lunes, 9 de noviembre de 2015

Teatro: "Hércules" en Teatro La Latina




Para aquellos que vayáis al teatro esperando volver a ver lo mismo que en el film de animación homónimo, siento deciros que poco tiene que ver esta adaptación musical con el clásico de Disney. Si en la película nos presentaban la historia de un semidiós al que no le hacía falta la inmortalidad para ser un héroe de verdad, aquí nos encontramos con un Hércules que ha dejado atrás su juventud y ahora forma parte de un circo, en el que se representan todas sus hazañas a modo de parodia.






Nada más abrirse el telón, los espectadores recibimos un aluvión de colores y números musicales dirigidos por el gran maestro de ceremonias Paco Arrojo, que nos dio la bienvenida al gran espectáculo circense que íbamos a presenciar. La intención de cualquier circo es que todo aquel que vaya debe olvidarse de todo lo que suceda fuera de la carpa para disfrutar como un niño y eso es lo que hace esta obra: entretenerte y mantenerte atento hasta el punto de querer que el espectáculo nunca acabe. Lástima que no fuera un concierto para decir aquello de "¡Oootra, oootra!"

Las coreografías son espectaculares. Cuando están todos los bailarines en el escenario llega a ser incluso agobiante, por el hecho de que te faltan ojos para ver todo lo que está sucediendo. Por no hablar del vestuario, que parecía sacado de un musical hortera setentero, muy apropiado para el tono paródico del musical.




Como era de esperar, no hay actor que no brille en el apartado musical, aunque personalmente me sorprendieron muchísimo Víctor Ullate (Menelao) y Clara Alvarado (Hera). Como pez en el agua parecía que estaba Víctor Arrojo, el cual daba la sensación que llevaba siendo maestro de ceremonias desde que nació.

El único 'pero' que le pondría al musical es que al tratarse de una parodia de las doce pruebas de Hércules, hay veces que el tono es excesivamente infantil debido a la sobreactuación de los personajes totalmente intencionada. Sin embargo, este infantilismo choca con algunos momentos hilarantes, como un número musical en el que una andaluza le explica a Hércules paso a paso cómo debe hacer un cunnilingus. Me pregunto qué estarían pensando los padres que hubieran llevado a sus hijos a ver un musical para todos los públicos.




Si hay algo que destacar positivamente son las altas dosis de humor que tiene la obra cuando se trata de explicar la mitología griega, bromear sobre el bajo presupuesto del circo o vestir a algunos dioses como una película de serie B. La hidra, el león de Nemea y otras criaturas están hechas a la vieja usanza y parecen monstruos sacados de la imaginación del creador de los efectos especiales de películas como Jasón y los argonautasRay Harryhausen. Lo mejor es que entre monstruos de cartón y chistes de IKEA, también hay cabida para temas más serios como la demencia senil.




Merece muchísimo la pena por escenografía, coreografías, repertorio musical... Todo brilla en este musical que os mantiene pegados en el asiento de principio a fin. Además, para tratarse de un musical considero que el precio resulta más que razonable para cualquier persona que no se quiera gastar el sueldo del mes en llevar a su familia al teatro. Cuando acabó la obra todos los espectadores nos levantamos y nos dejamos las manos aplaudiendo a unos artistas que se han ganado a pulso un lugar reservado en el Olimpo.





---------------------------------------------------------------------------------


Hércules:
Teatro La Latina: Plaza de la Cebada, 2
Fechas: de miércoles a domingo (hasta el 29 de noviembre)
Entradas: desde 12,75€ por Atrápalo