jueves, 11 de agosto de 2016

Cine: "Un Hombre Soltero"


La verdad no sé por qué pero en un principio no me atrajo nada la obra prima del elegante TomFord , este diseñador y cineasta norteamericano, que promete que no solo diseña trajes de lujo de manera impecable sino que sabe hacer cine.



La película narra un día en la vida del profesor británico y homosexual George Falconer (Colin Firth) que trata de encontrar sentido a la vida tras la muerte trágica de su gran amor Jim (Matthew Goode). En realidad no es un día cualquiera es el día que decide poner fin a su existencia. George se siente solo y viejo, y ya no encuentra sentido a un mundo sin amor, que para más inri está en pleno conflicto de los misiles cubanos.





La película transcurre en los ángeles en 1962, la estética está cuidadísima, como cabe esperar, incluso hay momentos en que hay algún toque almodovariano, como los ojos pintados de Julian Moore, se inspiraría Tom Ford en nuestro querido Pedro.



Colin Firth, tengo que admitir, nunca me ha transmitido mucho, tiene un porte elegante y sin duda una presencia que llena la pantalla, pero no sé cómo decirlo, siempre pensé que era un soso, pues en esta película me retracto, tras esa perfecta compostura de gentleman inglés deja entrever más que de sobra sus sentimientos y pasiones, y además deja caer varios comentarios llenos de ironía a lo largo de toda la película.



Charley (Julian Moore) es la amiga íntima y un tanto extravagante de George. Fue algo más que amiga en el pasado y sigue enamorada de George, de hecho le propone rehacer su vida ahora que está solo. Charley está sumergida en una vida vacía de lujo y soledad.
Una interpretación impecable, convincente desde el primer minuto, un personaje secundario de esos que dejan huella.




Kenny (Nicholas Hoult), este jovencísimo y desconocido actor, interpreta un alumno del instituto que se siente irremediablemente atraído hacia George. Kenny en su búsqueda de respuestas hace tambalear todo el plan del suicidio de George. De su mano nuestro profesor cansado logra entender que la vida, y la suya en particular, tienen mucho que ofrecerle todavía.
Seguramente veremos más a este actor, no puedo decir que me fascine, pero reconozco que tiene una mirada magnética, un poco yogurín aún pero promete…



Matthew Goode el guapo y muerto novio de George, a lo largo de flash backs, nos dibujan un hombre vitalista y alegre que complementa a la perfección al serio y un pelín estirado George, se entiende perfectamente que George no encuentre sentido a seguir viviendo sin él…además un cuerpazo.

En la película hay un gran despliegue de bellezas, sobre todo masculinas, destaca el guapísimo modelo español John kortajarena, que aparece como un James Dean mejorado, y que conste que no es amor patrio pero este chico….no es guapo es hermoso.



John interpreta a un chapero español que le tira los trastos y que nuestro protagonista rechaza porque sigue enamorado de su compañero Jim. Ays sin duda este Tom Ford es un verdadero romántico…

Hay infinidad de escenas que me cautivaron, la verdad que la película tiene un trasfondo espiritual algo obvio pero reconozco que a mí me llegó, toca temas universales y eternos pero que no por eso deja de tener sentido hablar de ellos, eso sí, lo justo.



Sin duda una de las escenas favoritas es la que aparece Charley (Julian Moore) como amiga íntima y algo más, bueno eso le hubiese gustado a ella…
Julian Moore está bellísima, ese look años 60 le va perfecto, la verdad que la atmósfera de lujo y decadencia está sutilmente plasmada en toda la velada.


Me encanta el final de la cena cuando al despedirse Julian le pregunta que va a hacer el finde semana y el responde,” i ll intend to be very quiet” (mi intención es estar muy silencioso), hay que ser muy inglés para decir algo así sabiendo que lo siguiente que vas a hacer es meterte un tiro, no? Hay varias perlas de estas por toda la película



Fantástico el juego de luz y color que usa el director para mostrar el estado de ánimo del protagonista, como sutilmente el color deja la tonalidad gris para entrar en colores brillantes, cuando un apuesto joven se acerca a hablarle o cuando está con su querida amiga...



El final es sin duda inesperado, da un giro de 180º para recordarnos que en la vida si hay algo cierto es que es impredecible, de ahí su encanto…bueno para mí fue inesperado seguro que para algún listillo por ahí no tanto…, tendrás que verla para saber de lo que hablo porque os aseguro que merece la pena.



Posts Relacionados: