viernes, 20 de mayo de 2011

Cine: "Tokio Blues" de Murakami.

¿Porque sufren tanto los japoneses?.

¿Alguien me puede dar una respuesta a esto?. Porque yo por mas vueltas que le doy no llego a una conclusión válida.


Película basada en el libro de Haruki Murakami del mismo nombre, que cuenta la historia de Toru Watanabe durante su primer año universitario en Tokio, en los años sesenta. Está enamorado de dos mujeres: Naoko, guapa, pero con una vida emocional agitada, a la cual ya conocía de su infancia por ser la novia de su mejor amigo, el cual se suicido siendo adolescente, y la preciosa Midori.


He leído varios libros de Murakami, pero este en concreto no, por lo que no puedo comparar.

La película en su conjunto no es nada de otro mundo, podría ser perfectamente prescindible, de hecho me aburrí en algunos momento e incluso, me entraron ganas de irme, pero me quedé porque lo que si merecían la pena eran las imágenes y la manera de contar las historias que tienen los orientales... es tan diferente a la que tenemos en occidente.

Toru Watanabe.

La película está dirigida por el vietnamita Anh Hung Tran, y protagonizada por Rinko Kikuchi, en el papel de Naoko, a la que desde que la vi en "Babel" me conquistó, no se que tiene esta chica pero me gusta mucho, quizá sea esa languidez japonesa, esos ojos tristes, o no se... pero ¡se come la cámara!.

 Naoko.

Como Midori tenemos a una chica guapisima (Kiko Mizuhara), yo al ver la película pensaba que era modelo o algo así, y efectivamente, me he informado y es modelo de revistas para adolescentes japoneses.

 Midori y Toru.

Y como el semental que es seducido por todas a Ken'ichi Matsuyama, que yo no se que le ven, pero ahí está.

La película me recordaba en cierto modo a la estética de las de Wong Kar Way en concreto a "Chungking Express", ¿la habéis visto? ¿vosotros veis relación entre ellas?.

Los humanos nos complicamos la vida muchas veces innecesariamente, y nos ponemos compromisos y obligaciones que no nos pide nadie, solo lo elegimos nosotros y somos incapaces de cambiar nuestra opinión por miedo a defraudar, ¿a quien?... Si la obligación te la has puesto tú mismo.

Os dejo el trailer para que veais a que tipo de estética me refiero: