicos entregados y un público dispuesto a sentir, y no sólo a contemplar, no puedes perderte este espectáculo. Acabarás en pie, con una sonrisa de oreja a oreja, dando palmas y hasta bailando, si el tiempo no lo impide y la autoridad lo permite, que tengamos por seguro que lo hará.



                                     
                                       -------------------------------------------

Canciones de carne
Teatro Lara: calle Corredera baja de San Pablo, 15
Fechas: viernes, sábados y domingos de Julio y Agosto (varios horarios)
Entradas:  Teatro Lara Atrápalo Entradas.com