domingo, 1 de mayo de 2016

Teatro: "Los vecinos de arriba" en Teatro La Latina


¿Que harías si tus vecinos decidiesen hacer el amor a pleno pulmón noche sí y noche también? La mayoría de nosotros acabaríamos hartos, algunos les darían un toque de atención, otros pensarían en llamar a la policía. Sin embargo, Cesc Gay optó por una vía mucho más pacífica: transformar la anécdota de sus vecinos en una obra de teatro.

Los vecinos de arriba comienza con la noche en la que Ana invita a cenar a sus vecinos Gloria y Brian para enseñarles el piso y agradecerles la ayuda que les ofrecieron cuando se instalaron en la casa. No obstante, Julio, el marido de Ana, está dispuesto a reprocharles sus ruidos amorosos a altas horas de la noche. Lo que no se esperan ni Ana ni Julio, es que sus vecinos tienen una vida sexual mucho más agitada de lo que pensaban.



Como casi todas las obras de comedia con esta temática, las dosis de humor van aumentando paulatinamente, hasta que llegados a un punto la sonrisa se convierte en carcajada durante el resto de la obra. Da igual el tipo de humor que tengáis, porque se trata de una comedia para todos los públicos — a pesar de que se hable de orgías — que usa unos gags tan clásicos como efectivos.

Si alguien acude a la obra pensando en ver el cine de Cesc Gay adaptado al teatro, irá con una idea muy equivocada, ya que nada tiene que ver la filmografía del director y guionista catalán con Los vecinos de arriba. Mientras que sus películas se caracterizan por tener un ritmo mucho más lento y un tono más melancólico, su primera incursión sobre los escenarios nos confirma que Cesc Gay se mueve igual de bien en otros registros.



La obra funciona en gran parte a que están muy bien marcadas las diferencias entres los dos modelos de pareja: Julio y Ana son el matrimonio de toda la vida, que conforme avanzan los años han ido distanciándose hasta que sus relaciones sexuales se han reducido de forma drástica; en cambio, Gloria y Brian son una pareja moderna y abierta que disfrutan con su sexualidad.

Si por algo se caracteriza Cesc Gay es que es un director exigente con el nivel actoral, por lo que Los vecinos de arriba no iba a ser menos. Candela Peña demostró desvirgarse en el mundo teatral de maravilla, aunque personalmente creo que todavía puede superarse a sí misma; Xavi Mira y Andrew Tarbet también demostraron tener buenas tablas para la comedia, pero mención especial creo que se merece Pilar Castro, que consigue transmitir una gran naturalidad sobre el escenario.



Al igual que todas las escenografías que he visto en el Teatro La Latina, ésta es de sobresaliente por la cantidad de detalles que usan para adentrarnos en el mundo de esta pareja hastiada por el tiempo. 

Personalmente, lo que más me gustó de Los vecinos de arriba es que se trata de una comedia con el sexo como tema principal y éste se trató de una forma muy natural y cómica, sin caer en el humor chabacano facilón, del que a menudo hacen uso en Telecinco algunas cadenas de televisión.  Al igual que en la divertida comedia Kiki, el amor se hace, el sexo se convierte en el recurso perfecto para explorar la incomunicación en la pareja.




En definitiva, Los vecinos de arriba es una obra perfecta si estás buscando entretenimiento de calidad. Por no hablar de que cada vez que escuches unos gemidos en mitad de la noche te acordarás de Cesc Gay y sus alegres vecinos.



-------------------------------------------------------------------


Los vecinos de arriba

Teatro La Latina: Plaza de la Cebada, 2
Fechas: todos los miércoles, jueves, viernes, sábados y domingos de mayo y junio y los días 1, 2 y 3 de julio.
Entradas: desde 22€ por Atrápalo



Travel

Follow Us