martes, 1 de septiembre de 2009

El Resplandor

Años y años sin atreverme a verla porque siempre me decían que daba mucho miedo, y por fin este fin de semana en la hora de la siesta y acompañada, la vi.

Bueno, la verdad es que la película está muy bien, Kubrick como siempre, consigue transmitir sensaciones de una manera magistral. En este caso el aislamiento estaba latente desde el primer fotograma de la película, y con los primeros diálogos de la entrevista de trabajo lo dejan clarísimo. Y la inmensidad también, con las dimensiones del hotel, el laberinto y la montaña tenemos los elementos suficientes. Estas dos características unidas, hacen que se pueda crear la atmósfera necesaria para generar el terror que él desea mostrarnos en la película.

Los personajes están perfectos desde Jack Torrance, que es interpretado por Jack Nicholson que va desarrollando su personaje y te deja poco a poco ir viendo su transformación, de hecho acaba con la cara desencajada de la locura que le consume por dentro... hasta el niño, que te da un miedo cuando te mira a veces....y cuando habla con su amigo imaginario Tony ya ni te cuento. La madre (Shelley Duvall), parece Heidi aterrorizada porque se ha perdido en la mansión de Clarita y le persigue la Rotenmeyer...¡¡que ojos pone!!, parece que se le vayan a salir de las órbitas.

Es una película larga (2 horas y 20 minutos) pero no se hace nada pesada, y eso es por los tiempos que siempre emplea Kubrick en sus películas, yo lo describiría, como "sin prisa pero sin pausa".

Me gusta mucho cuando el niño va en su cochecito pedaleando y le va siguiendo con la cámara, al principio piensas..¡¡que guay poder jugar por esos pasillos tan largos con tu triciclo!!, pero luego....



La verdad es que al final no me ha dado tanto miedo como pensaba que me iba a dar, pero seguro que si la hubiera visto de pequeña no habría ni podido terminar de verla.

Algo parecido me pasó con "El exorcista" la vi hace un par de años por primera vez y fue una gran decepción, me dio hasta risa.

"El resplandor" no da risa, da miedo, pero armándose uno de valor....podrá disfrutar un par de horas de un gran cine.