lunes, 16 de noviembre de 2015

Teatro: "La flaqueza del bolchevique" en el Teatro Lara

Lo que podría ser una comedia romántica ligerita para evadirnos, va mucho más allá de eso gracias a detalles como la diferencia de edad de los protagonistas, la excelente dirección y la novela Premio Nadal de Lorenzo Silva en la que se basa la obra. Cuando confluyen en una obra estos 3 factores (texto, dirección e interpretación) se roza la perfección.





La flaqueza del bolchevique nos cuenta la historia de un personaje que bien podría tratarse del bíblico Adán, con la particularidad de que este Adán tiene más de medio siglo a sus espaldas, pasa de una Eva 'adecuada' a su edad y se ha obsesionado con una tierna manzana, la cual es tan deseada como inalcanzable. 

Empezando por el apartado técnico, la obra no se apoya en una gran escenografía, ya que no es necesaria. Nos basta con un par de objetos 'comodín' que sirven para simular un banco, una pantalla o un coche. Gracias a los efectos de sonido (como en la escena del accidente de coche) y a la credibilidad actoral nos podemos imaginar perfectamente toda la situación.




El objetivo de la obra, o por lo menos el que yo vislumbré, no es otro que derribar concepciones mentales preconfiguradas como el "fracasado salido cincuentón" y abordar las diferencias de edad en un tono turbio y realista, que dista mucho de los simpáticos Jay y Gloria de Modern Family. ¿Tiene futuro una pareja con esta diferencia de edad? ¿Son los prejuicios de la sociedad los culpables del fracaso de algunas de estas relaciones? La flaqueza del bolchevique deja clara su postura.

No hay ningún momento de la obra en la que esta decaiga y hay escenas que comparte la pareja, con líneas de guión memorables. Son auténticas joyas que podrían ocupar páginas y páginas de los típicos libros de "las mejores frases literarias", que siempre acaba copando Paulo Coelho al completo.




Si sois admiradores de la oscarizada película American beauty, no hay duda que os va a conquistar este 'belleza española' muy parecida temáticamente. Además, en el papel de hombre adulto hastiado por la sociedad, nada tiene que envidiar Adolfo Fernández a Kevin Spacey.

Lástima no tener sombrero al final de la obra para quitármelo ante la interpretación de Adolfo Fernández, que consigue que lo detestemos cuando es un crápula y que sintamos cariño por él cuando se convierte en un tierno enamorado. Su pareja actoral, Susana Abaitua está a la altura, aunque la mayor parte del tiempo el peso de la obra recae sobre él. La obra está hecha por y para el lucimiento de un Adolfo Fernández, que a veces nos hace dudar sobre si lo que estamos viendo es un monólogo. De hecho, hay un momento en el que el actor bebe agua y dice "Joder, es que sólo hablo yo". Un gran ejemplo de cómo romper la cuarta pared y aprovecharlo para conectar más con el público.




La novela de Lorenzo Silva se adaptó al cine en el año 2003 y a diferencia de la obra, esta tiene menos tintes cómicos. Merece la pena su visionado aunque sólo sea por ver al increíble Luis Tosar en acción y a una joven María Valverde que ya despuntaba por entonces.




Pocos aplausos tan enérgicos he escuchado en el Teatro Lara, como el que le dieron a esta obra que a mi parecer es una de las mejores opciones para aquellos que no se conformen con una simple evasión y quieran ver algo que les haga reflexionar sobre qué hay detrás de relaciones como la de Michael Douglas y Catherine Zeta Jones o Julio Iglesias con la mayoría de sus amantes



----------------------------------------------------------------------------------


La Flaqueza del Bolchevique:
Teatro Lara: Corredera Baja de San Pablo, 15 (Sala OFF)
Fecha: 11, 18 y 25 de enero a las 22:15 (Año 2016)
Entradas: 12€ por Atrápalo