sábado, 28 de marzo de 2015

Teatro: "Alma". El silencio está sobrevalorado.


 
Actualmente en cartel en el Teatro Lara. “Alma” es una pieza teatral basada en la película “Persona” del director Ingmar Bergman. Cuenta la historia de dos mujeres que establecen una relación muy particular a raíz de la enfermedad de una de ellas.

Elisabeth es una célebre actriz de teatro. La cual es hospitalizada tras perder la voz durante una representación de "Electra". Después de ser sometida a una serie de pruebas, el diagnóstico es bueno. Sin embargo, como sigue sin hablar, y no ven avances en el proceso, es alejada y apartada de todo, siendo llevada a una casa de campo junto a Alma, la enfermera encargada de cuidarla. Allí ambas comienzan una relación más intima en la que Alma y Elisabeth llegarán a complementarse a la perfección a pesar de ser totalmente distintas.

Andrea y Rocío, ¿cuál es cuál?.

La escenografía recuerda muchísimo a la película "Dogville" de Lars von Trier, de hecho es casi calcada. Las salas, las puertas y las ventanas están dibujadas con lineas en el suelo. Se añaden algunos muebles en cada una de ellas para que sepamos qué estancia es.

Las actrices respetan esa premisa y se mueven por el espacio como si estuvieran dentro de una casa, con sus ventanas, puertas, su jardín… Este aspecto está logrado, es sencillo y efectivo cumple perfectamente su cometido.

Alma y Elisabeth.

El elenco actoral lo componen dos actrices y una bailarina. Como actrices tenemos a Andrea Dueso y Rocío Muñoz-Cobo, llevando Andrea todo el peso textual de la obra. Y como bailarina tenemos a Cristina Masson.

La dirección y adaptación de la obra corre a cargo de Arturo Turón, el cual ha estado hasta hace bien poquito en el Teatro Lara con otra de sus obras: "Confesiones de Alá".

Andrea Dueso, Rocío Muñoz-Cobo, Arturo Turón y Cristina Masson (de izda. a dcha.)

Andrea está magnifica, el trabajo que hace es excepcional. Tiene algunos monólogos que son bastante complicados, y ella los interpreta maravillosamente. El de la anécdota de la playa, por ejemplo, es un monologo para recordar. Mi enhorabuena desde aquí para ella.

A Rocío, aunque texto tenga más bien poco, le toca el difícil trabajo de ESTAR, de escuchar y de reaccionar ante todo lo que dice el personaje de Andrea, y os puedo asegurar de primera mano, que ese trabajo no es nada fácil.

Alma.

Las dos se complementan muy bien y hacen un trabajo completisimo, la una sin la otra no podrían funcionar. Es importantísimo que los actores se escuchen cuando están actuando, pero en esta obra más si cabe.

El vestuario está muy logrado, la historia se desarrolla en Suecia en los años 60 (la película "Persona" es de 1966) y la imagen que tengo de cómo se viste en Suecia en esos años, es justo esa.

Me gustó mucho la ropa que sacaron y la forma en que la usaron, sobre todo los complementos.

La iluminación te centra cada vez que es necesario en la estancia concreta que quieren que veas, la que tiene el peso en ese momento.

Cristina Masson.

Aunque para mi gusto hay varias cosas que sobran, ¿quizá porque no las llegué a comprender o no supe darles sentido dentro de aquel mundo?. Es posible.

La bailarina a mi no me convence, no me aportaba nada, sí es verdad que al inicio y al final de la obra tiene el peso de dar y quitar vida a la casa al quitar y poner las sabanas, al hacerlo ella puedes salvar un intervalo de tiempo y llegar al momento de la historia  entre Alma y Elisabeth que interesa al director, pero no sé, yo sigo sin acabar de ver el resto de su función.

"Alma" es un obra que necesita reposo tras ser vista, cuándo salí de la sala el domingo pasado estaba hecha un lío, no sabía qué contaros ni entendía muy bien qué había pasado y qué había sentido yo allí dentro. Una de las conclusiones a las que he llegado en estos días es que el silencio está sobrevalorado. Y mucho.


La palabra a veces también, deberíamos cerrar la bocaza más a menudo, pero en este caso me quedo con el silencio. El silencio está demasiado sobrevalorado, ¿quizá porque tiene mejor reputación que la palabra?. 

Esto me lleva a la frase que dijo el gran Groucho Marx: "Es mejor estar callado y parecer tonto, que hablar y despejar definitivamente todas las dudas".


La sala en la que se representa "Alma" es en Nave 73, la cual está muy bien, tiene un tamaño que para esta obra es perfecto. Tienes a las actrices muy cerca y ves que allí no hay ni trampa ni cartón.

Además de que para ser una sala alternativa, tienen un tamaño interesantísimo, ya sabemos que a veces este tipo de salas destacan por su mínimo espacio para actuar y para público.

-------------------------------------------------------------

Alma
Teatro Lara: Calle Corredera Baja de San Pablo, 15. Madrid
Martes a las 22:15 horas (Año 2016)
Entradas: Desde  12€ (Por Atrapalo)




Travel

Follow Us