sábado, 9 de abril de 2016

Teatro: "Guillem Albà & La Marabunta" en Teatro La Latina



La verdad es que cuando tengo que decantarme por una obra de teatro siempre lo hago porque me atrae la historia, he visto cosas de ese director o guionista que me han gustado o me apetece algo más dinámico como un espectáculo de improvisación. Sin embargo, tras mi última visita al Teatro La Latina voy a tener que reconsiderar seriamente ir a más espectáculos de clown.  

En mi caso, no tenía ni idea sobre lo qué iba a ver. Solo sabía que eran unos cuantos payasos con una especie de lunático al mando. Los primeros minutos no terminaba de cogerle el tono al espectáculo, pero a medida que avanzaba mi compañera y yo acabamos cayendo en las redes del señor Guillem y su Marabunta.




Este grupo de payasos tenía un objetivo desde el principio que consistía en provocarte la risa por encima de todo. Palabras como ridículo, vergüenza y seriedad no entran en su diccionario. Tras cinco minutos de espectáculo te das cuenta de que en el escenario -y fuera de él- podía pasar cualquier cosa. Incluso que llovieran pizzas.

Advertencia: si eres un espectador al que no le gusta la ruptura de la cuarta pared y que interactúen contigo, quizás deberías pensártelo mejor antes de acudir a un espectáculo como éste. Nadie está a salvo de Guillem, especialmente si estás en las primeras filas. 


Lo mejor de Guillem y la Marabunta es que a medida que avanzaba el show su nivel de payasadas aumentaban a un ritmo en el que te podías esperar cualquier cosa. Pero mejor aún era, la implicación del público con los artistas. Todavía sigo impresionado de una señora que rondaría los 70 años que gritaba a voz descosida "¡Desnúdate Guillem! ¡Quítatelo todo!".



Elegir un momento de todo el espectáculo sería imposible, pero personalmente, disfruté muchísimo del popurrí musical y de la Sirenita ibérica. Hay que ser de piedra para no llorar de la risa y es que pocas veces he visto sobre el escenario tanta entrega para conseguir una carcajada. 

No os desvelaré sorpresas del espectáculo, pero si os diré que el contacto físico es muy importante para Guillem y la Marabunta. La filosofía de su espectáculo es que el espectador no sea un trozo de piedra rígida durante el show, sino que éste participe y se atreva a conocer a los que están a su alrededor.


Al final del espectáculo, Guillem nos decía que ellos solo son unos payasos con el objetivo de entretener y hacer que la gente no esté pensando en nada de lo que pasa fuera a base de tonterías. ¡Enhorabuena chicos! Porque lo conseguisteis: nos levantamos, cantamos, bailamos y salimos del teatro con una sonrisa difícil de borrar. Si Miliki, Fofó y Gaby os vieran estarían orgullosos.



-------------------------------------------------------------------


Guillem Albà & La Marabunta

Teatro La Latina: Plaza de la Cebada, 2
Fechas: 6, 13 y 26 de mayo a las 23 h